Revista de Marina
Última edición
Última edición

MODELO DE ANÁLISIS Y MANEJO DEL ESTRÉS

  • HERNÁN COUYOUMDJIAN BERGAMALI

Por HERNÁN COUYOUMDJIAN BERGAMALI

  • Fecha de recepción: 01/07/2024
  • Fecha de publicación: 09/07/2024. Visto 58 veces.
  • Resumen:

    El modelo define el estrés y sus causas, busca ayudar a reducirlo, controlarlo y que los jóvenes estén mejor preparados para enfrentar el estrés. A través de un autoanálisis de sus niveles de estrés, orienta y hace recomendaciones de cómo reducirlo y cómo desarrollar una capacidad más alta de tolerancia al estrés con el propósito de mejorar la salud mental.

  • Palabras clave: Estrés, salud mental, estrés, distrés.

I. INTRODUCCIÓN.

En el último tiempo se habla mucho del “Estrés” y como este mal ha invadido la sociedad actual, en particular a los jóvenes y niños que están estudiando, afectando la salud mental

Facundo Manes, neurocientífico argentino, define el Estrés como: “El conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción”. Y agrega: “El estrés tiene, en principio, una función que permitiría la adaptación del individuo a los cambios del medio”. Cuando las demandas del medio son excesivas, intensas y/o prolongadas, y superan la capacidad de resistencia y de adaptación del organismo, se produce el distress o el estrés patológico1.

El distrés es una sensación de angustia y sufrimiento, en la cual la persona pierde el buen control sobre sí mismo. Este estado general de caos, generalmente, no se produce por una sola causa, sino que por la suma de los estreses de diferentes causas.

En 2019, en Chile, el número de licencias médicas electrónicas de origen común autorizadas llegó a 4.093.876, de las cuales un 24,3%, casi un millón, correspondieron a licencias médicas asociadas a trastornos mentales, que incluyen mayoritariamente el stress y la depresión, las que están relacionados.

Mi inquietud partió, por la necesidad de explicar el caso para los miembros de las Fuerzas Armadas. En las FFAA, el personal debe mantener su capacidad para operar en crisis y en guerra. Es decir que además de los factores personales de estrés, se suma una componente significativa al nivel de estrés, por la tensión de la crisis o guerra2.

Tomando esta idea, consciente de que es casi imposible eliminarlo totalmente es que se presenta este modelo para ayudar a reducirlo, controlarlo y que los jóvenes estén mejor preparados para enfrentar el estrés. Se busca orientar a las personas a un autoanálisis de sus niveles de estrés y hacer recomendaciones de cómo reducirlo y cómo desarrollar una capacidad más alta de tolerancia al estrés.

En el caso de las FFAA, muestra cómo y por qué se realizan determinadas actividades y exigencias en la instrucción y el entrenamiento para poder forjar y reforzar esta capacidad para soportar el estrés, en particular en tiempo de crisis o guerra.

También se incluye recomendaciones para los padres y profesores que contribuyen a formar los niños y jóvenes para enfrentar estas situaciones en su vida.

II. EFECTOS CLÍNICOS DEL ESTRÉS.

Siguiendo con el análisis que hace Manés, cuando las demandas del medio son excesivas, intensas o prolongadas, y superan la capacidad de resistencia, lo que yo llamo Tolerancia al Estrés (TE), y de adaptación del organismo, se produce la crisis, el “distrés” o estrés patológico y el consiguiente quiebre de la persona.

Cuando el nivel de estrés sobrepasa el umbral de tolerancia, se produce la crisis, el quiebre de la persona o “distrés”. 

El distrés es el resultado de la relación entre el individuo y el entorno, evaluado por él, como amenaza que desborda sus recursos y que pone en peligro su bienestar, sus relaciones e incluso su vida. 

Nos estresamos cuando sentimos que no somos capaces de enfrentar lo que el medio y nosotros mismos nos exigimos. (*)1. Agrego a esto que esta evaluación de sentir la amenaza es según la percepción del amenazado y por tanto subjetiva, pero su reacción va a ser en base a esa percepción.

Los niveles moderados de estrés pueden ser estimulantes para el cerebro, mientras que los niveles altos y prolongados pueden tener efectos negativos en la memoria y otras funciones cognitivas.

El estrés, tanto el físico como el psicológico, dispara la liberación de cortisol, una hormona producida en las glándulas suprarrenales, localizadas arriba de los dos riñones. La depresión mayor es un trastorno clínico asociado con altos niveles de cortisol cortisol3.

