Revista de Marina
Última edición
Última edición

La Armada de Chile y los estudios internacionales del océano Austral

Studies Of The Southern Ocean

  • Fecha de recepción: 02/12/2020
  • Fecha de publicación: 23/12/2021. Visto 172 veces.
  • Resumen:

     Entre 1975 y 1980 se llevó a efecto una investigación oceanográfica internacional en el océano Austral. En este proyecto, International Southern Ocean Studies, participaron buques de varios países en diversos sectores de dicho océano. La región que concentró especial interés fue la del paso Drake y mar de Scotia. La Armada de Chile apoyó esta investigación y participó activamente con el AGS Yelcho a contar de 1976, extendiendo adicionalmente su participación hasta 1982.

  • Palabras clave: Oceanografía, paso Drake, AGS Yelcho.
  • Abstract:

    Between the years 1975 and 1980, an international oceanographic research was carried out in the Southern ocean. This project, named International Southern Ocean Studies, was carried out with the participation of ships from several countries, divided in different sector of that ocean, being the Drake passage and the Scotia Sea of special interest. The Chilean Navy participated from 1976 with its ship AGS Yelcho, which extended her operations until 1982.

  • Keywords: Oceanography, Drake passage, AGS Yelcho.

En julio de 1974 visitó, al entonces Instituto Hidrográfico de la Armada, actual (SHOA), el Dr. Victor Neal para informar de un proyecto de investigación oceanográfica internacional en el océano Austral, particularmente en el sector del Pacífico Sudoriental, paso Drake y mar de Scotia. Invitaba, en su calidad de coordinador del International Southern Ocean Studies (ISOS), a Chile a participar en dicho estudio.

Interesaba ampliar la descripción y variabilidad de las características oceanográficas del océano Austral y la circulación de la corriente circumpolar antártica. Sin embargo el mayor esfuerzo, coordinado por Worth Nowlin, se concentraría en la región del paso Drake y mar de Scotia, específicamente en el primero, al constituir éste el mayor obstáculo a la circulación de la corriente circumpolar. Para ello se instalarían correntómetros y otros instrumentos, los cuales, junto con medir el flujo y dirección de la corriente, permitirían determinar el transporte del volumen de agua a través del paso. Asimismo se efectuaría un detallado estudio de sus características oceanográficas, su distribución y variabilidad, masas de agua, determinación y seguimiento del frente polar antártico, observaciones meteorológicas, lanzamiento de boyas de deriva y otros registros.

Lo anterior fue informado por el CN Raúl Herrera Aldana, director del SHOA, al Estado Mayor General de la Armada (EMGA) proponiendo que, dado el interés de Chile en esa región y los trabajos oceanográficos que ya habíamos estado realizando en el Drake desde 1962, se considerara nuestra participación con el AGS Yelcho.

FDRAKE 1975

Entre enero y fines de marzo de 1975, participaron tres buques en esta primera fase: los norteamericanos RV Conrad (Lamont-Doherty Geological Observatory), RV Melville (Scripps Institution of Oceanography) y el argentino ARA Islas Orcadas.

El Islas Orcadas, donde se embarcó Nelson Silva Sandoval (químico) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), realizó investigaciones en la región central del mar de Scotia y el RV Conrad en el sector oriental de dicho mar.

El Melville (Jefe Científico Nowlin), concentró sus investigaciones en el Drake, instalando medidores de presión hidrostática, fondeando series de correntómetros a través del paso y realizando un gran número de estaciones oceanográficas para el registro de temperatura y salinidad con STD1 y obtención de muestras de agua para la determinación del contenido de oxígeno disuelto y concentración de micronutrientes (fosfato, silicato, nitrito y nitrato), además de numerosas observaciones con XBT.2

Los buques iban provistos de sistemas para determinar posiciones geográficas, con gran exactitud, mediante satélites con órbitas polares y realizar comunicaciones satelitales.

