Revista de Marina
Última edición
Última edición

La partición de Palestina como causa de la actual crisis arabe-israelí

  • NICOLÁS VARGAS, FERNANDO

Por NICOLÁS VARGAS, FERNANDO

  • Fecha de publicación: 01/10/1975. Visto 936 veces.
  • Palabras clave: Palestina.

LA PARTICION DE PALESTINA COMO CAUSA DE LA ACTUAL CRISIS ARASE -ISRAELI Por Canis VENATICI Armada de Chile COMIENZOS de este siglo, el sionismo era un movimiento nac .io­ nalist .a con derivacio­ nes socio-políticas y había comenzado a desarrollarse entre los judíos europeos en las últimas tres déca­ das del siglo pasado. Los "progroms" rusos y el fuerte an· tisemitismo exist~nte en algunos Estados europeos nacionalistas, habian obligado a los judios a crear la Organización Sio· nisla Mundial en 1897, con sede en Ale· mania, la que se encargaría de ejercer una enérgica defensa de los intereses vi­ tales judios. Su líder y creador fue Teodoro Herzl, quien realizó varias e infructuosas ges· tiones ante la Sublime Puerta para obte­ ner la autorización para un establecimien· to judío en Palestina. Pero el sultán re­ husó, creyendo que si accedia a e sta pe· tición aumentaría sus ya graves proble­ mas creados por las pequeñas minorias que habitaban en SI vasto imperio, Los británicos, muy solícitos, ofrecie­ ron como alternativa: J un establecimien­ to para los judíos en Uganda! Dada la división física originada por la guerra en el continente europeo, se creó otra organización sionista, basada en Londres, bajo la dirección del D:. Chaim W eizman. La campaña efectuada por éste para conmover a las autorida· des del gobierno británico y a la opinión pública en general, llevó a Lord Balfour, el 2 de noviembre de 191 7, a escribir una carta a Lord Rothschild, la que con el correr del tiempo llegaría a tener una trascendencia decisiva y que se conoce· ría como la "Declaración Balfour". Ella sostenía, en sus párrafos principales, la simpatía con que el gobierno de Su Ma­ jestad vería el establecimiento de un Hogar Nacional judio, en el que éstos pu­ dieran ejercer libremente sus derechos civiles y religiosos. Como consecuencia de la conducta po­ H tica y militar adoptada por los turcos durante la guerra, fuerzas expediciona· 566 REVISTA t>E MARINA (SEPTJE.'tDRY~OCTUBRE rias británicas, al mando del general Allenby, procedieron a ocupar Palestina entre los años 1917 y 1920. En ese mis· mo tiempo la Organización Sionista en­ viaba una comisión a Palestina encabe­ zada por el Dr. Veizman, el mayor Ormsby-Gore y el mayor Rothschild, con el propósito de establecer un nexo entre la fuerza militar de ocupación y la po­ blación judía residente en Palestina, co· laborando en el retomo de 101 judíos que la habían abandonado durante la guerra y coordinar todas las actividades de las orgnni:r:acioncs e instituciones judías allí existentes. Hacia 1920 la población palestina comprendía aproximadamente 550.000 musulmanes. 70.000 cristianos de Orien· te y 50.000 judíos. Los mu.sulmanes y la inmensa mayoría de los cristianos eran nativos de lengua árabe. Por otro lado, algunos judíos podían considerarse tam­ bién como culturalmente árabes dada su permanencia durante siglos en dicho te­ rritorio, Sin embargo, la gran mayoría de los judíos eran recién llegados; algu­ nos no tenían una antigüedad superior a una o dos generaciones de reaidencia, habiendo emigrado a Paleetina para vi­ vir y trabajar en comunidades agrícolas, producto de las utópicas sociedades crea· das por los pensadores socialistas de me· diados del siglo pasado. Otros pertene­ cían a las comunidades denominadas HALUKA, que vivían de la caridad del judahmo mundial. Este grupo incluia a judíos de varias nacionalidades que ha­ bían emigrado a la Tierra Santa para orar y morir allí. Durante la guerra la población judía descendió hasta la cifra peligrosamente baja de 20.000 almas. La Declaración Balfour catableda. co­ mo ya lo hemos dicho, que la Gran Bre­ taña "vería con simpatía el estableci­ miento en Palestin a de un Hogar Nacio­ nal judío". La Organi:r:ación aionieta es· peraba. además, el cumplimiento de " .