Revista de Marina
Última edición
Última edición

John Mc Pherson: Escocés al servicio de la Marina Chilena

  • CF IM (R.) Andrés Contador Zelada

Por CF IM (R.) Andrés Contador Zelada

  • Fecha de recepción: 14/09/2020
  • Fecha de publicación: 28/02/2023. Visto 301 veces.
  • Resumen:

    En los albores de nuestra Marina, la presencia de extranjeros fue fundamental en su organización y en la formación de las tripulaciones nacionales. La intermitencia del funcionamiento de entidades matrices de oficiales y de gente de mar, hizo que la instrucción fuese hecha, mayoritariamente, a bordo y liderada por aquellos más cualificados, que eran normalmente foráneos.

    La carrera profesional del marino escocés John Mc Pherson Cunnighman, grafica los aportes y dedicación con su profesión y con su Patria de acogida.

  • Palabras clave: guerra del pacífico, Guerra del Pacífico, Ingeniero, guerra del Pacífico, Mc Pherson.

Durante la primera parte del siglo XIX, la Marina de Chile se dotó tanto de oficiales como de gente de mar extranjeros, ya fuere por contratación directa en el exterior o bien por el “enganche” local, entre de aquellos que venían en buques mercantes y que recalaban a nuestros puertos; estos últimos, preferentemente para puestos claves y técnicos como: condestables, contramaestres, carpinteros, veleros, herreros y el personal de máquinas, una vez que llegó la propulsión a vapor.

Dentro de los países aportantes a nuestra entonces novel Marina, están los griegos, norteamericanos, portugueses, alemanes, belgas, italianos y por supuesto, aquellos provenientes del Reino Unido (ingleses, irlandeses y escoceses), como Cochrane, Simpson, O´Brien, Bynon y Forster, dentro de los más connotados. No obstante, existieron muchos otros, cuyos nombres no los ha preservado adecuadamente la historia y que, luego de extensos servicios en la Armada de Chile, muchos hicieron de nuestro país su propia patria. Los más calificados, que no pertenecían al escalafón de oficiales de guerra, recibieron la denominación de “Oficiales Mayores” (ingenieros, cirujanos, contadores y capellanes) y de “Oficiales de Mar” (carpinteros, condestables, etc.), sirviendo a bordo incluso en tiempos de guerra.

En 2017 publiqué el “Diario de Edwin John Penton”, un relato pormenorizado de 4 años de un marino inglés, contratado por Chile y que sirvió a bordo del Blindado “Cochrane” entre 1878 y 1882. Es precisamente gracias a esa publicación, en su formato digital, que fui contactado en el mes de agosto de 2020 por la señora Mary Rose Mc Pherson Frías, tataranieta y bisnieta chilena de marinos escoceses que sirvieron, con diferente suerte, en nuestra Marina y cuya historia familiar y profesional, resulta fascinante y objeto de una investigación más acabada. No obstante, y para efectos de este artículo, nos centraremos sólo en John Mc Pherson Cunningham, quien sirvió en la Marina de Chile entre 1866 y 1897.

  • Antecedentes biográficos

John Mc Pherson Cunningham, nace el 21 de marzo de 1844 en la localidad de Erskine, Condado de Refrewshire, cerca de Glasgow en Escocia. Hijo de John Mc Pherson Munro y de Catherine Cunningham. Tanto él, como su padre y al menos uno de sus hermanos, William, estuvieron ligados a la Marina de Chile, durante las negociaciones del VA Robert Winthrop Simpson, para la adquisición y equipamiento de buques en el Reino Unido, ad portas de la Guerra contra España. Estas tratativas, muy secretas por lo demás, pretendieron con mediano éxito, obtener 2 buques más de segunda mano, adicionales a las corbetas en construcción en los astilleros de Richard & Henry Green, en Blackwall y que recibieron los nombres de “Chacabuco” y “O´Higgins" Estos dos buques adicionales, que tenían originalmente los nombres de “Ciclón” y “Tornado”, corrieron dispar suerte, como se relatará más adelante.

