Revista de Marina
Última edición
Última edición

English Version Available

244 RUSIA Y LA UNIÓN EUROPEA, ¿COOPERACIÓN O CONFLICTO? Juan Pablo Ternicien Novoa* L a Unión Europea (UE) está integrada por 28 miembros, que corresponden a prácticamente la totalidad de Europa Occidental, con la excepción de Noruega, Suiza y los ocho Estados que han solicitado su incorporación: Albania, Turquía, Islandia y todos los países de la antigua Yugoslavia, excepto Eslovenia y Croacia que ya son miembros. Cinco de estos ya se les ha asegurado el Estatus de Candidato Oficial (Turquía, Serbia, Macedonia, Islandia y Montenegro). 1 Del resto de Europa, no son ni han solicitado ser parte de la Unión, Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Habitan en los territorios de la Unión 505 millones de personas, con más de 20 idiomas oficiales. 2 Por su parte, la Federación Rusa (FR) es el Estado más extenso del planeta y lo integran 46 provincias, 21 repúblicas, 4 distritos autónomos, 9 territorios, 2 ciudades federales (Moscú y San Petersburgo) y una curiosidad histórica, la Provincia Autónoma Judía, conocida como Yevrey o Birobidzhan, creada en 1934 por Joseph Stalin como parte de sus políticas étnicas y donde actualmente los judíos son una minoría. 3 A esto debe sumarse la República de Crimea y la ciudad federal de Sebastopol, incorporadas por Rusia a la Federación sin el reconocimiento internacional. Pese a su enorme tamaño, amplia división administrativa y aparente complejidad, la federación se encuentra fuertemente conectada * Capitán de Navío. Oficial de Estado Mayor. Magíster en Relaciones Internacionales Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. 1. Página Web Oficial de la Unión Europea http://europa.eu/about-eu/countries/index_es.htm 2. Estadísticas oficiales de la Unión Europea http://europa.eu/publications/statistics/index_es.htm 3. Enciclopedia Británica. http://global.britannica.com/EBchecked/topic/653112/Yevrey Las relaciones entre la Unión Europea y la Federación Rusa generan áreas de conflicto de distinto origen, cuya solución se ve obstaculizada por las diferencias valóricas de ambos bloques, que generan la interrogante de si Rusia es o no una nación europea. 245 por lazos étnicos (77% de rusos) y lingüísticos, donde el ruso es la lengua común en todo el territorio. 4 Las relaciones entre la UE, con su diversidad de naciones, y la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas han tenido un vuelco dramático desde la caída del bloque comunista y el retorno de Rusia, ahora como Federación. Sin embargo, la historia entre ambos bloques es mucho más antigua y compleja que estas últimas décadas, donde el actual conflicto por Ucrania es sólo una carta más en el juego que por largos años se lleva en esa parte del planeta. Los encuentros y desencuentros entre Rusia y Europa, ya como bloque o con sus potencias, han moldeado la cooperación y conflicto entre oriente y occidente y han tenido una importancia radical en la misma conformación de Europa como actor de primer orden mundial. En estas líneas nos ocuparemos de las relaciones UE-FR bajo una perspectiva que deriva de los cambios iniciados al comienzo de la década del 90 y más allá de la situación en desarrollo en Ucrania, buscando comprender el porqué de las decisiones de sus líderes y cuál debería ser el rumbo que sigan estas relaciones, teniendo a la vista el profundo impacto que todavía genera el enfrentamiento Este-Oeste, donde un eje central para comprender la constante fricción es la interrogante de si Rusia es o no un país europeo. El nuevo orden ruso-europeo Con la caída del Muro de Berlín sobrevino una ola de optimismo en cuanto al futuro de las relaciones Oriente-Occidente. Sin embargo, mientras que la perspectiva de la eventual adhesión de Rusia a la UE parecía viable por el desbordante entusiasmo integracionista que siguió al término de la Guerra Fría, al poco andar esa posibilidad quedó fuera de la agenda a ambos lados, a pesar de los discursos oficiales que siguen predicando por una mayor y más estrecha cooperación. Es así que en el año 1994 se firma entre la FR y la UE, un documento de cooperación llamado “Partnership and Cooperation Agreement (PCA)” destinado a guiar las relaciones entre estas dos potencias. 