•. el derecho del pueblo judío a cons­ truir su propia vida nacional en Palesti· na ..• ". Ambas declaraciones contrade­ cían la aspiración de los árabes palesti­ nos, los que consideraban a au territorio como parte integrante de Siria. Los ára­ be.a confiaban en las prometas formula­ du a Husayn con relación a la creación de un Estado árabe, según lo establecía uno de los catorce puntos del PreAidente Vil son. Los ingleses st dieron cuenta de la peligrosa situación que se les creab11 y manifestaron de inmediato que la De­ claración Balfour se limitaba solamente a " ... un hogar religioso y cultural judío" y nada más. A cato último no hicieron objeci6n al­ guna los árabes, por cuanto esperaban formar un Estado Nacional árabe, basa· dos en el hecho fundamental de que po­ seían entre el 65 % y el 90 % de la po­ blación palestina. Por otro lado, los ingleses deseaban incorporar Palestina a su imperio por su proximidad física al Canal de Suez, a los yacimientos petl'olíferos y a su estraté­ gica posición con respecto a la p enínsu­ la arábiga. Los ingleses, entonces, ocu· paron Palestina y no encontraron, pos· teriormente, ninguna buena razón para abandonarla. En julio de 1920 fue designado Sir Herbert Samuel como el primer Alto Comisionado para Palestina y Transjor­ dania. Durante los primeros cinco años de su administración fueron formados cuatro separados. aunque paralelos, go­ biernos locales. Por supuesto que el más importante fue el gobierno ejecutivo británico, compuca· to de varios departamentos administra­ tivos, a cargo de cada uno de los cuales estaba un director británico. Estos direc· torea formaron un gabinete, cuyo primer secretario jefe fue Wyndham Deedes. Ellos citaban encargados de las obras pública•. educación, inmigración, salud. agricultura y bosques, justicia, correos y teléaraFos, tierras, finanzas, conservación de reliquias y monumentos históricos, co· mcrcio. policía. Fue instalado, además, un Consejo asesor compuesto de diez britiinicos, cua· tro musulmanes, tres cristianos y tres ju­ díos. También fue proyectada la instala· ción de un Consejo Legislativ o electivo, el que nunca se pudo concretar debido a las divergencias habidas acerca de la proporcionalidad entre árabes y judíos. El segundo gobierno lo inauguraba la comunidad judía eligiendo una Aaamblea 1975) LA PARTICION D& PALESTINA 589 Nac.ional en el otoño de 1920, la que era reconocida por el Alto Comisionado bri­ tánico como representativa de la comu­ nidad judía en Palestina. El Consejo Nacional judío, derivado de la Asamblea antes mencionada, go­ bcrn6 loa asuntos personales, comunales y religiosos y recomendaba a las autori­ dades británicas en todas las materias concernientes a la comunidad judía. El tercer gobierno estuvo a cargo de la Organización Sionista Internacional con sede en Londres. Esta representaba a más de treinta grupos s ionistas de lo­ do el mundo. Un cierto número de sus dirigentes vivían y trabajaban en Palesti­ na y cada miembro era responsable de algún departamento. Estos tres "gobiernos" representaron a la Corona británica, a los colonos judíos y al mundo judío, respectivamente. El cuarto gobierno trat6 de represen­ tar a la gran mayoría de la población palestina: musulmanes y cristianos de Oriente. Los notables árabes --ele los cuales los más conocidos pertenecieron a las familias Husaynis y Nashashibis­ lcvantaron las primeras voces de que Pa­ lestina era y debía continuar siendo par­ te territorial de Siria. 