John Mc Pherson Cunningham, el personaje motivo de este artículo, se casó con Catherine Virginia Livingstone, en la Iglesia Anglicana de Saint Paul en Valparaíso y tuvieron 3 hijos: John, Catherine y Herbert. Este último fallecería en 1917 durante la I GM, sirviendo en el 1er Regimiento de Caballería del Rey Eduardo (1st King Edward´s Horse). Se radica definitivamente en Valparaíso. Finalmente, John Mc Pherson Cunningham, fallecería el 14 de enero de 1899 a la edad de 54 años, producto de un Edema Pulmonar, motivo por el cual, en 1889 se le abonaron 10 años de Servicios “por haber acreditado hallarse relativamente inválido a consecuencia de una enfermedad contraída durante la Campaña contra el Perú y Bolivia"2Está sepultado en el Cementerio de Disidentes de Valparaíso.

Por la misma razón, se le concedieron 2 medallas de oro por la Iª y 2ª Campaña en la Guerra del Pacífico y seis barras del mismo metal, en virtud de las leyes del 1º de septiembre de 1880 y 14 de enero de 1882.

  • Vida Profesional:

Como se menciona anteriormente, John Mc Pherson Cunningham, sirvió efectivamente, durante 31 años en la Marina de Chile, todos ellos en el área de ingeniería.

Según reza su Hoja de Vida, comienza su relación formal con la Armada de Chile en 1866, siendo contratado como Ingeniero 2º, para tripular el Vapor “Ciclón”, buque con el cual llega a Chile en noviembre de 1866, dándosele el nombre de “Abtao”. Cabe señalar que ambos buques, “Ciclón” y “Tornado”, fueron denominados como vapores pues se simulaban como naves “mercantes"para evitar su confiscación y luego, después de abandonar su astillero de origen, se les armaba y artillaba de manera furtiva en las Islas Feroe, mediante maniobras de alije desde buques mercantes contratados para llevar el apertrechamiento “bélico”.

En el “Tornado”, al mando del Capitán Edward Collier, se embarcaron su padre John Mc Pherson Munro, como “Third Mate"4  y su hermano William Mc Pherson Cunningham, como contador (Purser); no obstante, los españoles fueron alertados de este ardid y con la fragata “Gerona” capturaron a este buque y toda su tripulación (49 hombres en total) en el Puerto de Madeira, siendo conducidos como prisioneros al Puerto de Cádiz, bajo estrictas y muy severas condiciones de reclusión. Esto provocó reclamos de la Corona Británica, lo que llevó a la liberación de Collier y su tripulación en abril de 1867, con excepción de John Mc Pherson Munro, quien se mantuvo como prisionero de los españoles, siendo confinado por 4 meses en los Arsenales de Carrara. A principios de 1868, él aún permanecía en Puerto Real, cerca de Cádiz, en condición de “libertad bajo palabra”. Todo el caso de apresamiento del “Tornado”, dio pie a una gran disputa legal entre Inglaterra y España; pero en el caso específico de John Mc Pherson Munro, parece ser que los españoles, a raíz de documentación encontrada a bordo, lograron establecer una conexión entre el almirante Simpson y él, lo que comprobaba su ligazón con el gobierno chileno, ya que había sido contratado por el marino chileno para supervisar la construcción de las corbetas y también había contratado personal (ingenieros, herreros y carpinteros) con fondos provistos por nuestro gobierno. Pero esto sería motivo de una investigación más profunda.

Volviendo a nuestro personaje central, John Mc Pherson Cunningham, una vez en Chile y con su nombre castellanizado a “Juan” Mc Pherson, en noviembre de 1867 es transbordado al Vapor “Maipú”, recorriendo el norte y sur de Chile, incluyendo Magallanes. En 1868, es transbordado a la corbeta “Chacabuco”, con la cual hace un viaje al Callao junto con la corbeta “Esmeralda”, con el objeto de repatriar los restos del general Bernardo O´Higgins.

En 1869, aún en la “Chacabuco”, zarpa en viaje de instrucción a la Isla Juan Fernández y a Lota. El 8 de junio del mismo año se reintegra a la Escuadra al mando del contraalmirante Juan Williams Rebolledo y en octubre hace un viaje de exploración a Los Vilos.

En 1870, cumple comisión a la Guaitecas y en septiembre la “Chacabuco” es destinada como “estación” a Mejillones de Bolivia, regresando en diciembre. En 1871, el buque hace viajes de exploración al Archipiélago de Los Chonos y a la Laguna SanRafael5

En octubre de 1872 y hasta 1874, Juan Mc Pherson es transbordado y permanece como Ingeniero 2º de la goleta cañonera “Covadonga”, realizando una serie de viajes al norte y sur del país; así como también, permaneció como “estación” en Mejillones de Bolivia. En 1874, es ascendido a Ingeniero 1º.