La consecuencia del estrés prolongado a nivel cognitivo incluye afectación de la memoria y de las funciones ejecutivas, disminuyendo aún más las capacidades del individuo para enfrentar las demandas del medio y creando un círculo vicioso que provoca aún más estrés.

Los niveles más altos de estrés llevan a las personas a ser atendidas por psiquiatras o psicólogos, incluso a ser medicados.

Aunque el cerebro humano no funciona igual, hago la comparación con un computador en que voy abriendo programas y archivos y la memoria RAM se va llenando y de repente el computador se detiene y aparece el temido “(No responde)”.

III. CAUSAS GENERALES DE ESTRÉS.

Hay muchas causas del estrés; estas varían de acuerdo con la persona y al ambiente o entorno en el cual se desenvuelve. Aquí presentamos una lista de las causas más comunes de estrés en los adultos, que es solo indicativa y no necesariamente implica que estarán todas presentes en cada persona. Considerando los escenarios y el desarrollo diferente de los niños y adolescentes he elaborado una lista separada con causas complementarias.

Falta de un Objetivo o Propósito en la vida. Un aspecto fundamental de la vida de un ser humano es tener Objetivos (¿qué quiero lograr?) y un Propósito (¿para qué?), ¿qué quiero hacer de mi vida? Tener una familia con hijos, emprender, ganar dinero, servir a la Patria, ayudar a los más pobres y necesitados, ¿lograr la vida eterna? El tener uno o más objetivos en la vida, aunque también puede generar un estrés al no alcanzarlos en el tiempo o magnitud deseada, es un aliciente que refuerza la tolerancia al estrés.


Estrés en el trabajo
: por tener tareas pendientes incumplidas, normalmente con fecha límite. Se crea estrés, además, cuando se recibe una tarea, o uno mismo se la ha autoimpuesto, y uno siente que no tiene las capacidades para cumplirla o para cumplirla en el nivel requerido por la persona que la asignó. Más aún, cuando esto puede tener consecuencias en la evaluación profesional o en mantener el contrato de trabajo. Muchas veces, también, los ejecutivos se autogeneran el estrés, pues sienten que pueden más y más y no están preparados para poder manejar todas las actividades al mismo tiempo.

Estrés de relaciones. Los conflictos personales tienen un efecto sobre la dimensión emocional de la persona y pueden ser generados de varias maneras.

  • Estrés de relaciones en el trabajo: Cuando existe un conflicto con otra persona en el ambiente laboral diario, en particular si es superior o si es un camarada y este hace bullying, mal trato, acoso, amenazas, críticas delante del resto, etc.
  • Estrés en las relaciones familiares: conflictos de relaciones con el/la cónyuge, la pareja, con los hijos, padres o hermanos. Las malas relaciones preocupan y amargan. A unos más y a otros menos, pero a todos les influye el tener buenas o malas relaciones cercanas. Vamos a ver que las buenas relaciones refuerzan la tolerancia al estrés.
  • Estrés por conflictos de relaciones de personas amadas. En estos casos, no es uno quien tiene el conflicto, sino que lo observa en personas amadas y duele y preocupa al sentir los efectos en ellos. Por ejemplo, observar el conflicto entre los padres, esto afecta en particular a los niños. Lo mismo sucede para un padre, cuando observa un conflicto entre sus hijos, en particular cuando son adultos.

Estrés por problemas económicos. Una de las grandes preocupaciones y causas del estrés se produce cuando uno no tiene los recursos suficientes para cubrir los gastos necesarios para vivir, para responder a la familia (casa, educación, alimentación, salud, etc.) o para vivir en el estándar socio económico esperado por su entorno. La otra causa del estrés económico viene por el endeudamiento más allá de lo que uno puede pagar. Las deudas vencidas, las cuotas en los bancos o casas comerciales, las deudas con prestamistas informales que incluso pueden amenazar a la persona o a sus familias.

Estrés por enfermedades y estado de salud propia. Las enfermedades afectan de diferentes maneras el estado de ánimo y la capacidad para realizar las tareas diarias. Puede ser un dolor de cabeza, un malestar estomacal, un esguince en la muñeca, en fin, hay un sinnúmero de enfermedades. El estrés se produce por el dolor que no nos deja cumplir nuestras funciones y tareas diarias o por una limitación física.

