Revista de Marina
Última edición
Última edición

En la senda de una formación naval integral

  • ALESSANDRA PERAZZO DONNES Y JAIME RODRIGO RAMÍREZ

Por ALESSANDRA PERAZZO DONNES Y JAIME RODRIGO RAMÍREZ

  • Fecha de recepción: 25/04/2023
  • Fecha de publicación: 30/06/2023. Visto 287 veces.
  • Resumen:

    La Dirección de Educación de la Armada, en sus 70 años de existencia, renueva su compromiso de liderar la formación integral de nuestro personal a través de la enseñanza y el aprendizaje de conocimientos, capacidades, actitudes y valores institucionales, y así, responder apropiadamente a las necesidades de la Armada en el complejo escenario del siglo XXI.

  • Palabras clave: Formación integral, modelo educativo.
  • Abstract:

    The Chilean Navy´s Directorate of Education, in its 70th anniversary, renews its commitment to lead the integral training of our personnel, through the tuition of knowledge, skills, and core values, adequately satisfying the needs of the Navy in the complicated scenario of the twenty-first century.

  • Keywords: Integral training, educational model.

Este 24 de marzo la Dirección de Educación cumplió 70 años liderando los distintos procesos educacionales que ejecutan las escuelas, academias y centros de instrucción de la Armada, los cuales forman, en promedio y anualmente, a más de 3.000 alumnos presencialmente, a los que se suman más de 14.000 matriculados en cursos a distancia. Para la concreción de esta fundamental misión ‒sobre la cual descansa el futuro de la Institución‒, la Dirección de Educación cuenta con un acotado equipo humano altamente comprometido y preparado para responder adecuadamente a las necesidades operativas actuales y futuras de la Armada, gestionando para el desarrollo de una formación acorde con la constante renovación del conocimiento y el vertiginoso cambio de la técnica y la tecnología, pero manteniendo la formación humanista y valórica que configura el ethos naval, sello indeleble que, además de permitir a nuestros egresados enfrentar y resolver con éxito diversas situaciones, identifica desde sus orígenes a nuestros hombres y mujeres alrededor del mundo, constituyéndose en un patrimonio intangible que la Armada preservará y custodiará por siempre.

Los albores de la Dirección de Educación

Desde sus inicios, la Armada de Chile ha mostrado preocupación por entregar una educación y preparación a su personal según las múltiples responsabilidades y actividades que tendrán en su carrera profesional en la institución. De esta manera, la historia nos narra ese 4 de agosto de 1818 cuando se crea la Escuela de Jóvenes Guardiamarinas, conocida hoy como Escuela Naval “Arturo Prat”. Sin embargo, para un país de condición geográfica esencialmente marítima, la instauración de la Escuela de Jóvenes Guardiamarinas no fue suficiente. En efecto, la forma usual de la época para conformar las dotaciones de los buques, caracterizada por el embarco de civiles en los distintos puertos para ingresar a las filas de la Marina, constituía una gran preocupación para la institución, puesto que no tenían mayor preparación castrense ni doctrina común. Por tal motivo, el 3 de julio de 1868 se crea la Escuela de Tripulaciones de la Marina de Guerra, hoy Escuela de Grumetes Alejandro Navarrete Cisterna.

De este modo, desde los albores de la nación, la Armada de Chile comienza su incansable misión de preparar a los jóvenes que más tarde serían figuras destacadas en las páginas de nuestra historia nacional. La creación de las dos escuelas matrices de la institución fue la base para formar otros planteles de formación profesional; por ejemplo, en el año 1874 nace la Oficina Hidrográfica de la Marina Nacional, la que dio inicio al estudio de las ciencias vinculadas a la navegación, hidrografía y oceanografía.

Posteriormente, ante el mayor crecimiento y profesionalización de la Armada, fue necesario establecer nuevas entidades para organizar y entregar las directrices institucionales relacionadas con la administración y gestión de las dotaciones. Así, por ley de la República del 10 de agosto de 1898, se instaura la Dirección General del Personal, la que fue conformada por tres secciones; una de estas fue la de Instrucción, de la cual dependían técnicamente todos los establecimientos educacionales de la Armada, con excepción de la Escuela Naval.

