Revista de Marina
Última edición
Última edición

Guerra de Vietnam desde la perspectiva de la influencia ideológica de Mao Tse-Tung

El artículo propone una perspectiva apodíctica de como la influencia del pensamiento de Mao Tse Tung en la articulación estratégica de la guerra de guerrillas, fue modulada por la visión ideológica de Ho Chi Minh, materializando el apalancamiento de voluntad vietnamita que termina expulsando a EE.UU. de Indochina.

El objetivo del autor, es contribuir al análisis de la guerra de Vietnam desde la perspectiva de la influencia ideológica ejercida por Mao Tse-Tung, en el desarrollo de las acciones que dieron vida al conflicto entre Estados Unidos y Vietnam. Además, se presentarán algunas ideas del máximo dirigente de la República Popular China, que permitirán apreciar la influencia ejercida sobre el líder de Vietnam del Norte y fundador del Partido Comunista, Ho Chi Minh. Se explicará cómo la aplicación de los conceptos de guerra de guerrillas y guerra de desgaste, sumado a la voluntad del pueblo, persuadida por el carisma del Bac Ho (Lacouture,1979) y un límite de tiempo inexistente se conjugaron para conseguir el estado final deseado: un Vietnam unificado, comunista y soberano. Resultado que derivó como consecuencia de una combinación de la voluntad transversal al pueblo, al ejército y al gobierno fundido en una ideología común, junto a una ofensiva articulada del poder nacional de Vietnam con acciones de aplicación de fuerza no kinética.*

Previo a la exposición de las ideas que argumentan la tesis presentada, es preciso situarse en Vietnam con posterioridad a las acciones franco-españolas, que permitieron conquistar Vietnam del Sur en 1862 y que otorgan el nombre de Indochina bajo el dominio francés.

Contexto histórico

Desde 1887 los franceses iniciaron la unificación de los territorios conquistados de Annam, Tonkin, Laos, Cambodia y Cochinchina, bajo el nombre de Indochina, produciendo por años una resistencia nacionalista de diversas características, entre las que se destacó la liderada por Ho Chi Minh,* quien funda el Partido Comunista el 3 de febrero de 1930 con el nombre de: Vietnam Cong San Dang (Partido Comunista Vietnamita). El día 18, del mismo mes, ordena difundir un decálogo dentro de los que se estima prudente nombrar los siguientes conceptos: derrocar el imperialismo y conquistar la independencia completa de Indochina. En opinión del autor, en ello se evidencia claridad ideológica, marcando desde sus inicios la necesidad de formar un gobierno de obreros, campesinos y soldados.

Posterior a la ocupación alemana de Francia en 1940 (Segunda Guerra Mundial), Japón invadió Indochina, produciendo que los comunistas y la resistencia anti-nipona, fundarán un grupo que con el tiempo se llamaría Viet Minh.* El tratado de Potsdam, en el año 1945, entregó Vietnam del Norte a China y el Sur a Gran Bretaña, luego, en 1946, las tropas francesas volvieron a relevar a los británicos en Vietnam del Sur.

La situación vietnamita comenzó a figurar internacionalmente en enero de 1946, cuando el diario francés Résistance, mostró las primeras utilizaciones de la prensa por parte de Ho Chi Minh declarando: “No abrigamos odio alguno contra Francia o el pueblo francés, pero sépanlo bien, estamos decididos a luchar hasta el fin si se nos impone la lucha” (Lacouture, 1979). En diciembre del mismo año, las fuerzas del Viet Minh atacaron todas las guarniciones francesas en Vietnam, dando inicio a la guerra civil mediante acciones principalmente de las Tu Ve* y del ejército popular. En la noche del 20 de diciembre, el presidente vietnamita Ho Chi Minh lanza su proclama: “Antes sacrificarlo todo que perder nuestro país, que caer de nuevo en la esclavitud. ¡Compatriotas de pie!, coged azadas y bastones, aunque hayamos de soportar las más duras privaciones y los peores sufrimientos, estemos prestos a todos los sacrificio, venceremos” (Lacouture, 1979).

La valorización del objetivo nacional de Vietnam, ya en 1946, muestra coherencia con la creación del partido en 1930, modelándose en 16 años la voluntad del pueblo persuadido por el carisma del conductor político, mediante el empleo de la revolución de los campesinos y obreros. Ya a esta altura, el tío Ho, lograba formar la base de la trinidad de Clausewitz, pueblo y ejército. El tercer factor por justificar, la voluntad del gobierno, queda expresada en las declaraciones efectuadas por el gobernante vietnamita al ministro socialista francés: “Caerían diez hombres míos por cada uno de los vuestros, pero incluso a ese precio no podríais resistir, y yo acabaría triunfando” (Lacouture, 1979).