Las enfermedades crónicas llevan, en algunos casos, al estrés crónico de esta componente del estrés total. Además, hay que ver, como mi enfermedad afecta el estrés de una persona querida y como ese estrés de la persona querida, por mi enfermedad, me rebota a mí.

 Estrés por enfermedades de familiares o amigos cercanos. Uno vive la enfermedad del familiar o amigo amado y no está en uno el poder sanarlo. Hoy se ve mucho en casos de cáncer de amigos o familiares. Para esto, me adelanto y recomiendo la oración.

Estrés por problemas o procesos judiciales. Puede ser que alguien me chocó el auto, o bien yo lo choqué y se lleva al caso al Juzgado de Policía Local, o algo mucho más grave, como una querella y tener que declarar en un caso de homicidio o robo; problemas con el Servicio de Impuestos Internos, etc. El punto es que cuando uno está involucrado en un caso judicial, se genera una preocupación más en la mente y esta contribuye a aumentar el estrés total.  

Estrés por accidentes, siniestros. Los accidentes o siniestros en los cuales uno se ha visto involucrado, como: incendios, inundaciones, terremotos, también generan problemas de estrés remanente.

Estrés por preocupación por seguridad física. Aunque no haya sufrido personalmente asaltos o robos, al ser bombardeado por los medios (TV y Redes Sociales) se genera una preocupación y temor al salir a la calle o en la misma casa donde se vive. Es un factor de estrés.

Estrés por Redes Sociales. Al tener conocimiento de que hay bullying o fotos comprometedoras en las redes sociales y las consecuencias que puede traer para mi persona o para seres queridos. También y aunque sean noticias falsas si yo las percibo como amenaza, generan estrés.

IV. RELACIONES ENTRE LOS TIPOS DE ESTRÉS.

Aunque para los efectos de este análisis hemos separado las diferentes causas del estrés, es obvio que sus efectos se interrelacionan. Es así, por ejemplo, que, si tengo un dolor de cabeza, que puede ser por una enfermedad o por causa de estrés, se pueden ver afectadas mis relaciones o mi trabajo. Si estoy preocupado por mi endeudamiento, me puedo poner más tenso y mal genio y esto va a afectar las relaciones con mis cercanos. Si hay un conflicto entre dos personas y yo estoy o me siento más cercano de uno de ellos, va a afectar las relaciones con la otra parte y eso generará estrés.

Las relaciones entre los estreses son múltiples y afectarán de manera diferente en cada caso y a cada persona.

V. VARIACIÓN DE LAS CAUSAS DEL ESTRÉS A TRAVÉS DEL TIEMPO.

La intensidad del estrés varía con el tiempo. Puede aumentar como en el caso de una enfermedad terminal, un juicio en tribunales o el endeudamiento a altas tasas de interés o bien puede disminuir con el tiempo como puede ser el caso de una separación matrimonial, la pérdida de un ser querido. Sobre esto último creo que nunca se olvida o se deja de sentir la pérdida, pero hay un sentido de resignación cristiana que lo hace más soportable en el tiempo.

Por esto es tan importante este análisis de los factores de estrés, para ver cómo se puede reducir el estrés en el tiempo, o por lo menos evitar que aumente.

VI. TOLERANCIA AL ESTRÉS.

Hasta ahora, hemos analizado las causas más probables del estrés. Sin embargo, como expresamos, una misma causa afecta de manera distinta a cada persona, de acuerdo con el nivel que yo llamo Tolerancia al Estrés (TE). Esta TE se va forjando durante los años de infancia, adolescencia e incluso de adulto. De ahí la importancia de la formación y educación.

En la salud, hay personas que soportan mejor sus enfermedades. Esto uno lo ve en las limitaciones con que tienen que vivir, en el manejo del dolor, etc. Incluso personas con cáncer o que se desplazan en silla de ruedas lo enfrentan de diferentes maneras,

En lo económico, los préstamos y las deudas afectan de diferente manera. Personalmente, cuando estoy debiendo algo, a alguien, aunque sea poco, busco saldar la deuda o devolver lo prestado cuanto antes. Además, evito en lo posible, pedir préstamos. Viene de un sentido de responsabilidad inculcado desde pequeño en casa, por mis padres, y luego en el colegio y en la Armada. Sin embargo, conozco personas que deben millonarias sumas o han pedido cosas o libros prestados y no se inmutan si no las pagan o devuelven oportunamente.

