Revista de Marina
Última edición
Última edición

Conflicto ruso-ucraniano y sus efectos

  • Fecha de recepción: 05/05/2022
  • Fecha de publicación: 10/05/2022. Visto 469 veces.
  • Resumen:

    Tal como se exhiben los acontecimientos del conflicto ruso-ucraniano, se pude interpretar que este mismo cambiará la visión preponderante respecto de las vías de cooperación multilateral expresadas a través del Sistema Internacional “anárquico-ordenado”. Se evidencia una revitalización del “Hard Power” como alternativa necesaria para la estabilidad mundial, además de la existencia de procesos reaccionarios a la Globalización.

  • Palabras clave: Ucrania, Rusia, Globalización, Poder, poder, multilateralismo, globalización.

En 1950, cinco años tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, las naciones europeas todavía orientaban su esfuerzo a lograr superar las dificultades socioeconómicas derivadas del conflicto bélico. Según cifras optimistas, solamente en los frentes europeos las bajas y desaparecidos, tanto militares como civiles, se contabilizaban sobre los 40 millones de personas. De manera adicional, en este mismo marco, se divulgaban los crímenes, metodologías o prácticas de torturas y asesinatos llevados a cabo contra la población Judía por Alemania, durante el gobierno del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, registrándose víctimas fatales ascendientes a 6 millones de personas.

Segunda Guerra Mundial

(Imagen: c.pxhere.com) 


Los años iniciales de posguerra constituyeron un periodo en que la población centró sus esfuerzos en sobrevivir e intentar reconstruir el inmenso patrimonio destrozado durante el conflicto. La reactivación y puesta en marcha en forma aislada de cada país implicaría un nuevo proceso de competencia y fricción entre las naciones europeas productoras de materia primas relevantes para la época (carbón y acero).

Es en este contexto que surge la idea inicial entre los gobiernos de Francia y Alemania, respecto de la eventual creación de una Comunidad Europea organizada y destinada a levantar económicamente, de manera conjunta a los países, esto a través de una fusión de intereses, y trabajo productivo colaborativo de manera agregada, lo que posteriormente conduciría a la creación de la “Comunidad Europea del Carbón y del Acero”, que evolucionaría a lo que hoy constituye la Unión Europea.

Como complemento a lo anterior, en 1952, buscando también limitar las posibilidades de un nuevo desencadenamiento en una guerra fratricida, los 6 países fundadores de dicha Comunidad Europea de Carbón y Acero propiciaron políticas de integración militar y defensiva en Europa, buscando conformar la “Comunidad Europea de Defensa”, con lo cual este espacio comunitario, recientemente creado, sumaría fuerzas armadas supra estatales, situación que no logro concretarse ante la negativa ratificación francesa.

De lo anterior se puede interpretar que la Unión Europea, desde sus orígenes, mantuvo una disposición a configurar una estructura política internacional idealista efectuando concesiones en aspectos soberanos, esto en desmedro de la configuración regular de Estados nacionales existentes, lo cual no pudo ser llevado a efecto de manera integral al renunciar específicamente en la conformación de un ejército o fuerzas armadas comunitarias.

Respecto a citado idealismo quisiera puntualizar este concepto dentro de su asociación regular a la disciplina de las Relaciones Internaciones, considerando que este, en síntesis, representa las teorías enunciadas por Immanuel Kant y Woodrow Wilson, que se refieren a la idea general de eliminar la amenaza de la guerra mediante el desarme, una diplomacia abierta y lograr la resolución de conflictos únicamente por procedimientos pacíficos. Constituye la base ideológica respecto a la configuración del Sistema Internacional anárquico-ordenado que mantenemos en la actualidad.

Con el desarrollo económico como prioridad, además del apoyo técnico y económico por parte de Estados Unidos, comenzó a configurarse en Europa un bloque de países occidentales, donde primaría el desarrollo político, económico, social e ideológico influenciado mayoritariamente en ideales democráticos de corte liberal, esto en contraposición con las naciones alineadas con la Unión Soviética. Nació el denominado “Telón de Acero” que separaba el conglomerado OTAN del bloque comunista de países miembros del Pacto de Varsovia.

