Revista de Marina
Última edición
Última edición

Las mujeres de la guerra. Entrevista a Andrea Amosson

  • Revista de Marina

Por Revista de Marina

  • Fecha de publicación: 31/10/2020. Visto 178 veces.
Andrea Maluenda Amosson es chilena y estadounidense, casada y madre de dos niños. Vive en Texas desde 2011. Ha residido en Serbia, Montenegro, Costa Rica y vivió muy brevemente en Ucrania, Hungría y España. Es periodista de la Universidad Católica del Norte y egresada del Magíster en Literatura Hispanoamericana y Chilena de la Universidad de Chile. Andrea ha ganado diversos premios por su obra literaria, más notablemente el International Latino Book Awards en 2017. Dato curioso: Andrea se dedica a la apicultura con su esposo desde el 2017.

¿Qué te motivo a escribir el libro?

La experiencia de vivir cuatro meses en Iquique el año 2017, con mi familia. Mis hijos fueron a la escuela y yo reviví los años de veraneo en la ciudad cuando era niña y viajábamos con mis padres desde la salitrera Pedro de Valdivia. Cada día recorríamos el centro histórico, participamos en las celebraciones del Mes del Mar y del Combate Naval de Iquique y valoramos la historia de los héroes de la Guerra del Pacífico, así como de la población civil. Eso generó un deseo de escribir sobre la ciudad y sobre la guerra, enfocándome en las mujeres.

¿De qué se trata?

Esta es la historia de Vera Ninković, una viajera de origen dálmata -lo que ahora es Croacia- que llega a vivir a Chile y luego se traslada a Iquique del Perú antes de que la guerra empiece. Allí debe enfrentar el bloqueo del puerto por parte de la flota chilena y se organiza con un grupo de mujeres para cuidarse, alimentarse, contar con lo necesario para pasar la emergencia. La acompañan Mercedes, que es chilena; Silvia, peruana; Jacinta, que viene de Pica y la Changa, de la tribu nómade de los camanchangos. La novela también alude a la inmigración que ha conformado nuestro país.

¿Qué aspectos te gustaría destacar del libro?

La valentía de los soldados, de los marinos, de los niños que combatieron junto a los capitanes chilenos, así como la población civil y las mujeres que sostuvieron las casas, las familias, mientras los hombres estaban en el frente. También son destacables las soldadas que participaron en la guerra, ya fuera batallando o atendiendo como enfermeras o cantineras, en condiciones extremas en el desierto de Atacama, el más árido del mundo. Es una gran muestra del temple de los chilenos y las chilenas.

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar

Comentarios