11 Ningún problema ha pcaado más so­ bre los destinos de Palestina que la in­ migración y la población. Los lrdcrcs sionistas que deseaban formar una ma­ yoría judía lo más rápidamente posible, adoptaron el principio de la inmigración en masa. Cuando esta mayoría hubiera rido alcanzada. podría ser solicitada la salida de los británicos y Palutina llega­ rla, así, a convertirse en un Estado na­ cionel independiente judío. Se estima que la población palestina habia aumentado, hacia 1939, hasta 445.000 judíos y 1.044.000 árabes. Era evidente que el aumento constante de la población tendría que originar graves problemas de todo orden como lo vcrc· moa a continuación. Una gran mayoría de los judíos esta· blecidos en Palestina eran oriundos de c :ntros urbanos europeos. Sin embargo, uno de los principios filos6ficos de los sionistas era crear una sociedad agr ícol " en Palestina y los nuevos inquilinos posee­ rían una posición más honorable dentro de dicha sociedad comparada con la exis­ tente en otros países. Los sionistas exi· gicron que los terratenientes árabes no podrían tener ingerencia de ninguna es· pecie en las tierras adquiridas por el Fondo Nacional judío, pero pronto se advirtió que esta exigencia era muy difi­ cil de cumplir. Algunas de las mejores tierras palestinas fueron compradas a precios e•peculativos a terratenientes que vivían en Damasco o Bei rut. Hasta esa fecha las transacciones agrícolas no ha­ bían nícctado las condiciones de depen­ dencia del inquilino con rc.spccto a la tierra trabajada por él o con respecto a sus nuevos patronos. Sin embargo, las adquisiciones de tierras por el Fondo Nacional llegaron a convertirse en una propiedad inalienable de la comunidad judía con la expresa estipulación de que solamente los judíos podrlan trabajar las tierras o ser empicados en ellas. Este fue un motivo muy importante para que se c reara una atmósíera negati­ v a hacia los inmigrantes judíos. La tierra era cara en Palestina porque la densidad de la población era relativa­ mente alta y porque la expansión de las ár:as cultivables requeriría un considera· ble desembolso de dinero para la irriga· ción, d renajes, fertilizantes, lavado de las tierras para contrarrestar la salinidad, remoción de piedras, etc. El Fondo Na· cional judío compró la mayoría de las tierras agrícolas y las arrendó, nominal· mente, " los agricultores para que vi· vieran en ellas en colonias, en coopera­ tivas o en aldeas colectivu. Oerde 1920 y hasta 1939 )a aituac.ión ic complicó cada vez más en Palestina. Aumentaron las presiones de las diversas corrientes sionistas, dentro y Íucra de Palestina, el aumento de la población, la falta de dinero en el lado árabe y la abundancia de dinero en el lado judío, las pretensiones de crear un Estado ju· dio y In exclusión lenta, pero persistente, de los árabes palestinos. Loa tionittas no quisieron ver, tin em­ bargo, el hecho de que ellos eran, en cierto modo, extranjeros en Palestina y fueron insensibles a la desconfianza, a la antipatfa y al temor que ellos generaron dentro del pueblo árabe. 