En 1949, el Viet Minh recibió ayuda masiva de China, logrando conformar un ejército moderno y bien equipado. A fines de 1952, Francia tenía destacado un cuerpo expedicionario de 175.000 hombres, no obstante, el Viet Minh se había fortalecido hasta lograr producir un cerco terrestre en oposición a los franceses en Dien Bien Phu, el 11 mayo de 1954. Tras la caída de este enclave, se iniciaron en Ginebra las conversaciones que llevaron a firmar el cese del fuego, reconociendo la separación política de Vietnam del Norte (Capital Hanoi) y del Sur (Capital Saigón).

El pacto de Ginebra no satisfacía las condiciones del entorno proyectadas en la idea de Ho Chi Minh: un Vietnam unificado, comunista y soberano. Veinticuatro años después no se había logrado el estado final deseado, pero su materialización, en el corto plazo, nunca fue un requerimiento primordial, por otro lado, entraban en escena elementos semejantes a una necesaria pausa operacional.

El 21 de abril de 1949, al norte de Vietnam, en China, el líder del ejército popular de liberación, Mao Tse-Tung, después de ocho años de arduo combate, da la orden final a sus tropas sobre el gobierno kuomintanista (KMT): “Avanzar con audacia y aniquilar resuelta, definitiva, cabal y totalmente a todos los reaccionarios KMT” (Mao, 1967) En opinión de Mao, el ejército basado en Nankin se encontraba bajo la evidente influencia del imperialismo norteamericano.

La influencia de Mao sobre el conductor político

Los acuerdos de Ginebra de 1954, establecieron la separación de Vietnam en el paralelo 17° Norte. El límite no dividía solo la ideología del sur pro-occidente y el norte de ideología marxista-leninista, sino que durante el apogeo de las colonias francesas existía una complementación logística y económica. Mientras que en el norte se orientaron al desarrollo de la industria, en el sur desempeñaron la tarea, no despreciable, de producción de los alimentos para todo el pueblo vietnamita, por lo que el norte, al encontrarse privado del tazón de arroz sureño, no pudo evadir la realidad del racionamiento. Por otra parte, se configuraba un entorno anticomunista desde Saigón influenciado por EE.UU.

El intento de celebrar elecciones en ambos Vietnam para definir el futuro del país, fracasó. En consecuencia, Ho Chi Minh inició las operaciones para conformar, en la zona sur, una organización subversiva, clandestina, sucursal del Partido Comunista del Norte y homónima; Viet Minh, también denominada por la población de Vietnam del Sur y las fuerzas americanas como Viet Cong.

Debido a que el conductor político Ho Chi Minh, disponía de ideas y lecciones identificadas por Mao, que estima que el orden de las operaciones vietnamitas requería de una fase inicial de incentivo, apoyo y dirección a la revolución del comunismo en Vietnam del Sur. Para lo anterior disponía del Viet Cong, de los campesinos, del objetivo de la unificación nacional y de la opresión imperialista de los norteamericanos, como factor de cohesión para el pueblo. Por tanto faltaba la maniobra, la que será descrita más adelante.

Antes, una mirada al pensamiento de Mao, que actúa como fundamento para el accionar de Ho Chi Minh:

La revolución es, en esencia un fenómeno ideológico y este es el elemento que distingue a la guerra revolucionaria de la convencional, por lo tanto, la mente del enemigo y la voluntad de sus comandantes son un blanco de mucha mayor importancia que los cuerpos de tropas (Mao, 1967).

El pensamiento citado será una referencia cardinal para la toma de decisiones de Ho Chi Minh. “El carácter prolongado de la guerra y su consiguiente encarnizamiento, han hecho imperativo que la guerra de guerrillas realice tareas desacostumbradas,… el problema de las bases de apoyo, requiere la transformación de guerrilla a guerra de movimientos” (Mao, 1967).

Analizando lo anterior, se extraen algunas ideas: revolución, ideología, mente del enemigo, tiempo (guerra de desgaste), guerra de guerrillas, guerra de movimientos. Todo lo anterior contribuye en forma directa a entender lo efectuado por el conductor vietnamita:

  • Generar la ilusión en la voluntad norteamericana de combatir contra una guerrilla comunista, mientras se enfrentaba una guerra de resistencia con estrategia de guerra de movimientos,* poniendo en práctica las lecciones aprendidas de la guerra contra Francia y la influencia del pensamiento de Mao Tse-Tung. El principio fundamental empleado por Ho Chi Minh debía ser la actitud ofensiva, tomando forma de ataques por sorpresa, con el fin de desgastar y agotar al enemigo, es decir, accionando sobre su voluntad.
  • Generar movimientos tácticos y logísticos con rapidez, a fin de engañar al enemigo; emplear estratagemas para combatir desde la ventaja, tan pronto atacar, como alejarse, idealmente operando de noche. Las construcciones de instalaciones bajo tierra, la ruta de abastecimientos jamás interrumpida por los enemigos y la generación de artefactos explosivos improvisados, fueron los elementos que contribuyeron a debilitar la voluntad del combatiente norteamericano.