En 1875 es transbordado a la corbeta cañonera “Magallanes”, que se encontraba de estación en el Estrecho de Magallanes. A contar de 1876, dicho buque participa en el levantamiento del Canal Fitz Roy, trabajos que fueron interrumpidos en 1877 a causa del denominado Motín de los Artilleros, donde la “Magallanes” al mando del capitán de fragata Juan José Latorre, concurre a sofocar el sangriento levantamiento que costó 52 vidas resultando herido, además, el gobernador de la colonia, el sargento mayor Diego Dublé Almeyda. Controlada esta sublevación, el buque continuó en el Estrecho de Magallanes, retomando sus trabajos hidrográficos.

En 1879 y a raíz del incumplimiento del Tratado de 1874 por parte de Bolivia, el buque es destinado al norte del país, arribando el 26 de marzo a la ya ocupada Antofagasta. En abril del mismo año, sería transbordado al blindado “Cochrane”, a la sazón comandado por el capitán de navío Enrique Simpson Baeza. Este oficial mantendría el mando del buque hasta el 06 de septiembre de 1879, siendo relevado por el capitán de fragata Juan José Latorre.

A bordo del “Cochrane” y como es natural, estableció una estrecha relación con otros ingleses de a bordo, como el condestable instructor de artillería John (Juan) Wakeham, el Ingeniero 3ro Charles (Carlos) Warner y el ya mencionado, carpintero 1º Edwin (Eduardo) John Penton. Este último incluso lo menciona un par de veces en su diario. De hecho, el 4 de septiembre de 1880, consigna un accidente a bordo, donde al soltarse una de las eslingas de una lancha a vapor, ésta cayó sobre la pata delantera de un viejo perro favorito de la tripulación y mascota, precisamente, del ingeniero Mc Pherson.

En el blindado haría toda la Guerra del Pacífico, participando en una serie de acciones navales donde por supuesto resalta la captura del Blindado de Ariete “Huáscar” en la Batalla Naval de Angamos, el 8 de octubre de 1879. Escoltó también desde Lota al Vapor “Glenelg”, nave que traía pertrechos de guerra desde Europa. El 02 de noviembre participa en el desembarco de Pisagua y el 22 de diciembre, apoya el desembarco en Curayaco. En 1880, Participa en el bloqueo de Arica y en 1881, el buque brinda apoyo de fuego naval para la Batalla de Miraflores. Ese año, el buque permanecería de “estación” en Callao hasta el mes de julio.

Hay una nota interesante el año 1880, que aparece en su Hoja de Servicios y que paso a transcribir: “El 30 de Julio, fue agraciado con una gratificación especial de 500 pesos por el celo e inteligencia que manifestó durante la campaña, en el ejercicio de sus funciones”, lo que habla sin duda de su profesionalismo y dedicación.

En 1882, el “Cochrane” tuvo la responsabilidad de llevar como prisionero a Chile al ex-presidente provisorio (Provisional) del Perú, Sr. Francisco García Calderón6.

Por las acciones bélicas nombradas y su participación en las denominadas “Campaña a Bolivia y Perú” y la “Campaña de Lima”, se le otorgaron sendas barras de oro, que ornaron las medallas que recibió y que se aprecian en la imagen.

El 1º de marzo de 1882 y sin perjuicio de su puesto en el Blindado “Cochrane”, fue designado como “Inspector de Máquinas a Flote” de la Escuadra.

Con fecha 07 de abril de 1884, es comisionado a Europa por el Supremo Gobierno para estudiar los progresos de la construcción y buen mantenimiento de las calderas y máquinas de los buques, regresando a Chile a fines de febrero de 1885.

El 17 de abril es transbordado a la sección de torpedos, a cargo de las lanchas y el 29 de ese mes, cesa sus responsabilidades como “Inspector de Máquinas a Flote” de la Escuadra.

El 24 de septiembre de 1892 fue nombrado, interinamente, como inspector general de máquinas y el 06 de Mayo de 1893, es ascendido a Ingeniero Mayor de 2ª Clase.

Con fecha 9 de octubre de 1894, es designado nuevamente como Inspector General de Máquinas, interino y como es muy común en nuestra querida institución, “sin perjuicio” de que continuara atendiendo el cargo que desempeñaba en el departamento de torpedos.

El 6 de diciembre de 1895 es nombrado Ingeniero Mayor de 1ª Clase de manera interina. En marzo de 1896, cesa sus funciones como “Inspector General de Máquinas”.