590 REVISTA DE MARINA (SEPTI EMBRE-OC'rURRE Los árabes palestinos, por su parte, vieron que Kuwait, Arabia, Hijaz, Ye­ men, Iraq y Transjordania habían obte­ nido una independencia relativa; que los árabes de Egipto, Siria y Líbano poseían Asambleas Legislativas y una considera­ ble independencia. Entonces, {no podían aspirar los ára­ bes palestinos a una libertad similar, la que., por lo d emás, había sido prometida por las Grandes Potencias} Es evidente que los árabes cometieron Mrores, siendo uno de ellos el uso de la violenc .ia indiscriminada, la que podría haber intimidado a los judíos y británicos para obtener más rápidamente la tan an­ siada independencia. Inglaterra, a su vez, actu6 administra­ tivamente como si Palestina fuera una colonia más de la Corona; en lo ecoo6- mico tuvieron una despreocupaci6n total. El Libro Blanco británico de 19 39 dio por sentado el congelamiento del pro­ blema palestino mientras durara el con­ flicto europeo. Fue detenida la transfe­ rencia de tierra de manos árabes a ju días y la inmigrac1on fue limitada hasta 75.000 personas para los futuros cinco años. La Age ncia judía y el Comité ára­ be aceptaron los términos de este acuer• do, pero muy pocos creían que el pro ... blema palestino no demandaría una in· mediata soluci6n hacia el fin de la Gue­ rra Mundial. Finalizada ésta, miles de judíos ale­ manes, polacos y de otros países de Eu­ ropa Oriental, abandonaron sus hogares para buscar un asilo temporal en Alema­ nia Occidental e Italia en campamentos para personas desplazadas. Los judíos del mundo occidental, recordando a los judíos sacrificados en los campos de ex­ ter ,minio nazis. sintieron una ••divina im­ paciencia" por la tardanza en encontrar hogares estables para estas personas des­ plazadas. Como una consecuencia inme­ diata, se multiplicaron los ingresos ilega· les en Palestina y varios miles escaparon con este objeto desde Italia. La crisis surgi6 cuando las autorida­ des británicas en Palestina no permitie­ ron el desembarco en tierra palestina y obligaron a devolverse a estos buques. El hundimiento de algunos de estos trao•­ portes repletos de pasajeros influyó en la opini6n pública para que ésta exi­ giera la apertura de Palestina para estos seres sin hogar. Para el nuevo líder de la Agencia Ju· día, David Ben-Gurion, el establecimien­ to de los refugiados en Palestina podría proveerle la tan ansiada mayoría y ase­ gurar as! una posición dominante para los sionistas. La Agencia judía insisti6 en que los refugiados europeos debían ve­ nir hacia Palestina y urgió que la cuota de inmigraci6n estadounidense no fuera aumentada, por cuanto habían refugia­ dos que deseaban irse a Estados Unidos en lugar de Palestina. Por otro lado. cualquier ingreso masi· vo de jud!os en Palestina encontraría una pronta oposición de los gobernantes ára­ bes. Gran Bretaña, por otra parte, du· rante el transcurso de la guerra, estuvo muy atareada en resolver los problemas de seguridad interna en los diferentes Estados árabes; además de contener una rebeli6n en Iraq, fue necesario ejercer presi6n sobre los árabes de Egipto. En estas condiciones, la política sio­ nista para Palestina tenía que permane­ cer en un estado de reposo para no inci­ tar a los árabes a una rebelión franca, en la cual creían los británicos si la in· migración judía permanecía en un alto nivel. Los discursos de Anthony Eden, relacionados con la unidad árabe, fueron s6lo declaraciones tranquilizantes de tiempos de guerra para asegurarse una colaboraci6n pasiva de los árabes y disi­ par, aunque fuera en parte, la descon· fianza de éstos hacia los británicos. Dado el temor sionista de que el tiem­ po podría estar corriendo en contra de ellos, apuraron el logro de su programa hacia el año 19 4 5 y, de paso, se alegra­ ron con la victoria obtenida por el Par­ tido Laborista inglés en las elecciones británicas, debido a las irresponsables promesas formuladas por los Uderes la· boristas, las que eran excesivamente fa. vorables a las pretensiones de los sioois· tas. Sin embargo, flotaba en el ambiente un extraño temor de que, en el caso de que no se diera cumplimiento a las pro­ mesas formuladas, se generara un "terror sangriento". Asimismo, el rabino Silver, presidente de la