Se instalaron medidores de presión hidrostática en las cercanías del cabo de Hornos y en Hero Bay, isla Livingston, para registrar las variaciones del nivel del mar causadas por mareas y fluctuaciones de la corriente. Se esperaba que, comparando las diferencias de dichas alturas al Norte y Sur del Drake, se podría inferir el transporte de volumen de agua a través del paso, información que sería correlacionada con los registros de los correntómetros.

Se fondearon 15 conjuntos de correntómetros con un total de 43 instrumentos. Siete de estos y dos de los medidores de presión hidrostática fueron recuperados entre tres y cuatro semanas después para efectuar un primer análisis de la velocidad y dirección de las corrientes marinas y las fluctuaciones del nivel del mar registrados durante ese período. El resto de los instrumentos quedaron fondeados para ser recuperados al año siguiente.

RV Melville

De a poco comenzaron a fluir los datos con los cuales inicié un análisis preliminar. Los resultados, además de confirmar o corregir descripciones anteriores, permitieron aumentar considerablemente el conocimiento de algunas características oceanográficas, entre las cuales cabe indicar el comportamiento del frente polar antártico. A su vez, Zuleta realizaba los análisis del contenido de oxígeno disuelto, procesando la mayor parte de las muestras obtenidas.

En conversaciones con Nowlin le propuse que los buques, en vez de recalar en Ushuaia, lo hicieran en Punta Arenas. Si bien implicaba una navegación más larga hasta el Drake, Punta Arenas tenía la ventaja de contar con muchos más recursos que Ushuaia, como comunicación aérea permanente, instalaciones de la Armada (ej. Asmar Magallanes, Centro de Abastecimiento), comercio, etc. Estuvo de acuerdo cambiándose, al año siguiente (1956) el puerto base a Punta Arenas.

Concluido con gran éxito el programa de investigaciones el Melville recaló el 1 de abril en Ushuaia.

Los estadounidenses que se desembarcaban se llevaron una desagradable sorpresa cuando la línea aérea Austral, la única que volaba hasta Ushuaia en aquellos años, les informó que el último viaje se había realizado el día anterior y ya no serían reanudados hasta la primavera. La compañía no les había advertido que la fecha de su regreso estaba fuera de temporada. Simplemente, los ignoraron y dejaron botados.

El problema fue resuelto, no sin dificultades, por la Aviación Naval argentina con asiento en Ushuaia, que los transportó hasta la ciudad más cercana desde la cual podían continuar a Buenos Aires.

Segunda reunión del consejo científico de ISOS

Esta se realizó en septiembre de 1975 en la Oregon State University en Corvallis, Oregon, para revisar los resultados de FDRAKE 75 y planificar las futuras investigaciones. En dicha oportunidad fui integrado como el coordinador chileno al programa.

La reunión se dividió en tres partes: estudio y discusión de los resultados de FDRAKE 75; presentación de trabajos científicos, incluyendo modelos teóricos y estudios indirectos sobre las aguas circumpolares antárticas, y la planificación de FDRAKE 76 en que participarían el AGOR Thomas G. Thompson (similar al AGOR Vidal Gormaz) y el AGS Yelcho.

Me correspondió informar sobre el Yelcho, incluyendo una descripción del buque y las instalaciones con las cuales se contaba a bordo para realizar investigaciones oceanográficas.

Se constituyó un comité para la organización de FDRAKE 76 con participación del Terrence Joyce, jefe científico del Thompson durante la etapa que trabajaría conjuntamente con el Yelcho para el estudio del frente polar antártico, y Steven Patterson (Texas A&M University), quien se embarcaría en el Yelcho. Se analizaron detalladamente los trabajos a ejecutar, lista de participantes y del instrumental, materiales y consumos a embarcar. El Yelcho sería equipado con dos sistemas de XBT, sistema de navegación satelital y comunicaciones vía satélite.