El derrotero continuó, entonces, con la fundación de la Academia de Guerra Naval el 09 de octubre de 1911, aun cuando sus orígenes se remontan a fines del siglo XIX, en que los entonces vicealmirantes don Patricio Lynch Solo de Zaldívar y vicealmirante Luis Anacleto Castillo Goñi sugirieron formalizar el estudio sistemático de materias propias del estado mayor para los oficiales de Marina. Cabe destacar que en la época de la fundación de la Academia de Guerra Naval solo existían en el mundo tres institutos similares: Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, creados en 1884, 1901 y 1910, respectivamente. Por tanto, la Academia de Guerra Naval de Chile fue la primera en Iberoamérica. Años después se crea la Escuela de Submarinos el 4 de julio de 1920, aunque sus orígenes son de 1913.

Pese a que, por Decreto Supremo, firmado el año 1930 por el entonces presidente de la República don Carlos Ibáñez del Campo, se fusionó la Aviación Naval con la Aviación Militar, la Escuela de Aviación Naval fue el último de los planteles educacionales de la Armada en ser implementada, el 17 de abril de 1979, aun cuando funcionaba como Centro de Instrucción de la Aviación Naval para oficiales y Gente de Mar desde 1966.

El 24 de marzo de 1953 se dispone que la sección de instrucción de la Dirección General del Personal de la Armada se transforme en un organismo técnico, dependiente de dicha dirección, denominado Dirección de Instrucción de Escuelas, del que dependían técnicamente todos los establecimientos educacionales de la Armada.

En 1965 pasó a llamarse Dirección de Instrucción de la Armada, refundiéndose sus instalaciones de la V y VIII Región. Por esta iniciativa, se trasladaron escuelas al sector oriental en Viña del Mar y se concentró en la Escuela de Grumetes gran parte de la formación básica del personal de Gente de Mar de la Marina.

A contar del año 1990, la Dirección de Instrucción pasa a denominarse Dirección de Educación de la Armada, ocupando diferentes dependencias en el sector de la Base Naval Oriental en Las Salinas. Actualmente, es parte del complejo de direcciones de la Armada y desde este lugar expande su compromiso y trabajo técnico en procura de otorgar una educación de calidad a nuestro personal en el complejo escenario del siglo XXI.

Para comprender mejor nuestra labor y pasión: ¿Quiénes somos? ¿Qué nos apasiona?

Somos un grupo cohesionado de 88 personas de distintos escalafones y especialidades que día a día dispone conocimientos y experiencias para que nuestra dirección técnica lidere, desde lo técnico-pedagógico, el sistema de educación naval. Este sistema, conformado por escuelas, academias, centros de instrucción, Centro Educación a Distancia (CED), Centro de Idiomas (CID) y centros de capacitación de la Armada, es el que promueve, desde la etapa de formación matriz hasta la de post-especialización, el pleno desarrollo profesional, militar, cultural, moral, intelectual y físico del personal.

Nuestro esfuerzo diario se centra en lograr una permanente mejora continua organizacional que tienda hacia la búsqueda de los mejores procesos de educación para dotar al personal de la Armada de las competencias requeridas por la institución, en términos de nuevos conocimientos, desarrollo de capacidades y la forja de actitudes y aspectos valóricos que reditan positivamente en el plano profesional y personal de cada uno de nuestros estudiantes y, por ende, en el futuro de la Armada.

¿Para qué lo hacemos?

El propósito fundamental es brindar a la Armada y al país oficiales y Gente de Mar con sólidos conocimientos técnico-profesionales, con un marcado liderazgo y una fuerte formación humanista que los prepare para ejercer como marinos profesionales y líderes competentes, creíbles e integrados a la sociedad nacional, capaces de enfrentar los desafíos que imponen los cambios y avances tecnológicos del entorno y de la institución, sin abandonar el derrotero valórico de la Armada, evitando con ello que un proceso innovador desdibuje su identidad. Esta premisa constituye el sentido de nuestro quehacer y el foco de nuestra motivación.

¿Cuáles son nuestros principales desafíos educacionales?

En el marco del siglo XXI, la Dirección de Educación centra su desarrollo estratégico para cumplir y alcanzar metas y objetivos asociados a los desafíos educacionales  fijados para los próximos veinte años. Estos desafíos son los siguientes:

O    Desarrollar una estructura educacional que no solo forme lo conceptual y práctico, sino, además, lo actitudinal y la comprensión holística de la realidad.

O    Desarrollar en el estudiante las habilidades para operar y mantener sistemas de alta complejidad tecnológica y, a su vez, interactuar y accionar en condiciones inciertas y en diversos escenarios, bajo el sustento valórico institucional.