Organizaci6n Sionista de América, condenaba la política modera- 1975) U PARTICION DE PALESTINA 591 da usada por Wei:zman como muy anti­ cuada para los tiempos que se estaban viviendo y alentaba a las masas judías a mantener su espíritu combativo y estar preparados para cualquiera emergencia. Sir Stafford Cripps y Ernest Bevin, muy inteligentemente, sostenían que habia dos problemas simultáneos que resolver: uno árabe y otro judío. El gobierno laborista, por lo tanto, de­ tuvo cualquiera nueva movida y dejó de lado el Libro Blanco de 1939. El Presi­ dente Truman, que no cargaba con nin­ guna responsabilidad en los problemas del Medio Oriente, apoyó la inmediata concesión de 100.000 salvoconductos de inmigración solicitados por Ben-Gurion y, por otro lado, Clement Attlee instaba a actuar rápidamente en dichos asuntos. A todo esto, los británicos declaraban que no habria ningún cambio radical en au política hacia Palestina, a menos que los Estados Unidos participaran en la mantención de la seguridad palestina. Attlee supo que el Presidente rehusaría considerar esta proposició:i. En vista de la tensa situación, Ben­ Gurion dio au pública aprobación a la futura actuación de las organizaciones para-militares sionistas, co~sidera?~•. ile­ gales desde el punto de vista britamco: HAGANAH (Defensa), IRGUN ZVAI LEUMI (Organización Militar Nacional Sionista) y STERN (Combatientes para la Liberación de Israel). HAGANAH disponia de aproximada­ mente 60.000 miembros, los que habian sido organizados militarmente en los pri­ meros días de la ocupación británica con el objeto de defender a los aislados co­ lonos judíos de los ataques árabes y que habitaban en las comunidades judías en Palettina. Durante la Segunda Guerra Mundial y a través de los más variados medios ilegales, habían adquirido el más heterogéneo armamento. En 1945, Moshe Sneh, de 3 7 años de edad, asumi6 el mando de la HAGA­ NAH y trabajó muy duramente para co· ordinar los esfuerzos con Menachem Be­ gin, llder de la IRGUN, y Nathan Fried­ man-Yellin, líder de STERN. L os tres habían sido compañeros de estudio en la Universidad de Varsovia. IRGUN y STERN eran de tendencia derechista y dedicaban todos sus esfuer- :zos a la obtención de un Estado político tionista, el que podría incluir territorial­ mente a toda la Palestina. Ellos comba­ tieron contra los árabes en los años trein­ ta y tenían alguna tendencia facistoide, en agudo contraste con los sionistas de la Agencia Judía y de la HAGANAH, quienes eran marcadamente socialistas. 111 Los británicos estaban aprisionados entre las urgentes demandas de los sio­ nistas y nortea.mericanos por un lado, Y la categórica negativa de los árabes de favorecer cualquiera mal intencionada interpretación del Libro Blanco de 1939 por el otro. Con la instalación del g~­ biemo laborista en el poder, Sneh sugt­ rió que las organizaciones paramilitares podrían oca•ionar serios incidentes a menos que las demandas sionistas fueran aceptadas. Ben-Gurion dio su aprobación a las operacione.s clandestinas y el 1 O de octu· bre de 1945, los comandos de la HAGA­ NAH atacaron un campamento británico ubicado en Athlit y liberaron a 208 in­ migrante• detenidos en ese lugar. El 31 de octubre, esos mismos comandos hun­ dieron a tres pequeños buques de la Ar­ mada británica e inutilizaron las vías del fe rrocarril palestino en 15 3 lugares dife­ rentes· IRGUN atacó a la estación de fe· rrocar~ilea de Lydda y STERN saboteó la refinería de petróleo de Haifa. Dos se­ manas más tarde, los edificios guberna­ mentales de Tel Aviv y Jerusalem fue· ron incendiados y las tropas de ocupa­ ción y policía británicas fueron objeto de ataques. A fines de noviembre fueron voladas dos estaciones de guardacostas. En