Lo mismo pasa con los conflictos de relaciones personales, hay personas que son muy sensibles y cualquier conflicto les afecta mucho y a otros que no les afecta o les afecta, pero no lo demuestran. En este último caso, el estrés interno está ahí, pero no se proyecta tanto a los seres queridos que lo rodean.

Tipos de estrés y niveles de tolerancia. Cada persona tiene un umbral de tolerancia al estrés diferente para cada tipo de estrés. Además, los efectos cruzados entre tipos de estrés son diferentes para cada persona. 



Aunque un estrés en particular puede producir el distrés o quiebre de la persona, lo normal es que sea la suma de los diferentes tipos de estrés que sobrepasen el nivel general de TE y que produzcan el quiebre o distrés.

Estos niveles particulares de TE y la TE Total también van variando con el tiempo y pueden verse disminuidos, por ejemplo, con la edad o producto de una enfermedad, o bien en sentido contrario, pueden mejorar la TE y hacer a la persona más dura para soportar las dificultades.

Mientras el nivel de estrés no sobrepase el umbral de tolerancia, la persona, aunque afectada, se puede controlar.

En el caso de los políticos y militares, el propio conflicto, crisis o guerra, genera una componente de stress que, sumada al estrés personal, muchas veces sobrepasa el umbral de tolerancia produciendo el quiebre o distress.

Además, en estas situaciones se espera que la persona tome las decisiones correctas, a veces en cuestión de segundos, como sucede en los enfrentamientos tácticos.

Es así que con un temporal, terremoto, incendio o enfermedad, algunos terminan quebrados emocionalmente, afectando todas sus capacidades: físicas, emocionales, intelectuales; otros terminan más fuertes y con capacidad para soportar situaciones complejas en el futuro, capacidad que no tenían antes.

 

VII. REDUCCIÓN DEL ESTRÉS. Y MEJORAMIENTO DE TOLERANCIA AL ESTRÉS. 

En esta sección vamos a ver medidas que se puede adoptar para reducir el estrés o mejorar la TE y así evitar que se sobrepase el límite ante situaciones complejas.

Cuidar las relaciones. 

Como vimos, una de las causas principales de estrés son los conflictos entre las personas. Hay que tener cuidado (filtro en la boca) con lo que se dice; no criticar a las personas (“eres un idiota”, sino que hacer ver el error de la acción: “manchaste el mueble con pintura”, “gastaste más de lo que tenemos”. La otra persona va a recibir el mensaje, pero no se debería ofender y escalar el conflicto.

 

Controlar las reacciones. Me perdonan que ponga este ejemplo, pero en los Buzos Tácticos de nuestra Armada, la Regla de Oro N°1 es “Controla tus reacciones, no olvides que eres un Buzo Táctico”. No se imaginan como me ha servido en la vida el poder controlar la mente ante un peligro; controlar la ira, para actuar racionalmente, evitando así un desastre o un agravamiento de un conflicto. Todos no pueden ser Buzos Tácticos, pero sí pueden tomar conciencia de la importancia de lo que uno dice o hace, en particular en situaciones complejas de tensión. Y esto se puede ir inculcando en las niños desde pequeños.

 

Hay que tener cuidado con las redes sociales y mails, lo que se escribe. En este aspecto sugiero releer los mensajes antes de mandarlos y si se está enojado y se está reaccionando ante una situación en particular, escribir el mail o mensaje, pero esperar una noche para mandarlo. Siempre pensar en cómo el receptor va a percibir este mensaje, y sus efectos y no necesariamente como yo lo percibo.


Llevar una vida social equilibrada. Es importante mantener relaciones con sus amigos y familiares y no aislarse. Especialmente en estos tiempos en que se tiende a estar saturado de actividades.


Estrés en el trabajo.

Prepararse bien para las funciones y tareas que le han sido asignadas. Estudiarlas y ver cómo se pueden coordinar dentro del tiempo asignado y las otras tareas diarias. No comprometerse a cumplir algo que se sabe que no se podrá cumplir correcta y oportunamente. Pedir ayuda en caso necesario y posible.


No ser trabajólico. Aunque uno tenga las ganas y la capacidad para trabajar más, ponerse un límite y balancear el trabajo con el tiempo dedicado a la familia, los amigos, el deporte y la recreación. Aprender a desconectarse del trabajo. No estar con los hijos o la mujer y pensando en el trabajo. Esto en parte se logra no dejando tareas pendientes o si se dejan, dejar también el tiempo para poder cumplirlas dentro del plazo fijado.