O    Tomar decisiones en escenarios diversos y en el marco de un mundo cambiante, resolviendo con acierto problemas de alta complejidad.

O    Liderar profesional y éticamente las dotaciones institucionales.

O    Manejar y transmitir información compleja y ser parte activa de la gestión del conocimiento.

O    Desarrollar un pensamiento crítico, reflexivo y holístico que permita al personal la capacidad de interactuar y ser parte de un equipo multidisciplinario.

O    Conservar a ultranza los valores que fundamentan el ethos y el sentido común de la institución, frente a los cambios que puede enfrentar la sociedad.

Los desafíos indicados nos imponen la necesidad de generar iniciativas educacionales para su logro. Fue así que, a contar del año 2017 – 2018, se dio inicio a la modificación del modelo educativo de la Armada, concibiendo un enfoque orientado a competencias en reemplazo del modelo educativo de línea conductista y, de esta forma, alinear de mejor forma la educación a los desafíos definidos.

El modelo de educación naval bajo enfoque orientado a competencias (MEDOC)

El cambio del modelo se centra en: 1) la responsabilidad formativa de la Dirección de Educación ante la Armada para formar al personal que, desde sus áreas de acción y desempeño, materializan la misión que la Constitución de la República le asigna a la institución, 2) las demandas por desarrollar competencias que la tecnología y una realidad compleja impulsan a los sistemas educativos, 3) el agotamiento de un modelo centrado en los conocimientos y en la enseñanza, 4) la comprensión de la educación desde una perspectiva sistémica y 5) el tránsito desde una administración educativa con orientación a la calidad.

De esta manera, la Institución, a través de la Dirección de la Armada, está embarcada actualmente en un gran proceso de adaptación al nuevo modelo, el que considera ampliar la cobertura intelectual, actitudinal y valórica en la formación del personal; modernizar la gestión académica; mejorar los procesos de aseguramiento de la calidad, de eficiencia y pertinencia de la educación naval, y el desarrollo de un proceso permanente de capacitación de profesores civiles y militares.

La implementación de este modelo se llevará a efecto entre los años 2024 y 2025, abarcando a todas las escuelas, academias y centros de instrucción. Por lo anterior, hoy, estamos abocados en la actualización de los perfiles de egreso y elaboración de los instrumentos curriculares que requiere el cambio al nuevo enfoque. Cabe destacar que este modelo fue diseñado a la medida de las necesidades institucionales y a su cultura, rescatando lo más valioso de nuestro proceso histórico de formación naval, sumando en ello el proceso curricular inherente al nuevo enfoque orientado a competencias. Por tanto, en esencia, es un modelo de educación que responde a nuestra realidad y requerimientos institucionales.

Bajo este nuevo enfoque, esperamos que nuestros alumnos no solo desarrollen conocimientos, sino que también adquieran y fortalezcan sus habilidades, destrezas y los valores institucionales a través de aprendizajes profundos, contextualizados y con sentido. La orientación del modelo, por tanto, promueve el autoaprendizaje, el trabajo en equipo, la resolución de problemas y el desarrollo de una visión crítica y ética como pilares del proceso educativo y, particularmente, el logro de habilidades intelectuales y actitudes con el fundamento valórico institucional, en estrecha relación con su entorno y contexto de su futuro desempeño profesional. Esto logrará que los estudiantes alcancen su pleno potencial, frente a lo que la institución les demande en su futura labor personal y profesional.

En adición a la implementación del modelo y en conformidad a la evaluación de las características de la sociedad del mundo de hoy y la que se prevé para el futuro, la Dirección de Educación pone un acento especial en el fortalecimiento de la formación valórica de sus educandos. Así, a contar del año 2018, mediante la implementación de un currículum común de antropología, filosofía, moral y ética profesional, se pone en ejecución el plan de formación valórica institucional, cuyo eje principal está referido al fomento de la formación humanista, ethos - estilo naval y al liderazgo basado en valores.

La formación humanista, el ethos naval y el liderazgo

Nuestra formación es integral y por ello su sello característico va más allá de la actualización tecnológica. Nuestros hombres y mujeres son formados bajo el alero del Código de Honor, las virtudes, los valores fundamentales y los principios que conforman la identidad institucional o el ethos naval, preparándolos para enfrentar con entusiasmo los desafíos de la profesión naval mediante soluciones creativas e innovadoras. En este contexto, se ha considerado fundamental conjugar la formación técnico profesional con el fortalecimiento de la formación humanista, la que adquiere un rol protagónico dentro de los primeros años del proceso educacional, ya que es en esta etapa en la que se requiere forjar los principios y valores esenciales para un óptimo desempeño posterior en el mando, gestión y liderazgo institucional.