diciembre, IRCUN atacó un depósito de armas británico en Tel Aviv, murien­ do nueve hombres pertenecientes a las fuerzas de seguridad. Aunque se aostenlan reuniones quin· cenales entre los líderes de IRCUN Y la Agencia judía, Ben-Gurion y Shertok ne­ garon estar en conocimiento de estos asuntos y fingieron impotencia en preve· nir estos atentados cuando estuvieron en presencia del Alto Comisionado británi· co. Estas actividades iniciadas por los judíos apuntaban contra la autoridad britá.nica. 592 nEVISTA DE MARINA (SEPTlEMBR&-OCTUllRE La organización y sus métodos opera­ tivos eran típicos de las guerrillas entre· nadas por los británicos sólo unos meses antes para combatir en los países bajo la ocupación nazi. En Palestina, sin embar· go, los ingleses sufrieron en carne propia lo que ellos mismos habían enseñado. Antes los rumores de que las conver­ saciones políticas se dilatarían en lo con· cerniente a la conveniencia o no de la abierta instaladón de los judíos en Pa­ lestina, los líderes sionistas declararon que: ··seis millones de judí os murieron en Europa mientras nosotros {los judíos ) esperábamos a que las potencias demo· cráticas actuaran. Miles más morirán si nosotros bajamos las manos durante el próximo invierno, mientras ellos investí· gan otra vez". La situac .ión en los cam· pos de personas desplazadas. en Alema· nia Occidental, estaba siendo agravada intencionalmente por las operaciones clandestinas de la HAGANAH al traer nuevos judios desde la Europa central. Mientras los británicos dudaban en ac· tuar a causa de las presiones de los ára· bes y los Estados Unidos insistían en la acción sin comprometerse ellos mismos a fondo, fue creado un comité anglo· americano de investigación que estu· diaría todos los problemas palestinos. El comité celebró reuniones en Vashington, Londres. en el resto de Europa, en Pa­ lestina y en varios Estados árabes y re· comendó los más convenientes y posi· bles pasos para llegar a una solución sa­ tisfactoria. A comienzos de 1946, mientras el co­ mité reali zaba investigaciones en Pales· tina, los actos terroristas arreciaron. La HAGANAH se jactó públicamente de su participación en ellos, aunque Ben-Gu­ rion mostraba su disgusto de manera eva· siva al prestar testimonio ante dicha Co­ misión. El informe del comité recomendaba conceder inmediatamente cien mil salvo· conductos para los judíos europeos; re­ conocia, sin embargo, que la hostilidad entre árabes y judíos hacía imposible el establecimiento de una Palestina inde· pendiente por el momento y que, por lo tanto, aconsejaba que Gran Bretaña re­ tuviera el control hasta que el tratado de mandato de las Naciones Unidas pudiera ser modificado; que se tomaran todas las medidas necesarias para elevar el nivel de vida de los árabes residentes en Pa­ lestina y que se derogaran todas las le­ yes y reglamentos discriminatorios en contra de los árabes. Los lideres británicos se sintieron to· cados cuando el Presidente Truman su­ girió dar cien mil visas de una sola vez. El gobierno laborista se vio enfrentado a un dilema: estaba pendiente la aproba­ ción de empréstito ante el Congreso nor· teamericano; se encontraba en proce.so de negociaciones un nuevo Tratado con Egipto: la presión soviética sobre Tur­ quía, Irán, Kurdistán se estaba incremen· tando dia a dfa. Por otro lado, el costo de manteni· miento de una fuerza militar relativamen­ te grande -no menos de 1 00.000 hom­ bres-en Palestina, era una pesada car· ga sobre un ajustado presupuesto para un Estado aproximándose a la bancarro­ ta. Si Gran Bretaña fuera a retirarse de Egipto, como parecía probable, la nece­ sidad de una fuerte base militar en Pa· lestina llegaría a ser imperativa. Mientras el gobierno