Revista de Marina
Última edición
Última edición
  • Fecha de publicación: 14/12/2020. Visto 354 veces.

Autor  : Víctor Andrés García Belaunde

Edición : Asociación Civil Mercurio Peruano

Año: 2016 pp. 263

El libro descorre la vida privada y pública del general Mariano Ignacio Prado, presidente del Perú en 1879, presentando una visión política de su azarosa vida.

Describe su humilde origen, su matrimonio en Arequipa aliado con familias importantes, su desempeño revolucionario contra el presidente Pezet y como dictador en la guerra contra España aliado con Chile, Bolivia y Ecuador. Tras su renuncia en 1868, Chile (“país Mapocho”) le recibió y le nombró general de división.

Según archivos de Grace (financista norteamericano), en 1867 Prado recibió un gran soborno al comprar monitores (“Manco Cápac” y “Atahualpa”) para una quimérica operación contra España en las Filipinas.

En Chile, invirtió en bancos, minas, ferrocarriles, propiedades agrícolas, y una mansión en Viña del Mar, renunciando al sueldo de General en 1868, y al grado en 1879. Hasta fines de 1889, sus inversiones las manejó Carlos Von de Heyde, su concuñado alemán, siendo amigo de políticos como Aníbal Pinto, Domingo Santa María, Rafael Sotomayor y José Francisco Vergara.

Prado evidenció carecer de liderazgo tras Tarapacá y Angamos, viajando a Europa en Diciembre de 1879 usando una autorización del Congreso (con otro propósito) y dejando a su familia en Perú. En Alemania adquirió dos naves, embargadas en Inglaterra por gestiones chilenas.

Se le describe como oportunista y mesiánico, minimizando que había sido comisionado en 1876 a negociar el guano y la deuda externa con tenedores de bonos ingleses (Raphael Sons) y franceses (Dreyfus). Hay un telegrama del archivo Grace del 7 de junio de 1876, donde le comunican: “Contrato firmado con Raphael Sons. Agencias para usted seguras.”

Prado nunca fue juzgado ni repudiado por la población; sus títulos y honores fueron repuestos y vivió en el Perú hasta partir a París, donde murió en 1901.

Se recomienda su lectura

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar

Comentarios