5 El acuerdo entró en vigor el 1 de diciembre de 1997 y se mantiene en vigencia. Mediante este mecanismo se establecieron los lineamientos para los contactos bilaterales en variadas áreas; sin embargo, la dinámica de los cambios desde su creación, ha requerido que este acuerdo sea revisado y actualizado, lo que no es de extrañar, dado el gigantesco impacto que representa el transformar a una sociedad del tamaño de la rusa, desde la autarquía socialista, hacia la moderna globalización. Después de rechazar algunas iniciativas de asociación que ponían a la Federación en la misma condición que otras ex repúblicas soviéticas, durante la Cumbre UE-FR del 2003 en San Petersburgo, se alcanza un mecanismo de integración amplia, sin llegar a la adhesión formal. Este acuerdo permitía a Rusia disfrutar los beneficios del proceso de integración europea, sin participar en sus instituciones políticas. En concreto, el acuerdo permitió manejar por separados lo que se llamó los “cuatro espacios comunes”, flexibilizando los avances en las diferentes áreas de integración. Estos cuatro “Espacios Comunes” son: 6 n El espacio común económico Tiene como objetivo de largo plazo el crear un mercado abierto e integrado entre la UE y Rusia, eliminando barreras y promoviendo la competitividad. La EU aboga por principios de no discriminación, transparencia y buen gobierno, lo que choca con las prácticas menos abiertas de la contraparte oriental, que no ha podido todavía eliminar los resabios de décadas de economía centralizada y creciente corrupción. Con un intercambio que no deja de crecer, Rusia es el tercer socio comercial de la UE, después de EE. UU. y China y, por otra parte, la UE es por lejos el primer socio para Rusia. En esta relación, un aspecto crítico es el sector energético, donde Rusia es el principal proveedor para la UE, totalizando más del 23% del consumo de gas natural y 30% del petróleo crudo, siendo Alemania el principal consumidor. 7 ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Rusia y la Unión Europea, ¿cooperación o conflicto? 4. The World Fact Book. Página Web de la CIA, gobierno de Estados Unidos. https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/rs.html 5. Página Web Relaciones Exteriores y legislación de la Unión Europea. http://europa.eu/legislation_summaries/external_relations/relations_with_third_ countries/eastern_europe_and_central_asia/r17002_en.htm 1 mayo 2014, 09:32 6. Ibídem. 7. Banco Mundial. http://data.worldbank.org/country/russian-federation REVISMAR 3 /2014 246 n Libertad, seguridad y justicia Tiene por propósito abordar los asuntos internos, el estado de derecho, justicia y los derechos humanos. Es acá donde se presentan las mayores fricciones, considerando la ancestral desconfianza entre ambos bloques, originada en diferencias culturales y de visión de la realidad que tienen raíces tan profundas como la misma historia de Europa y que incluye la interrogante central de si Rusia es o no un país europeo. Los actores de este drama no han podido generar las condiciones para una aproximación abierta en todos los frentes y que incluya al ciudadano común. La UE ha planteado su preocupación por condiciones poco transparentes o abiertamente contrarias al espíritu de la Unión, con un contenido valórico que imposibilita una mayor integración por el alto significado que estos valores tienen para el ciudadano europeo, entre ellos, el respeto a los derechos humanos; libertad de expresión, reunión y prensa; legislación sobre ONG; independencia del poder judicial; racismo y xenofobia, y la necesidad de perfeccionar los mecanismos democráticos, entre otras situaciones cuestionables. 8 n Seguridad externa Con el objetivo de aumentar la cooperación en política exterior y cuestiones de seguridad, este Espacio tiene la determinante importancia para el planeta que reúne a tres de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Pese a sus grandes divergencias en cuanto a su visión del mundo, existe un elemento en común que sirve de lubricante en la relación: Ambos bloques buscan un orden internacional basado en el multilateralismo, apoyando el papel central de la ONU a nivel global, y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y el Consejo de Europa, a nivel regional. Sin embargo, pese al compromiso por fortalecer la cooperación en seguridad y gestión de crisis para enfrentar los desafíos comunes que representan el terrorismo, la proliferación de las armas de destrucción masiva (ADM), el crimen transnacional, entre otras amenazas emergentes, los resultados prácticos están lejos de ser espectaculares. Más allá de las declaradas coincidencias en este espacio, no son pocos los desencuentros que han generado importantes roces. En este sentido, deben tenerse presente los efectos geopolíticos de un avance europeo hacia el este o las áreas de influencia de la antigua URSS, lo que ralentiza cualquier iniciativa hacia una mayor