británico medfa la magnitud del problema la violencia se generalizaba en Palestina. Robos de municiones, ex­ plosiones, sabotajes, asaltos de Bancos, asesinatos de soldados ingleses y des­ trucción de puentes sirvieron como una abierta declaración d e guerra del movi· miento de resistencia judío. Como los líderes judíos creyeran que la contemporización británica estaba ba· sada en el temor a una revolución árabe, ellos razonaron que podrían violentar la •ituación obteniendo concesiones de una Inglaterra temerosa. La reacción británi­ ca probó ser ti pica: los Hderes de la Agencia judía fueron arrestados y sus oficinas ocupadas; los com11ndos de la HAGANAH fueron cercados y grandes cantidades de armas fueron incautadas. En represalia, la IRGUN, con la com· plicidad de la HAGANAH, volaba el hotel Rey David, de Jerusalem, en don· de estaba i.nstalado el Cuaitel General británico. muriendo noventa y una per· sonas e hiriendo a otras cuarenta y cinco. Obviamente, el Comité anglo·amerfoa­ no fracasó en solucionar el problema pa· lestino. 1975) LA PARTICION DE PALESTINA 593 Las reuniones árabes en lnshas y Blu­ dan demostraron, aparentemente, que la unidad de los Estados árabes estaba en oposición a cualquier incremento de la inmigración judía y en la buena disposi­ ción a cooperar en contra de los intere­ ses económicos y militares anglo-ameri­ canos en el Medio Oriente si Palestina no daba su aprobación. Para resolver esta nueva situación fue presentada una nueva sugerencia anglo­ americana, llamada Plan Morrison-Gra­ dy. Este plan abogaba por la creación da p rovincias autónomas separadas, árabes y judlas, bajo el mandato de un gobierno central, el que podría controlar separa­ damente a J erusalem y el Negev. Similar plan de autonomía provincial ya había sido rechazado por el anterior Comité anglo-americano de investigación y que se encontraba archivado desde hacía tiempo en la Oficina Colonial británica. Su presentación, en esta época, fue un abierto reconocimiento de la esterilidad en la búsqueda de soluciones para el pro­ blema palestino. Rechazado por árabes y judíos como inconveniente, sin embargo, fue modifi­ cado por los judíos en beneficio propio. La posibilidad de una solución se encon­ traba cada vez más lejana. En febrero de 1947, los británicos hi­ cieron una última y desesperada oferta, pero ella fue rechazada por ambas par­ tes. El líder sionista Shertok declaraba que un insuficiente territorio palestino era adjudicado a la población judía, según los términos de esta oferta; los del!ga­ dos árabes se opusieron, por otro lado, a la cuota de 4.000 inmigrantes judíos por mes y a cualquiera partición de Palestina. En consecuencia, el Canciller inglés Bevin decidió efectuar las consultas d ~ rigor a las Naciones Unidas, la que citó especialmente a su Asamblea General. El Comité Especial para Palestina (UNSCOP), compuesto por representan­ tes de once naciones, fue autorizado para investigar toda cuestión relacionada con Palestina e informar a las Naciones Uni­ das antes del l'I de septiembre de 1947. El Comité visitó Palestina en los meses de junio y julio, tiempo que aprovecha­ ron los terroristas sionistas para mostrar sus técnicas: un ataque efectuado contra una prisión ubicada en Acre significó la liberación de una gran ca11tidad de pri­ sioneros ; dos sargentos británicos fueron ahorcados por la IRGUN como represa­ lia por el ahorcamiento de tres judíos apresados durante la fuga desde la pri­ sión de Acre. Otro incidente, para esta misma fecha, fue el viaje del SS "Exo­ dus", adquirido en los Estados Unidos y que embarcó 4.554 pasajeros judíos en el puerto de Marsella con pasaportes vi­ !ados para Colombia. Las autoridades británicas capturaron