El valor del objetivo nacional vietnamita era tan alto, que justificaba la magnitud del esfuerzo hecho en vidas y la entrega de territorios temporales.* Un pueblo prácticamente en armas, cohesionado con un ejército logísticamente sostenido desde Vietnam del Norte y motivado por la ideología marxista leninista interpretada no por Lenin, Stalin o Mao, sino por la comprensión vietnamita de la dialéctica* efectuada por Ho Chi Minh que presenta como particularidad, elementos marcadamente nacionalistas.

En mayo de 1965, EE.UU. tenía 250.000 militares desplegados en el área y centraban sus esfuerzos ofensivos en las provincias limítrofes; no obstante, los resultados eran infértiles, la dificultad de discriminar entre pueblo y combatientes fue un problema de difícil manejo; debido a la generación de comportamientos norteamericanos cuestionables en contra de civiles, situación que comenzó a ser evidenciada, no de forma accidental, por los medios de prensa en EE.UU., replicándose las acciones que en prensa escrita ya había utilizado el conductor político vietnamita contra Francia. La U.R.S.S. y China continuaron aumentando su apoyo a Vietnam del Norte, esta escalada de fuerzas llevó a que, en 1966, EE.UU. contara con 390.000 hombres, Corea del Sur 50.000 y Australia 4.500.

Propuesta de la maniobra no kinética

El total de bombas lanzadas por EE.UU. en 1967, llegaría a 300.000 ton, cifra superior a las empleadas por ese país durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. Para ese año, las fuerzas habían aumentado a medio millón de norteamericanos y 730.000 vietnamitas del sur.

El empleo de la fuerza kinética norteamericana comenzó a generar una destrucción de proporciones en el territorio vietnamita, sin embargo, no generó impacto alguno en la voluntad de Ho Chi Minh y sus connacionales, por el contrario, fomentó la cohesión nacional y derivó en la articulación del poder nacional no kinético del Viet Minh (la maniobra), haciendo centro de gravedad en la opinión pública del pueblo norteamericano y, por consiguiente, en la voluntad del pueblo que enviaba a sus padres, esposos e hijos a combatir. La prensa entregaba por vez primera imágenes de las realidades de la guerra.

Como se ha presentado en los puntos anteriores, el empleo de la prensa para Ho Chi Minh, no fue algo nuevo y ahora se potenciaba con el apoyo de las voluntades socialistas y comunistas internacionales, generando las primeras formas de operaciones de guerra sicológica.

Como efecto de la maniobra se puede mencionar que en 1968 el movimiento antibélico en EE.UU., había aumentado las protestas persiguiendo el fin de la guerra, lo que amplificado por la publicidad procomunista, resultaron ser factores decisivos para que se completara la vietnamización* y la retirada norteamericana.

En abril de 1975, las fuerzas del norte ocupaban casi todo el territorio y la capital Saigón, que posteriormente se nombraría ciudad Ho Chi Min, en honor al fallecido líder* que no pudo ver el cumplimiento del objetivo nacional, posterior a 45 años de revolución. Al año siguiente, se proclamaría la unificación del país y la creación de la República Socialista de Vietnam.

Reflexiones

La influencia de Mao en el conductor político vietnamita, se detecta en el empleo de la revolución a través de la guerrilla y su evolución en guerra de movimientos, como parte de una guerra de resistencia sin límites de tiempo para alcanzar su estado final deseado, lo que accionó en forma apodíctica sobre la voluntad del ejército norteamericano en el marco de una estrategia política dirigida a las mentes del enemigo por sobre los espacios territoriales.

El empleo del poder nacional no kinético de Vietnam, dirigido a la voluntad del pueblo norteamericano a través de imágenes, fue la maniobra que contribuyó a desestabilizar a EE.UU., afectando la mente del enemigo, generando la ilusión, en la voluntad norteamericana, de combatir contra una guerrilla comunista, mientras se enfrentaba una guerra de resistencia definida y redactada por Mao Tse-Tung.

Las perspectivas de Mao Tse-Tung y Ho Chi Minh, proponen estilos de liderazgo distintos, el iluminado y el que ilumina, respectivamente, con interpretaciones particulares del origen en el marxismo, leninismo; destacándose el enfoque común, para las respectivas revoluciones comunistas, utilizando al campesino como eje de sus estrategias y el empleo de la ilusión y el engaño sobre la mente del enemigo como maniobra de las respectivas estrategias nacionales.

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar

Comentarios

Artículos Relacionados

La vigencia de la maniobra del Siglo XXI
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

La vigencia de la maniobra del Siglo XXI

Maneuver is part of strategy, although sometimes is misunderstood and treated as the same thing. Maneuver seeks to confront the enemy under favorable conditions, by exploiting several factors to influence the mind of the opposing leader. Although some writers consider that, without deception there is no maneuver, the possibility of deceiving depends on the level of war management. 

Operational Art, which identifies COG and its vulnerabilities, contributes to elaborate maneuver in warfare.

La maniobra política
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

La maniobra política

Se analizan y comparan los conceptos de estrategia y maniobra para luego profundizar en la maniobra política y sus elementos constitutivos. Se examinan varios ejemplos históricos y finalmente se consolidan los conceptos en el conflicto del Atlántico sur de 1982.