cooperación. n Investigación, educación y cultura Este espacio busca promover la cooperación científica, educativa y cultural y no genera situaciones de conflicto entre las partes que merezca ser incluido en este escrito. Es interesante notar como el pragmatismo se impone en esta relación, la que continúa avanzando pese a los múltiples incidentes entre las partes. Es así que en junio del año 2010 se firma el P4M o “EU-Russia Partnership for Modernization”, acuerdo que busca empujar el alicaído y algo atrofiado acuerdo de San Petersburgo de los cuatro espacios comunes. En el informe de avance del P4M, de enero de este año, nada hay sobre eventuales fricciones políticas, pero el reporte hace centro, como siempre, en las cuestiones energéticas y la corrupción que entraba el intercambio y el emprendimiento. 9 Conflictos persistentes Previo a su elección como Presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin dijo al diario Moskovskiye Novosti, el 27 de febrero de 2012: “Rusia es una parte inalienable y orgánica de la Gran Europa y de la civilización europea. Nuestros ciudadanos se consideran a sí mismos como europeos… Propongo que trabajamos hacia la creación de una comunidad armoniosa de economías desde Lisboa hasta Vladivostok, que evolucionará en una zona de libre comercio y formas más avanzadas de integración económica.” 10 8. Según el Índice Democrático de The Economist, en su informe para el año 2012, Rusia ocupa el lugar 122, en una lista de 165 Estados independientes y está considerado en el grupo de los regímenes autoritarios. A modo de referencia, en este informe Chile es el número 36, clasificado como Democracia con Defectos. Democracy index 2012Democracy at a standstill A report from The Economist Intelligence Unit. http://www.eiu.com/Handlers/WhitepaperHandler.ashx?fi=Democracy-Index-2012.pdf&mode=wp&campaignid=DemocracyIndex12 9. Informe de Avance del P4M, del 28 de enero 2014. http://eeas.europa.eu/russia/docs/eu_russia_progress_report_2014_en.pdf 10. Putin, V. Russia and the changing world, http://premier.gov.ru/eng/ 12/5/2012 21:30 hrs 247 Estas palabras son el reflejo de una voluntad discursiva de incrementar la relación entre dos regiones que se sienten o debieran sentirse ligadas por lazos más allá de lo económico. Sin embargo, la fricción ha mantenido un ritmo de aceleración y freno que dificulta la integración. La crisis del gas del año 2009 es un capítulo tan importante en la historia moderna de estas relaciones, que de alguna manera hipotecó la libertad europea para imponer condiciones a Rusia. Las principales zonas de conflicto que persisten entre la UE y Rusia tienen mucho de heredadas de la Guerra Fría. La altamente desarrollada UE debe relacionarse con una atrasada Rusia que viene “recientemente” saliendo de las ataduras impuestas por un régimen estrictamente marxista y centralizado que, sin embargo, la tenía en la cima del poder mundial, disputando la hegemonía con EE. UU. Sin embargo, la fricción no necesariamente nace en convulsiones sociales y luchas armadas en sus fronteras, sino que tiene raíces más profundas y variadas. Rusia se resiste a ser considerada una potencia de segundo orden. Quiere ser un Socio Estratégico, tratado de igual a igual, y su tamaño se lo permite. Es en este contexto que la pérdida de influencia sobre las antiguas repúblicas soviéticas y de Europa del Este, que se han adherido a la UE o están en vías de hacerlo, genera desencuentro en ambos bloques. Entre las áreas de roce que produce mayor tención están las siguientes: n Confianza mutua “Mi impresión es que las élites occidentales simplemente odian a Rusia… Podemos olvidarnos ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Rusia y la Unión Europea, ¿cooperación o conflicto? nPaíses de la Unión Europea. REVISMAR 3 /2014 248 acerca de la integración”, aparece en el libro de Pavel Baev como la frase de un habitante cualquiera de la actual Rusia. 