FDRAKE 76

Antes de iniciar el trabajo en conjunto con el Yelcho, el Thompson, zarpando desde Punta Arenas, realizó dos cruceros previos con la participación de Zuleta, Se recuperaron los medidores de presión hidrostática y los correntómetros, que habían sido instalados el año anterior, y se fondearon nuevos instrumentos. Además se efectuaron estaciones oceanográficas y observaciones de XBT entre el cabo de Hornos e islas Shetland del Sur.

El Yelcho (comandante CC Gastón Droguett Valdivia) debía efectuar una descripción de la estructura térmica de las aguas en las vecindades del frente polar antártico y de su dinámica. De esta última se disponía de escasa información. Observaciones realizadas durante el FDRAKE 75 habían arrojado interesantes resultados, por lo que era importante realizar un estudio más intensivo y detallado del frente.

Ubicado el frente se concentraron las observaciones alrededor de su eje para lograr una detallada descripción de sus características, tanto superficiales como en profundidad, y registrar la formación de meandros. La información recolectada la traspasamos al Thompson, cuando nos reunimos en Punta Arenas.

En la siguiente etapa, ambos buques mantuvieron permanente comunicación satelital trabajando coordinadamente. Fue así como se recibieron instrucciones en el Yelcho para estudiar en detalle un anillo ciclónico detectado por el Thompson, que se había desprendido del frente al formarse un gran meandro hacia el norte. A su vez el frente se había reestablecido al sur del anillo. Fue la primera vez que se observó un anillo en el océano Austral, a pesar que se venía especulando sobre dicha posibilidad desde 1946.

De las observaciones combinadas, se pudo establecer que el radio del anillo ciclónico era de unos 100 km, alcazaba, por lo menos, hasta 2.500 m de profundidad, las temperaturas en su centro eran menores a 0° C y se desplazaba en dirección NNE a unos 10 cm/seg. La existencia de estos anillos explicaría el transporte de calor y sal a través del frente polar.

Tercera reunión del consejo científico de ISOS

Realizada en agosto de 1976 en el National Center for Atmospheric Research (NCAR) en Boulder, Colorado, fue programada para revisar los progresos ya logrados por ISOS. Entre los resultados del FDRAKE 76 se presentó el trabajo combinado entre el Yelcho y el Thompson

Se agradeció la cooperación de la Armada de Chile al poner a disposición de las investigaciones al Yelcho, su apoyo al Thompson y las facilidades otorgadas por el Centro de Abastecimiento en Punta Arenas, para guardar en sus instalaciones equipos que volverían a ser utilizados al año siguiente.

Posteriormente, se planificaron los trabajos para enero y febrero, continuación de los anteriores, que se efectuarían con el Melville durante el FDRAKE 77. Parte de los instrumentos desplegados serían recuperados con el Yelcho, en diciembre de 1977, para, a su vez, ser reemplazados por otros similares.

AGS Yelcho

FDRAKE 77 (I Parte)

En enero de 1977, recaló el Melville en Valparaíso para embarcar a científicos y técnicos y gran cantidad de instrumental y suministros que habían sido enviados por carga aérea y otros que traían en el mismo vuelo. Esto, produjo inicialmente dificultades en los trámites aduaneros. El problema no era la internación temporal, era la exigencia de su reexportación, la cual, dada la naturaleza de los equipos y el uso que se les daría, no se podía comprometer. Los Vistas de Aduana comprendieron la situación y otorgaron todas las facilidades para el ingreso del instrumental e insumos al país, sin los requisitos de su reexportación. Los colegas extranjeros quedaron gratamente sorprendidos y agradecidos por la flexibilidad de los funcionarios de aduanas de chile.

Al recalar el Melville en Valparaíso debió fondear en la bahía. El práctico indicó al capitán que, dada la gran profundidad, arriara primero unos paños de cadena, sugerencia a la cual este no hizo caso. Y sucedió lo que era de esperar, se largó el ancla arrastrando toda la cadena. Se inició una búsqueda, pero no fueron encontrados. El Melville, si bien contaba con una ancla de respeto no disponía de otra cadena, por lo cual no se podía autorizar su zarpe.