Estrés Económico. El estrés producido por las deudas o la incapacidad de resolver un problema por falta de recursos financieros. La falta de recursos puede provenir de un sobre endeudamiento, del deseo de adquirir un bien y no tener los recursos para hacerlo, incluso para pagar la cura de una enfermedad, pero también puede provenir de no haber recibido un ingreso que se esperaba y contra el cual ya se había realizado un gasto.

Mi recomendación es no comprar si no se tiene el dinero antes. Ahorrar primero. Hago una excepción en mi recomendación al permitir los préstamos hipotecarios para la casa propia. Tener un presupuesto de ingresos y de gastos y no gastar más allá de los ingresos. Si se tiene que bajar el estándar de vida, hacerlo. Es preferible esto a vivir el endeudamiento creciente producto de un crédito de consumo.

En el mediano y largo plazo, buscar una mejora o aumento de sus activos, priorizando aquellos que puedan producir una renta o un ahorro y no un gasto. Por ejemplo, si tengo una cabaña de vacaciones y estoy en rojo, debo buscar arrendarla para reducir o eliminar el déficit, aunque esto signifique un sacrificio. Reducir las salidas a cenar fuera y las compras no planificadas.

La publicidad está elaborada por publicistas y especialistas en marketing con la ayuda de psicólogos y psicólogos infantiles, para crear artificialmente necesidades insatisfechas. Por lo tanto, es clave la educación y el desarrollo de la voluntad para comprar cuando se necesita algo realmente y no cuando le han creado la necesidad o se lo ponen delante.

No puedo dejar de volver a citar al escritor inglés Charles Dickens en su clásica novela “David Copperfield”, de 1850, que presenta el personaje Mr. Micawber, quien declara:” Ingreso anual 20 libras; gasto anual 19 libras, 19 chelines y 6 peniques, felicidad. Ingreso anual 20 libras, gasto 20 libras y 6 peniques, Miseria.

Estrés de Salud. El cuerpo y la mente deben durar toda la vida y hay que cuidarlos. Esta disciplina comienza desde pequeños en el hogar y en el colegio, pero siempre habrá maneras de mejorar los cuidados.

La alimentación sana. Frutas y verduras, evitar o reducir las carnes rojas y las grasas, la comida chatarra. No es que nunca se pueda comer una hamburguesa con papas fritas, sino que no puede ser lo normal de la alimentación.

Comer a las horas establecidas; en la tarde, no menos de dos horas antes de dormirse.

Los adultos, dormir 7 a 8 horas y los niños y adolescentes 81/2 a 9 horas para poder recuperarse. El cerebro necesita la noche para reafirmar los conocimientos adquiridos durante el día, muy importante para los estudiantes.

Adultos solamente, beber alcohol moderadamente, normal no más de una copa diaria de vino tinto y beber mucha agua, 2 litros diarios. El cuerpo humano está formado por más de un 70% de líquido.

No fumar o fumar controladamente. En mi caso, dejé el cigarrillo a los 21 años y fumo un puro cada uno o dos meses (autocontrol sumado al precio de cada puro).

El daño a los pulmones reduce el proceso de oxigenación de la sangre y a través de esta del cuerpo todo, vital para su buen funcionamiento. Además, está comprobado que fumar produce cáncer.

No ingerir drogas. No solamente marihuana, cocaína, sus derivados y drogas sintéticas, sino que tampoco auto medicarse con medicamentos alopáticos. Hacerlo con prescripción médica. En general todos los medicamentos tienen efectos secundarios, aunque sean mínimos.

Hacer deportes u otra actividad física de manera regular. Esto no solo tiene un efecto físico y fisiológico en la circulación de la sangre, sino que además, permite desconectarse de los problemas y relajarse en una actividad social conexa.

Tranquilidad espiritual. La oración contribuye a enfrentar el estrés. Esto se lo digo a los creyentes y también a los agnósticos y ateos. Siempre podrán acudir a Dios para pedir ayuda; tener Fe. El ayudar -amar- a otros que tienen problemas que les producen estrés también es una manera de mejorar uno y sentirse útil y más tranquilo.

Cuidar la vista y la audición. Las limitaciones de vista o audición generan inseguridad y estrés. Para prevenir, usar anteojos protectores al operar con esmeriles, no mirar directamente soldadura al arco, no mirar el sol con lentes de aumento. Y en la audición no escuchar música o permanecer en ambientes con niveles de ruido o música demasiado altos.