11 Este juicio, aparentemente compartido por el ciudadano común, aterriza las ideas integracionistas. La desconexión entre el discurso de la “Asociación cada vez más estrecha” y la realidad de distanciamiento tiene sus raíces, según Baev, en la guerra de Kosovo, donde la postura rusa rompió el impulso de acercamiento. Cada una de las crisis siguientes, a menudo superpuestas, alimentó una hostilidad creciente hacia la expansión europea, que se hizo y se continúa haciendo a expensas de la antigua zona de hegemonía soviética. Entre 2005 y 2008, los lazos económicos entre Rusia y la UE crecieron espectacularmente; sin embargo, la confianza declinó con igual impulso. Con la llegada de una recesión aún en evolución, el comercio y la inversión se han contraído dramáticamente y la confianza ha tomado un camino de mayor caída. Una mirada con el vaso medio lleno podría decirnos que se ha llegado a un punto en que sólo hay posibilidad de mejorar y una subida, aunque vacilante e indecisa, hacia mayor cooperación, proporciona terreno para percepciones más positivas. n Derechos humanos Una muy importante área de conflicto es el reconocimiento a avances insuficientes en material de derechos humanos y transparencia en el gobierno ruso, factor de tensión que dice relación con los estándares de democracia y libertadas civiles que son aceptables a la UE y que no observa la Federación. En efecto, para mejorar la relación, la UE insiste en la necesidad de mejorar estos temas, como condición que impone el elector y la opinión pública europea, condiciones que no entran en la lógica rusa. n Seguridad energética El uso del sector energético como arma política es algo que genera temor y desconfianza al interior de la Unión, sobretodo porque el Kremlin ha demostrado que está dispuesto a usarla. Si bien la dependencia es mutua, uno de la energía y el otro de las divisas, es Rusia la que controla la llave de paso del gas y el petróleo que alimenta casi un tercio de las necesidades europeas, lo que le otorga un considerable poder en la mesa de negociaciones, dramáticamente demostrado en la crisis con Ucrania del año 2009. n Conflictos en la periferia Un punto de roce persistente es la postura discordante de Rusia respecto de los conflictos que afectan a la periferia europea. Entre éstos, marcó un punto de inflexión la situación de Kósovo, dado que la Federación no abandona su ancestral apoyo a Serbia. Asimismo, la postura rusa frente a los conflictos internos de Libia, Siria y otros de la región arábiga han estado siempre en disonancia con la Unión. Al interior de la UE es motivo de fuertes cuestionamientos la intervención del Kremlin en una cantidad importante de conflictos internos, ya sea en las repúblicas miembros de la federación o en las que formaron parte de la URSS, ahora estados independientes, donde ha impuesto su voluntad con métodos cuestionables de intervención y con una intensidad variable en la agresividad y violencia. Los principales conflictos son: Las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia fueron reconocidas como independientes por Rusia, en contra de las posturas de la UE, EE. UU. y otros organismos internacionales. Rusia mantiene una virtual ocupación, en contra de los términos del alto al fuego negociado por la UE el año 2008. En 1992 se produce el levantamiento de la región moldava de Transnietra que pretende su incorporación a la FR, en lo que son apoyados por Moscú. En el año 2006 la región votó por la separación de Moldavia y su unión a la FR, acto que no fue reconocido por la UE. La situación se mantiene no resuelta hasta ahora. La región de Chechenia declaró su independencia en el año 1991, generando un conflicto armado que se mantiene hasta estos días, aun cuando la violencia ha disminuido significativamente. Es importante tener en cuenta que la Corte Europea de Derechos Humanos encontró a Rusia responsable por 31 distintos tipos de violaciones de esta naturaleza, que incluyeron tortura, desaparición forzosa y ejecuciones extrajudiciales. 11. Baev, Pavel. Reformatting the EU–Russia Pseudo-Partnership: What a Difference a Crisis Makes https://www.researchgate.net/signup.SignUpRequestVerificationSent.html?email=jternicien%40armada.cl&dbw=true 249 El más importante de todos estos conflictos es el actualmente en desarrollo en Ucrania, no solo por el tamaño de esta república, sino por sus consecuencias geopolíticas. En efecto, los resultados inciertos de esta crisis pueden escalar más allá del control de sus actores. Sea cual sea la intensidad del conflicto, afectará al sector energético, económico y estratégico en una medida aún incierta. La intensidad del compromiso ruso en conflictos que pudieron ser internos o entregados a la Unión, dice relación con su identidad de gran potencia. Con una economía aún emergente y problemas de seguridad dentro de sus fronteras, el estatus de potencia principal descansa en tres pilares principales: su asiento permanente en el Consejo de Seguridad, su arsenal nuclear y su posición de Estado Dominante en su región, esto es, los límites de la antigua Unión Soviética. 