En consulta por asistencia al Centro de Abastecimiento de Valparaíso, resultó que había en depósito una de las características y largo justo de la que se necesitaba, y que no era de uso en nuestra Armada. Solucionado el problema el Melville pudo zarpar el 10 de enero.

Cuarta reunión del consejo científico de ISOS

Se realizó en las dependencias del Lamont-Doherty GeologicaL Observatory, Palisades, New York, en agosto de 1977. Al igual que en las reuniones anteriores, se informó sobre los trabajos realizados y resultados obtenidos durante los cruceros.

La agenda contemplaba la revisión de las actividades a realizarse con el Yelcho en diciembre de ese mismo año y las del Melville en el verano de 1978.

Asimismo, se planificaron las actividades para 1979, que consideraban el fondeo de gran cantidad de correntómetros, medidores de presión hidrostática y numerosas estaciones oceanográficas y de XBT. Todos los instrumentos serían recuperados en el verano de 1980, con lo cual se concluiría el programa ISOS propiamente tal.

Entre los equipos y materiales que serían enviados a Chile para el Yelcho, se incluía un nuevo winche con su correspondiente motor generador y un tangón especialmente diseñado para el buque, todo lo cual quedaría permanentemente a bordo. El envío del material, más el que se encontraba depositado en el Centro de Abastecimiento de Punta Arenas, indicaba la importancia que se le asignaba a la participación del Yelcho y de nuestra Armada en ISOS.

RV Atlantis II,  © Woods Hole Oceanographic Institution  (Crediting© Woods Hole Oceanographic Institution, Licence Nº 4762)

DRAKE 77 (II Parte)

El Yelcho zarpó el 4 de diciembre al paso Drake (comandante CC Guillermo Concha Boisier) para iniciar los trabajos. Co-jefes científicos fueron Nowlin y Sievers. Del SHOA participaron investigadores y personal técnico del departamento de Oceanografía.

El comandante Concha hizo presente que el buque estaba a entera disposición de los investigadores y que podían contar con el máximo de cooperación de toda la dotación. Dispuso además que el personal de maniobras, a cargo del ST Ramón Monardes Montero (oceanógrafo), apoyara los trabajos de recuperación y fondeo de los instrumentos. Debo destacar que todos los trabajos fueron realizadas por el personal del buque y del SHOA con gran entusiasmo y habilidad. Al respecto Nowlin escribió, con fecha 23 de enero de1978, al Jefe de la Misión Naval en Washington CA Ronald McIntyre Mendoza:

The cooperative program between scientists of the Chilean Naval Hydrographic Institute and those of U.S. institutions under the auspices of ISOS has proved most productive, both from the scientific and human viewpoints, during the last few years. This work aboard Yelcho was jet another example of successful cooperation of which I thought you should be informed. I wish to thank you for arrangements in support of this work expedited by the Chilean Naval Mission in Washington, D.C.

Igualmente escribió al director del Instituto Hidrográfico de la Armada, comandante Herrera:

Enclosed for your information is a copy of my report of activities carried out in support of the international Southern Ocean Studies (ISOS) program during December 1977 aboard AGS Yelcho. That cruise was a complete success. Speaking for the ISOS program, I want to thank you for making this cruise possible.

We in ISOS look forward to continued cooperation with the Chilean Navy in studying the oceanography of the Southern Ocean.

DRAKE 79

Inicialmente se había considerado partir con los trabajos en diciembre de 1978, considerando que eran los más completos y ambiciosos de ISOS. Sin embargo, dada la delicada situación entre Chile y Argentina, no había seguridad si estos podrían realizarse. El Melville había recalado en Montevideo en espera de los acontecimientos.