el buque en el puer­ to de Haifa y lo retornaron a Francia. Más tarde, la mayoría de sus pasajeros fue enviada a campos para personas des­ plazadas en la zona británica de la Ale­ mania Occidental. Tres miembros del UNSCOP favore­ cían la creación de un Estado federal bi­ nacional y los otros ocho miembros eran partidarios de un plan de partición fun­ damentado en una unión económica. Las líneas de partición formaban tres áreas territoriales para los judíos y tres, tam­ bién, para los árabes, con puntos de in­ tersección comunes. Jerusalem y Belén serían internacionalindas. Los Estados árabe y judío podrían llegar a ser inde­ pendientes solamente cuando ellos fir­ maran una unión económica por diez 11ños, obligando al fuerte Estado judío a ayudar a su más pobre vecino árabe. Se establecía, además, que un 45 % de la población del Estado judío podría ser de nacionalidad árabe y, en cambio, un 1 % de población judía podría vivir en el Es­ tado árabe. Este plan era en absoluto impracticable. Este plan llevó de prisa a la guerra ci­ vil en Palestina, la que se venía gestando desde hacia meses. La HACANAH, IRGUN y STERN atacaron abiertamente a los británicos en busca de armas y las fuerzas árabes au­ mentaron en número con los voluntarios armados que llegaron clandestinamente desde los vecinos Estados árabes. Au­ mentaron las muertes entre los soldados británicos, por lo que la opinión pública inglesa exigió una rápida retirada total. Voluntarios sirios bien entrenados y equipados bajo el mando de algunos ofi­ ciales regulares sirios ingresaron en Pa­ lestina en enero de 1948 y para media­ dos de marzo ellos alcanzaban a unos 5.000 hombres. 594 REVISTA DE Ml tNA Mientras los Estados Unidos y Gran Bretaña estaban viendo cómo escapar del dilema que ellos mismos habían creado, la guerra civil en gran escala se desenca­ denó sobre Palestina. El Ejército de Li· beración árabe, incrementado por las contribuciones iraquí y egipcia y recon­ fortado por haber obtenido la aproba­ ción de los Estados árabes. junto con unidades palestinas, entablaron combate con las fuerzas militares sionistas en di­ versos sectores de Palestina. Los judíos capturaron algunas c.iudades que habían asignado origin11lmcnte a los judíos y obligaron a hacer un abandono apresura­ do por parle de los árabes de las ciuda ­ dta de Acre y Jaffa, ciudades que hablan tido aeignadas a estos últimos. Para el 18 de abril, el Alto Comisionado britá­ nico ordenó el cese del fuego, el que no fue aceptado por ninguna de las partes. Como la 11uerra se exlendia y su vio­ lencia se multiplicaba, se produjo una fu11a de civiles árabes y judíos y a me· diados de mayo la cifra alcanzaba, por el lado árabe, a unos 150.000 refugia­ dos. En medio de tal anarquía, Ben-Gurion, rodeado por sus doce ministros del Con­ tejo Nacional del E•tado Judio, procla· maba el 14 de mayo, en la ciudad de Te! Aviv, el establecimiento del Estado judio en el tenitorio de Palestina, el qu e se denominaría Israel. El Presidente T ru­ man anunció, de facto, el reconocimien· to de Israel por parte de los Estados Uni­ dos 16 min utos después de la proclama­ ción de Ben-Gurion en Tel Aviv. La Liga Arabc había declarado, pre· viamente, que no reconocería al Estado de Israel y que los miembros de la Li¡¡a re reservaban el derecho de intervenir en Palestina. La primera confrontación árabe-israeli comenzaba el 15 de mayo de 1948.

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar.-

Comentarios

Artículos Relacionados

Israel y Palestina: Todo problema tiene solución … ¿o no?
ACTUALIDAD

Israel y Palestina: Todo problema tiene solución … ¿o no?

En lo académico se asume como una verdad irrefutable que todo problema tiene una solución…