12 Este último pilar es el que Rusia siente amenazado, considerando que ya ha perdido importantes posiciones a manos de la UE e incluso de la OTAN, por lo que los objetivos del Gobierno de Putin en la crisis de Ucrania deberían ser previsibles: El mantenimiento de la seguridad regional, como requisito para asegurar sus propias fronteras, y la preservación de su estatus de Potencia Principal. De acá se desprende que Rusia buscará una salida negociada a la crisis, evitando su escalada. 13 n Corrupción Finalmente, merece mencionarse como motivo de conflicto entre la UE y la FR los elevados niveles de corrupción en el aparato estatal ruso, los que son de tal magnitud que constituyen un serio obstáculo para profundizar la relación. De acuerdo al informe de “Transparencia Internacional” para el 2013, la percepción del ciudadano ruso en cuanto a sus principales instituciones estatales supera el 80% de quienes las consideran corruptas o muy corruptas. 14 El futuro de las relaciones Pese a las voces de algunos entusiastas que no ven completa a la Unión sin Rusia, su incorporación como miembro pleno es muy improbable, al menos en el mediano plazo. Las razones de esta afirmación son variadas y van de lo social a lo político y lo económico, pasando por fuertes razones de idiosincrasia y culturales. Esto sin considerar la muy antigua discusión sobre el carácter europeo de la sociedad rusa. Para el alivio de algunos, Rusia ha manifestado que no tiene intenciones de integrarse a la Unión, aun cuando reclama una mayor integración. La verdad de estas declaraciones para algunos analistas tiene dos caras. La primera dice que Rusia es “demasiado grande” para la Unión, lo que generaría importantes desequilibrios. La otra señala que el país del este está “décadas atrás” social, política y económicamente. ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Rusia y la Unión Europea, ¿cooperación o conflicto? 12. Deyermond, Ruth. What are Russia’s real motivations in Ukraine? We need to understand them. www.theguardian.com Sunday 27 April 2014 14.59 13. Ibídem. 14. Sitio Web de la ONG Transparencia Internacional. http://www.transparency.org/gcb2013/country?country=russia nGráfico Nº 1. Fuente: www.europa.eu Dimensión económica: producto interior bruto en miles de millones de euros en 2011 Riqueza per cápita: producto interior bruto per cápita en 2011 12 600 10 80025 200 26 300 12 000 37 100 5 200 2 600 1 200 1 300 UE UE China China India India Japón Japón Rusia Rusia Estados Unidos Estados Unidos 4 200 5 800 REVISMAR 3 /2014 250 Un factor determinante que mantendrá a Rusia fuera de la Unión tiene que ver con política interna y con la forma en que esa nación se ve a sí misma y a Europa, un resabio tal vez de su pasado Imperial. Rusia no quiere ser uno más de la Unión; quiere ser un igual. Un socio estratégico del Bloque y no un subordinado a las políticas que, como bloque, se adopten. No está dispuesta a subordinar soberanía a las decisiones del Parlamento Europeo. En otra cara de la moneda, el futuro estará fuertemente marcado por el tema energético. Rusia no sólo es el más importante proveedor individual de gas y petróleo, sino también de carbón y uranio. El volátil precio de los combustibles, la seguridad en el suministro y los temas medioambientales asociados son hoy materias de la más alta importancia en la agenda pública europea. En el análisis, debe tenerse presente que la dependencia es bidireccional; Rusia necesita los capitales y el know-how de occidente para mantener sus niveles de producción. Es acá donde se manifiesta que el problema de seguridad energética de Europa va más allá de la producción y venta de combustibles y tiene que ver con la confianza mutua y la capacidad de asistencia entre ambas partes. Conclusiones Las relaciones entre la EU y Rusia han sido complejas más allá de los tiempos de la Cortina de Hierro y en ocasiones los países de la Unión no han acertado a enfrentar al Oso Ruso con una mirada común ¿Europa Occidental no entiende realmente a su vecino más importante?¿Debería entonces buscar una nueva actitud respecto de Rusia? Pero esta falta de visión y entendimiento puede obedecer a raíces más antiguas y profundas. La inclusión de Rusia en la esfera europea ha sido material de debate por largos años ¿Es Rusia europea? parece ser una pregunta frecuente a la hora de analizar las relaciones en ese continente. La pregunta, aunque planteada para este escrito, merece un estudio mucho más profundo, que hurgue en la historia milenaria de la región, pero su respuesta es claramente necesaria para entenderlo, por lo que el autor aventurará una solución tan osada como indefinida: Rusia es europea. Y sin embargo, no lo es. Sí lo es, en cuanto a los lazos históricos y comerciales. No se entiende