Resulta pertinente señalar que la OTAN se originó como respuesta occidental defensiva ante un eventual conflicto que enfrentara las visiones ideológicas de oriente y occidente, las cuales se presentaban como sistemas sociales y económicos prácticamente antagónicos. Además de esto, como fue señalado, la participación y establecimiento de dicha organización en Europa Occidental, como articuladora disuasivo/bélica, tiene también su origen en la fallida coordinación y negociaciones previas de la misma Comunidad Europea en esta materia.

Desde la creación de la ONU y el establecimiento del Sistema Internacional, al término de la guerra, a diferencia de Estados Unidos, los países europeos de la órbita occidental, siempre se configuraron asumiendo más profundamente la interpretación idealista en las relaciones internacionales, esto probablemente influenciado por el desarrollo y consecuencias internas del mismo conflicto las cuales impactaron de manera mucho más directa en su población.

Con el término del esquema bipolar, ante la caída de la Unión Soviética a inicios de la década del 90, comenzó a imponerse lo que se estimaba como una visión ideológica definitiva de sistema administrativo-político, lo que es explicado claramente por Francis Fukuyama en su artículo “El fin de la historia”, publicado en 1998 en la revista “The National Interest”. En su artículo, Fukuyama explica que, a contar de dicha caída, llegaría el fin de las guerras y las revoluciones sangrientas, logrando que las necesidades humanas pudieran ser satisfechas mediante el desarrollo económico y estableciendo canales en que las diferencias en las relaciones humanas pudieran ser subsanadas únicamente mediante dialogo y cooperación. Su propuesta se relacionaba con el triunfo de una visión occidental “democratizante”, lo cual sería consecuentemente adoptado de manera universal. Esto lo señalo con la intención de puntualizar que la disolución del conglomerado soviético supuso una profundización aún mayor en occidente respecto del paradigma idealista, continuando y afianzando en Europa la idea general ya existente de claudicación respecto a la necesidad en uso de la fuerza o disuasión como medio necesario para el mantener la estabilidad.

Con la creación definitiva de la Unión Europea en 1993, las medidas liberales solo vieron incremento, implementándose una moneda común, permitiéndose la libre circulación de personas y el establecimiento de un parlamento comunitario.

Parlamento Unión Europea

(Foto: Erich Westendarp, Pixabay)

Si bien, en 2003 existieron esfuerzos Europeos por coordinar una “Estrategia Europea de Seguridad” y una “Política Exterior y de Seguridad Común” (PESC), dicha determinación siempre estuvo condicionada al sostenimiento del paradigma idealista, centrando y priorizando el eventual accionar ante la amenaza de los incipientes grupos armados terroristas, lo que siempre se tradujo en un tratamiento tibio ante la conformación de poder coercitivo.

Utilizando los términos acuñados por Joseph Nye, la Unión Europea se transformó en la representación explícita de la diplomacia internacional a través del “Soft Power” situación entendible cuando se toma en consideración el proceso de globalización experimentado con el auge de las telecomunicaciones, la irrupción computacional y de redes informáticas desarrollada a partir de la masificación en el uso de los microprocesadores desde inicios de la década del 90. De cierta forma, incluso podría interpretarse que dichos avances tecnológicos fueron particularmente promovidos a raíz de la ruptura en el equilibrio de poderes occidente-oriente donde la visión liberal de desarrollo social prevaleció, actuando como estimulante a los procesos de intercambio comercial y productividad incremental.

De manera adicional, también se puede señalar que dicha perspectiva adoptada definitivamente por Europa fue acompañada de un boom económico en esa década y de una expansión comercial particularmente beneficiosa para este continente, lo que probablemente se constituyó como un estímulo que actuó como refuerzo a dicha políticas.

Haciendo una interpretación de la evolución de esta perspectiva “buenista” por parte de la Unión Europea, tal vez podríamos decir que fue explotada al extremo, tomando como indicador las mismas declaraciones que fueron emanadas por el Presidente Donald Trump el año 2018, señalando a la OTAN como una carga exclusiva para su país, al puntualizar que solamente 5 de los 28 países miembros de esa organización dan cumplimiento efectivo a los compromisos suscritos en respecto del gasto militar a aplicar en relación al PIB.