En 1897, específicamente el 20 de mayo de ese año, fue nombrado Ingeniero Mayor de 1ª Clase y con fecha 25 de septiembre, se le expidió la cédula de retiro absoluto. En el resumen de su hoja de servicios, sumados los 10 años de abono, figura un total de 41 años, 2 meses y 20 días.


Detalle de la hoja de su sable, actualmente en poder de la familia en Chile, donde aparece finamente labrado el nombre de Juan Mc Pherson

  • Corolario

Tal como se señalara en la introducción a este artículo, fueron muchos los marinos extranjeros que contribuyeron a dar forma, estructura e incluso mística, a lo que es hoy la Armada de Chile, como es el caso de Cochrane, Miller y O´Brien, por nombrar a los más notables. No obstante, hubo muchos más que desde sus cargos quizás más modestos y menos lucidos o evidentes para la pluma de los historiadores, cumplieron de manera extraordinaria sus propias funciones, dando en ocasiones la propia vida en ese empeño y cuando la situación así lo exigió, estuvieron a la altura de las circunstancias como el más patriota de los chilenos. El caso de John Mc Pherson Cunningham es una muestra de aquello; pues sin “caer directamente en combate”, las altas exigencias del servicio a bordo le pasaron finalmente la cuenta, falleciendo tempranamente.

 Para la elaboración de este artículo, resultó fundamental la infinidad de antecedentes y datos aportados Mary Rose Mc Pherson, por lo que se agradece la confianza y el ánimo infundidos para concretar este escrito, que pretende ser el punto de inicio para una investigación más amplia, que incluya también al padre de “éste” John Mc Pherson, objeto dar a conocer la historia poco conocida de la adquisición de la “Abtao” y de su gemela, la “Tornado”, que nunca llegó a Chile. También al Profesor Fernando Wilson, por sus precisiones históricas y al investigador histórico Mauricio Pelayo, por facilitar las fichas personales de los aludidos en el artículo y acopiadas, después de tantos años de investigación.

Bibliografía

  1. Armada de Chile, Formulario DGPA Nº 35, Hoja de Servicios del ex-Ingeniero Mayor de 1ª Clase Sr. Juan MC. Pherson, copia del 13 de diciembre de 1967.
  2. Contador Zelada, Andrés. (2017). El Diario de Edwin John Penton a bordo de la Fragata Blindada Cochrane (1878-1882), Chile, Imprenta de la Armada.
  3. Mc Pherson, Mary Rose. From Scotland to Chile: The story of two Mc Phersons. EN: Great Dhubh. The Annual of the Clan Mac Pherson Association. N° 67 (2015), pp. 79-82.
  4. Pelayo González, Mauricio. (2019). Ficha de Juan M. Mc Pherson Cunningham tomada del proyecto Las Nominales de la Marina de Chile en la Guerra del Pacífico.


Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar.-

Comentarios

Artículos Relacionados

Guerra del Pacífico: valorización de los objetivos políticos
TEMA DE PORTADA

Guerra del Pacífico: valorización de los objetivos políticos

“La victoria está reservada para aquellos que están dispuestos a pagar su precio” Sun Tsu En febrero de 2023 se cu...

Perú y la Guerra del Pacífico
TEMA DE PORTADA

Perú y la Guerra del Pacífico

Cuando las noticias de la ocupación de Antofagasta por tropas chilenas llegaron a Lima, el presidente peruano Mariano Pr...

Medicina militar chilena durante la Guerra del Pacífico: Enfermedades y epidemias
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

Medicina militar chilena durante la Guerra del Pacífico: Enfermedades y epidemias

Cuando el investigador interesado en la Guerra del Pacífico analiza en detalle las bajas que el conflicto causó al Ejérc...

Mahan y Corbett en la Guerra del Pacífico
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

Mahan y Corbett en la Guerra del Pacífico

En la edición número 976 de la Revista de Marina se presentó un interesante artículo llamado “Mahan vs. Corbett en el te...

El tratado secreto de 1873 y los blindados chilenos
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

El tratado secreto de 1873 y los blindados chilenos

Debido a la construcción de los blindados, Perú trató de adelantarse a su entrega con la firma del tratado secreto con Bolivia, para convertirse en la gran potencia del Pacífico, pero el devenir de la historia dijo otra cosa. La fuerza naval que se había preparado para enfrentar a Argentina fue la que definió la situación en favor de Chile en la Guerra del Pacífico.