a Europa sin Rusia y viceversa. La vida política, cultural y económica del Imperio se ha desarrollado preferentemente en el lado occidental de los Urales, influenciado y a veces creado por las corrientes de pensamiento europeas, como ocurrió con el mismo Marx.No lo es, en cuanto a los valores propios de Europa que le dan su forma de crear y enfrentar la realidad. La sociedad rusa cree en la supremacía de su “imperio”, el país más grande del mundo y está dispuesta a conculcar libertades o al menos a tolerarlo, en bien de mantener un Estado fuerte que le dé seguridad. La cohesión física y anímica de ese territorio requiere de un Zar, figura que actualmente representa Putin. Rusia tiene su propia forma de hacer política, lo que creó profundas heridas en la relación de confianza con Europa. La situación en Ucrania está aún en evolución, pero es claramente el reflejo de esta visión áspera y celosa.Cuál será el futuro de las relaciones Europa - Rusia es difícil de predecir, más aún cuando los estados nacionales europeos tienen visiones divididas cuando de Moscú se trata. Pese al pragmatismo europeo, las heridas del pasado generan desconfianzas difíciles que no sanan solamente por la dependencia económica, teniendo en cuenta que la cosmovisión es tan diferente entre la Europa occidental y la oriental. En cuanto a Rusia, es claro que esta nación- continente se siente más que incómoda con el avance de Europa hacia el este, llevando las zonas de fragmentación hacia sus fronteras, en lo que parece ser una estrategia de contención que no está dispuesta a aceptar, al menos no sin dar una contienda por mantener la influencia sobre lo que alguna vez fue su Imperio. Una cosa es clara: Rusia sigue siendo un actor geopolítico relevante en la toma de decisiones a nivel mundial, no sólo por su capacidad nuclear y su enorme extensión territorial, sino por su peso histórico y la importante influencia que aún ejerce en buena parte del planeta. Cualquiera sea el camino que decida tomar Europa, éste necesariamente deberá buscarlo con una Rusia 251 más integrada y comprometida con un destino común, comprendiendo que el país de los Zares, cuna de Iván el Terrible y Fiódor Dostoyevski, no cederá en su intención de mantener su estatus de Potencia Mundial.En la dinámica de las fricciones está el hecho que Rusia no es europea en aspectos esenciales de la convivencia, pero lo es en otros históricos y económicos, lo que genera tensiones contrapuestas. El futuro de esta relación deberá tener presente que Rusia busca mantener una estatura mayor a la que el resto de las potencias equivalentes están dispuestas a darle, especialmente Europa en su movimiento al este, lo que continuará generando un nivel de tensión que amenaza crecer más allá de la capacidad de control de sus actores. BIBLIOGRAFÍA 1. www.europa.eu Página Oficial de la Unión Europea. 2. Joint Statement on the Partnership for Modernization EU-Russia Summit, 31 May-1 June 2010, http://www.consilium.europa.eu/ 3. Prerequisites for future EU-Russia agreement, Plenary Session External relations 09-06-2011. Parlamento Europeo, www.europarl.europa.eu/ 4. Joint Statement on the Partnership for Modernization EU-RUSSIA SUMMIT (BRUSSELS, 15 December 2011) www.europa.eu 5. Putin, V. Russia and the changing world, Vladimir. http://premier.gov.ru/en/ 6. Nadezhda Arbatova. “Russia-EU Quandary 2007”, RUSSIA IN GLOBAL AFFAIRS VOL. 4 • N o 2 • APRIL – JUNE • 2006. 7. Prerequisites for future EU-Russia agreement; External relations − 09-06-2011 - 13:00. http:// www.europarl.europa.eu/news/en/pressroom/ 8. Sikorski, Radoslaw. Ministro de Relaciones Exteriores de Polonia “The Future of E.U.-Russian Relations”, The New York Times, 16 de junio 2010. www.nytimes.com/2010/06/17/opinion/17iht- edsikorski.html 9. Antecedentes de la Federación de Rusia y su relación con Chile. Santiago, marzo 2012. Ministerio de Relaciones Exteriores. 10. Prozorov S. (2006) Understanding Conflict between Russia and the EU: The Limits of Integration. http://helsinki.academia.edu/SergeiProzorov/Books/109289/Understanding_Conflict_between_ Russia_and_the_EU_The_Limits_of_Integration 11. Pavel K. Baev (2012) Reformatting the EU–Russia Pseudo-Partnership: What a Difference a Crisis Makes. 12. Banco Mundial www.worldbank.org 13. Parlamento Europeo (2011), Federación de Rusia. http://www.europarl.europa.eu/ftu/pdf/es/ FTU_6.4.2.pdf 14. The EU Russia Center Review. Junio 2009, número 9. EU – Russia Energy Relations. * * * ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Rusia y la Unión Europea, ¿cooperación o conflicto? REVISMAR 3 /2014