 

VIII. ESTRÉS EN LOS ADOLESCENTES Y NIÑOS.

Hoy vemos que hay un porcentaje preocupante de jóvenes que se sienten estresados. Incluso hay casos que llegan al suicidio. A las causas de estrés aplicables a los adultos, hay que sumarle las específicas.

Estrés por bullying y ataques en redes sociales de los propios jóvenes. La participación en las redes sociales y su efecto sobre los jóvenes es brutal. Aunque sean solo fotos o palabras, los efectos de verse criticado o expuesto en las redes pueden ser muy dañinos. Por lo tanto, mi primera recomendación es ojo con lo que se sube a Facebook, Instagram u otra red; a las fotos que se toman, que se les toma, a lo que dicen y textean. Todo puede ser usado contra ellos y muchas veces no están preparados para recibir la andanada de crítica que incluso puede ser falsa.

Estrés por relaciones sentimentales.  Es comprensible y una realidad que el amor no correspondido puede generar pena, molestia, dolor y estrés. Asimismo, el acoso de una persona a quien uno no ama también puede generar estrés. Mi consejo es tratar de controlar las emociones y relaciones sentimentales y aunque difícil, incluir una componente racional al momento de iniciar una relación; ver y considerar no solo lo físico. Cuando tengan un problema sentimental, confiar en los padres o adulto cercano para pedir consejo.

Estrés por peleas/discusiones de los padres. Esta es una causa muy común de estrés en jóvenes y niños. A veces los padres no se dan cuenta del daño que hacen a sus hijos al pelear o discutir delante de sus hijos. Aunque los hijos siempre se darán cuenta si algo anda mal, es más fuerte el efecto cuando sucede delante de ellos. Desavenencias van a haber en una vida matrimonial, pero nunca deben ventilarse delante de los menores. Cuando los padres se divorcian, deberían pensar primero en sus hijos y no en como vengarse y dañar a la pareja. Mantener buenas relaciones, no es fácil, pero muy importante y en especial, delante de los hijos.

Estrés por estudio. El estrés viene por el temor del examen y de no poder aprobar o cumplir con las expectativas propias o de los padres. Hay un sinnúmero de recomendaciones. Me permito sugerir la lectura y aplicación del excelente libro de Pablo Menichetti “Aprendizaje Inteligente"del cual extraigo en resumen las 4 reglas de estudio:

  • Lectura adelantada de una clase, que lleva a un mejor aprovechamiento de la clase con el profesor y sentirse más seguro y preparado.
  • Participar en clases: aprendizaje activo. Estudiar en grupo y participar haciendo preguntas en clase. Levantar la mano.
  • Realizar apuntes inteligentes.
  • Planificar su tiempo y preparar cada prueba con tiempo.

El estado anímico de los jóvenes y niños está directamente relacionado con su rendimiento. Consejos de Menichetti a los padres en relación son sus hijos:

  • Escucharlos sin hablar.
  • Entender sus sentimientos y hacérselos saber.
  • Disfrutar tiempo de calidad con ellos.
  • Guiarlos a encontrar sus soluciones, en vez de indicarles qué es lo que deben hacer.
  • Decirles que los quieren, que los aman y que están orgullosos de ellos, hasta que se les haga una bella costumbre.

 IX. ESTRÉS DE COMBATE.

Como mencioné al inicio, en el caso de los militares, a todo lo expresado sobre estrés anteriormente, en la guerra y en las crisis, se debe sumar el estrés de vivir estas situaciones.

El Estrés de Combate se define como la tensión emocional, mental o física, que deriva de la exposición al combate o a situaciones similares a éste (en la retaguardia), incluso en situaciones que no implican un contacto directo con el enemigo.[1]

Los militares juramos por Dios y ante la bandera “rendir la vida si fuere necesario”. Tenemos además la responsabilidad de la vida de nuestra gente y del cumplimiento de la Misión. La toma de decisiones tácticas en combate puede ser requerida en segundos y no puede ser influenciadas por el estrés personal de quien ejerce el mando.

De ahí entonces la necesidad de prepara a los mandos militares a controlar el estrés y adoptar buenas decisiones en las crisis y en la guerra.