Teniendo en consideración los eventos que se han desarrollado con la invasión a Ucrania por parte de Rusia, resulta evidentemente que este conflicto descoloca la política conducida por la Unión Europea a la fecha y la obliga a plantearse necesariamente un cambio en su paradigma, considerado que los hechos implican la primera intervención por parte de una potencia a un país soberano en el seno de su continente desde la Segunda Guerra Mundial

Quisiera también referirme a las declaraciones emanadas por parte del alto representante de la unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad, Josep Borrell, palabras que fueron originadas en sesión plenaria del Parlamento Europeo, el 1 de marzo del presente año:

“Hay que reflexionar sobre el instrumento de coacción, de represalia y de contraataque frente a adversarios temerarios (…) Tenemos que aumentar la capacidad de disuasión para evitar la guerra”

"Hoy han visto el nacimiento de la Europa geopolítica"

Sin duda estas declaraciones, que fueron acompañadas de un discurso encausado a tomar una perspectiva mayoritariamente realista respecto de la relación Europea con el mundo y a revalidar el “Hard Power”, resultan reveladoras respecto del impacto y el “golpe mortal” que provocó la invasión a Ucrania a la configuración multilateral predominante en su continente y probablemente en el orbe.

Con esta invasión también se explicita para Europa que el mundo es mayoritariamente hostil, demostrándose que aún en la actualidad pueden surgir figuras autoritarias con visiones diferentes a la de exclusiva cooperación internacional, quienes además pueden disponer incluso de medios nucleares para imponer su voluntad personal.

(Foto: Mariupo/Ukraine, Pixabay)

Tomándome nuevamente de la visión de Francis Fukuyama y a sus referencias Hegelianas, podríamos señalar que solamente fuimos testigos de un error en su planteamiento, que el fin de la historia todavía no se nos ha exhibido, que la realidad aun no es capaz de asimilarse a las experiencias y conocimiento del hombre, que Europa y el mundo, a pesar de su globalización, debe tomar nuevamente el fusil y el colocarse el casco por ahora.

Según lo interpreto, y objeto dar cierre a este análisis, creo relevante señalar que el proceso de reorientación a un paradigma realista no será fácil para los Europeos, puesto que admitir que la confrontación o disuasión son medios válidos o necesarios para el mantenimiento del orden los obliga probablemente a concurrir a una negación de la identidad que propició su desarrollo y les permitió levantar a los países devastados por la Segunda Guerra Mundial.


Bibliografía:

Hard Power and Soft Power: The utility of military force as an instrument of policy in the 21st century - Colin S. Gray. Abril 2011

El nacimiento de la Europa Geopolítica – The Conversation. Marzo de 2022. (https://theconversation.com/el-nacimiento-de-la-europa-geopolitica-178380)

Historia de la UE.

(https://european-union.europa.eu/principles-countries-history/history-eu_es)

La Cortina de Hierro de la Guerra Fría – La Nación. Agosto de 2019.

(https://www.lanacion.com.py/tendenciaedicion_impresa/2019/08/20/la-cortina-de-hierrode-la-guerra-fria/)

“The End of the History?” - Francis Fukuyama – The National Interest. 1989.

“Trump repeats questionable NATO funding claims in GOP convention speech” – Defense news. (https://www.defensenews.com/congress/2020/08/28/trump-boosts-questionable-nato-funding-claims-in-gop-convention-speech)

La Estrategia Europea de Seguridad – Amador Enseñat y Berrea. 2004.

EE.UU sustituye a Europa como el gran gendarme global. – Felipe Sahagún - elmundo.es

(https://www.elmundo.es/especiales/2009/09/internacional/segunda_guerra_mundial/la_guerra/consecuencias.html)

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar

Comentarios

Artículos Relacionados

Crisis alimentaria global postguerra en Ucrania
ACTUALIDAD

Crisis alimentaria global postguerra en Ucrania

Para todos quienes participamos de la política internacional como actores pasivos, es de común conocimiento la arremetid...

Rusia, Ucrania y la doctrina Putin
ACTUALIDAD

Rusia, Ucrania y la doctrina Putin

Cuando Vladimir Putin señaló que la “caída de la URSS fue la catástrofe geopolítica más grande del siglo XX” (Rotaru, 20...

Escalada de tensión en Donbás, la frontera entre Ucrania y Rusia
ACTUALIDAD

Escalada de tensión en Donbás, la frontera entre Ucrania y Rusia

Rusia y Ucrania han vuelto a ocupar los titulares de los principales medios internacionales, luego de que cuatro soldado...

Derzhavnost: El sello de la era de Vladimir Putin
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

Derzhavnost: El sello de la era de Vladimir Putin

La caída de la Unión Soviética dejó a Rusia en un estado de notable debilidad frente a sus rivales occidentales. Esta as...