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar

Comentarios

Artículos Relacionados

Escalada de tensión en Donbás, la frontera entre Ucrania y Rusia
ACTUALIDAD

Escalada de tensión en Donbás, la frontera entre Ucrania y Rusia

Rusia y Ucrania han vuelto a ocupar los titulares de los principales medios internacionales, luego de que cuatro soldado...

Derzhavnost: El sello de la era de Vladimir Putin
CIENCIAS NAVALES Y MARÍTIMAS

Derzhavnost: El sello de la era de Vladimir Putin

La caída de la Unión Soviética dejó a Rusia en un estado de notable debilidad frente a sus rivales occidentales. Esta as...

Bielorrusia: entre la OTAN y Rusia
ACTUALIDAD

Bielorrusia: entre la OTAN y Rusia

Posterior a las elecciones presidenciales de Bielorrusia se desató una lucha de poder en Europa. Por un lado, Rusia no ve con buenos ojos un posible cambio de Bielorrusia tendiente hacia Europa Occidental, por otro lado, la OTAN y la Unión Europea, no dejarán que Rusia tenga una excusa para ocupar militarmente Bielorrusia y transformar a este país en una nueva Crimea. La decisión para occidente de qué hacer con Bielorrusia, no será nada fácil.

Las implicancias militares del Brexit
ACTUALIDAD

Las implicancias militares del Brexit

El Brexit, con la inminente salida del Reino Unido, la mayor potencia militar de la Unión Europea ha impactado en la nueva dimensión de fuerzas que debe estructurar el organismo europeo, orientado a reordenar sus estrategias de seguridad frente a las oscilantes nuevas amenazas y riesgos que afectan a los países miembros de la comunidad. Tanto Londres como Bruselas deberán definir los futuros mecanismos de cooperación entre ambos, a fin de que tanto la seguridad como la defensa no dejen vacíos que pudieran ser aprovechados por adversarios que acechan a Europa y a sus intereses en distintas regiones estratégicas y en el propio territorio comunitario.

Dos aproximaciones al Brexit
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD

Dos aproximaciones al Brexit

La interdependencia de la economía de Chile con terceros países se hace cada vez mas evidente; las decisiones que adopta...