X. AUMENTAR LA TOLERANCIA AL ESTRÉS; FORMACIÓN EN EL RIGOR.

Si uno se autoanaliza, o analiza a otra persona, podrá determinar, aunque sea de manera estimada, cuales son los niveles de TE más fuerte y más débiles de cada área. Así podrá prepararse mejor para evitar los factores de estrés o para enfrentarlos si es que llegan. Hay personas que le tienen pavor a los temblores. Sin embargo, hay otros que se van a un lugar seguro o incluso siguen su actividad y esperan que pase. Vivir con pocos recursos o menos de los que uno está acostumbrado no es una razón para sufrir si uno sabe que no se va a morir y que va a salir fortalecido. Es como las paperas o algunas otras enfermedades que, el que la tiene, luego queda con las defensas para no contraerla nuevamente.

Importante es saber mantener la calma antes una situación riesgosa o difícil.

Como decíamos al principio, siempre van a existir factores de estrés y mientras mejor nos preparemos para soportar el estrés en la vida, más fácil se hará enfrentarlo. Por lo tanto,

así como se aprenden los deportes o las buenas maneras, hay que aprender a enfrentar problemas y saber levantarse cuando uno se cae.

Aunque lo deseamos, no podemos esperar que nuestros hijos o alumnos nunca vayan a tener una vida sin problemas, incidentes, conflictos o accidente que signifique daño grave. Hay que dejar que los hijos enfrenten sus problemas. Se les podrá dar consejos, enseñanzas, pero cuando tengan enfrente un temporal, tendrán que haber aprendido a sortearlo o navegarlo, sin darse la vuelta y regresar a puerto. Los hará fuertes o como decía mi padre, quien fue dejado, a los 9 años, interno, en el colegio en la Inglaterra desde el año 1924 a 1930, y salía solo una vez al año a ver a sus padres a Niza en el sur de Francia: “makes you tough”, te hace duro.

En las FFAA, además de la disciplina natural, en algunas áreas del entrenamiento, se crea artificialmente un clima de tensión o crisis para ver cómo se comporta la persona. Es así que, en los cursos de Comandos, que son absolutamente voluntarios, se exige resistencia y pruebas, que van más allá de lo normal, para que el militar se dé cuenta que tanto el cuerpo como la voluntad dan mucho más que lo que se piensa.

En la Semana del Infierno del curso de Buzos Tácticos se duerme poco, se come poco, se vive mojado y con instructores encima gritándole día y noche, para ver hasta donde se aguanta. El curso es voluntario y se puede retirar cuando quiere. Pero el que pasa la Semana del Infierno, siente algo muy especial al haber sorteado las pruebas. En los cursos de Estado Mayor, ideados por los prusianos en el siglo XIX, se pone a prueba la capacidad de planificación y conducción de los alumnos en situaciones muy complejas y difíciles que lo someten a presión psicológica y se observa su comportamiento, sabiendo que la guerra real será aún más compleja y demandante.

No pretendo impulsarlos a que apliquen esta instrucción militar a los niños, sino que la explico para que sepan que hay maneras de preparar a las personas para enfrentar el estrés.

IX. CONCLUSIONES. 

El modelo no es absoluto y cada persona es un caso diferente de acuerdo con su formación, su entorno y la vida que vive, aunque pueden haber situaciones parecidas. Es probable que, además, existan factores de estrés no mencionados y que por si solos compliquen a algunas personas. Cada persona es un caso aparte y el entorno le influye de manera diferente.

La formación y el ejemplo familiar, como asimismo la formación escolar y profesional son fundamentales en el desarrollo de las capacidades de TE, así como es la escuela de la vida con los temporales vividos.

Es muy difícil vivir con cero estrés, pero si se puede analizar, conocer y manejar el estrés para no sobrepasar los límites de tolerancia y así vivir una vida menos estresada.

Espero que esta lectura les sirva para comprender mejor vuestros factores de estrés y se preparen mejor para enfrentar situaciones difíciles.

REFERENCIAS


Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar.-

Comentarios

Artículos Relacionados

Salud mental institucional
TEMA DE PORTADA

Salud mental institucional

La salud mental es un tema de creciente preocupación a nivel mundial, en especial posterior a la pandemia de COVID-19, d...

Gestión de estrés y salud mental en las fuerzas armadas
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD

Gestión de estrés y salud mental en las fuerzas armadas

El Estado de Chile tiene como áreas de misión para sus Fuerzas Armadas: la Defensa del territorio nacional, responder an...