Como se ha precisado, la preservación del ethos naval constituye uno de los grandes desafíos para el sistema de educación naval. A contar del año 2022, se integran y sistematizan las diversas iniciativas ideadas antes de esa fecha, creando el Plan de Formación en Humanidades “Humanitas”, el cual se configura por los programas Valores, Historia Naval y de Chile y Lenguaje. Con todo, las iniciativas se diseñan para un trabajo interrelacionado. Los programas son los siguientes:

O    Proyecto Scriptio: Metodología de resolución de problemas de escritura implementada en la Escuela de Grumetes para desarrollar habilidades en esta área.

O    Sitio web Barlovento: Sitio web destinado al fortalecimiento de la escritura y acceso a una amplia gama de libros en formato digital, además de entregar información histórica, filosófica, de expresión oral y escrita, entre otros contenidos.

O    Taller Hábito de Lectura: para fortalecer hábitos de lectura en las escuelas de formación matriz.

O    Diplomado en Humanidades “Humanitas”, de la Universidad de San Sebastián, Red Cultural, en conjunto con el Centro de Educación a Distancia (CED): dirigido a oficiales, Gente de Mar, profesores y empleados civiles, con el fin de fortalecer la expresión oral y escrita, virtudes, valores, historia de Occidente y el pensamiento crítico, lo que permite a los alumnos ampliar el acervo cultural y potenciar una visión integradora de los distintos acontecimientos que deberán enfrentar a lo largo de sus vidas y carreras.

O    Ethos Naval: Es una aplicación web que permite al personal más joven acceder desde sus teléfonos celulares a información histórica, valórica y de contingencia institucional.

O    Concursos Conmemoración 70 años (2023): Concurso Literario, Concurso de Historia y Concurso de arte fotográfico a desarrollar por las escuelas matrices, Academia de Guerra y Academia Politécnica, respectivamente.

O    Seminario “Ethos naval, liderazgo y testimonios de vida” (2023): desarrollado por Dirección de Educación, Universidad San Sebastián, Red Cultural, y la Academia de Guerra Naval.

O    Seminario de Historia “Grandes Marinos” (2023): desarrollado por la Dirección de Educación, Red Cultural y la Academia de Guerra Naval.

Reflexiones

O    La Dirección de Educación, en sus 70 años de vida y consciente de su misión de liderar el proceso de educativo que ejecutan las escuelas y academias bajo su mando, renueva su compromiso institucional, asumiendo con pasión y entrega de sus integrantes, los nuevos desafíos para brindar la mejor calidad formativa posible, articulando con equilibrio las necesidades de cambio motivadas por las nuevas técnicas y los adelantos tecnológicos, con aquello que no cambia, constituido por los principios y valores, entre otros aspectos, que sustentan la custodia de la identidad institucional.

O    La organización educativa, liderada por la Dirección de Educación, ha puesto un énfasis en fortalecer todos los ámbitos de la educación para responder de mejor forma a los desafíos que impulsa el escenario actual y futuro. Para ello, se nutre de un cambio de enfoque orientado al desarrollo de competencias y en forma adicional, a la implementación de un plan de formación humanista, cuyo foco es el fortalecimiento del lenguaje, la historia y los valores inmanentes de la Armada de Chile.

O    El futuro de la institución depende de la formación de sus hombres y mujeres en el presente. Los cambios que actualmente impulsa la Dirección de Educación serán visiblemente nítidos luego del transcurso de a lo menos diez años más. La voluntad, convicción y perseverancia por la ejecución de los procesos e iniciativas educacionales que hoy se ejecutan, particularmente en las humanidades, son determinantes para arribar a buen puerto y explotar el éxito que, en definitiva, no es otra cosa que la adquisición en nuestros alumnos de los saberes esenciales para ser un profesional del mar competente, idóneo en lo técnico, con compromiso ético y forjado en el ethos naval para cumplir con su misión de vida en contribución a un mejor devenir de nuestra Armada de Chile.

Bibliografía

  1. Dirección de Educación de la Armada (2018). Plan de formación valórica institucional 2018-2022.
  2. Dirección de Educación de la Armada (2021). Proyecto Educativo Institucional.
  3. Dirección de Educación de la Armada (2022). Plan de Formación de Humanidades, “Humanitas”.

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar.-

Comentarios