Tan pronto quedó solucionado el problema el componente estadounidense de ISOS contrató un avión de transporte C-130 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, para el envío del personal e instrumental más delicado directamente a Punta Arenas. Los trámites aduaneros y transporte al Centro de Abastecimiento de Punta Arenas, donde quedarían a la espera del Melville, se realizaron rápidamente y sin problemas.

Anteriormente se habían despachado, desde Estados Unidos, dos cargamentos con gran cantidad de material que se usaría principalmente en el fondeo de los correntómetros. Ninguno de ellos había llegado a Chile, por lo que fui enviado a Santiago para solucionar el problema. 

Uno había llegado y lo despaché de inmediato a Punta Arenas, con lo cual se disponía de suficiente equipamiento para realizar una primera etapa. Pero del otro, solo se sabía que estaba en Bogotá y por ineficiencia de la aerolínea, no había sido re despachado a Santiago.

Después de varios días de intensas gestiones, finalmente el cargamento llegó y fue enviado a Punta Arenas, dónde fue almacenado en el Centro de Abastecimiento, mientras la Tercera Zona Naval coordinaba su transporte al Melville; traslado que llevado a cabo con la barcaza LSM Orompello, (comandante CC Pablo Contreras Pivet), que zarpó desde Punta Arenas con todo el material a bordo.

Durante esta segunda etapa se cumplieron los trabajos asignados al Melville. El resto del programa sería completado por el Yelcho (comandante CC Hernán Couyoumdjian Bergamali), a principios del otoño. Para ello se embarcó un grupo de investigadores y técnicos estadounidenses, que incluían a Nowlin y Pillsbury, más personal del departamento de Oceanografía del SHOA.

El paso Drake nos recibió con un temporal desatado el cual no dio tregua. A pesar de ello, los trabajos de investigación se fueron desarrollando y cumpliendo según lo programado.

Concluida esta primera etapa se regresó a Punta Arenas, donde se desembarcó Nowlin. Los trabajos programados para la segunda parte quedaron a cargo de Pillsbury y Sievers.

De regreso al Drake, el tiempo seguía igual de malo. Los frentes se sucedían uno tras otro sin descanso. Pero nuevamente se dio cumplimiento a todos los trabajos y observaciones programadas.

Finalmente, el Yelcho recaló de regreso en Punta Arenas el 8 de mayo con la dotación, científicos y técnicos, cansados pero contentos de haber cumplido con éxito, en jornadas muy sacrificadas, la misión encomendada.

Todo el instrumental que incluía, entre otros, 66 correntómetros, fue retirado en el verano austral al año siguiente por el Atlantis II, dándose así término a los estudios internacionales del océano austral.

Si bien ISOS había concluido la fase de recolección de datos y los investigadores involucrados estaban dedicados al estudio de los resultados obtenidos, esto no constituyó el fin de la participación de la Armada en las investigaciones internacionales en el Drake, pues estas se extendieron por dos temporadas más, finalizando en marzo de 1982, cuando se retiraron los últimos sensores.

Comentarios finales

Durante ISOS participaron numerosos investigadores y buques oceanográficos de diversos países, investigándose distintos sectores del océano Austral. Si bien la mayor concentración del estudio fue en el paso Drake, mar de Scotia y mar de Weddell, con la participación de buques de Estados Unidos, Chile, Argentina y Unión Soviética, otras investigaciones se realizaron al sur de Nueva Zelandia y Australia (Tasmania), isla y plataforma Campbell, Sudáfrica, mar de Davis y zonas de cordilleras submarinas como la de Macquarie.

Los Estudios Internacionales del Océano Austral (ISOS) se cumplieron con mucho éxito. La pérdida de instrumental en el Drake fue mínima y los instrumentos de registro automático funcionaron en forma óptima. Este intenso estudio originó gran cantidad de publicaciones que mejoraron sustancialmente el conocimiento de una zona marina cuyas características y variabilidad ejercen una importante influencia sobre el clima y la salud planetaria.


&&&&&&&&&&

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar

Comentarios