Revista de Marina
Última edición
Última edición
  • Fecha de publicación: 30/06/2023. Visto 142 veces.

Edward Rutherford nos tiene acostumbrado a la novela histórica. Le conocimos Sarum, Londres, Nueva York, París, Rusia y dos novelas sobre Irlanda. En esta ocasión nos lleva a la China de mediados del siglo XIX, al inicio de las guerras de Opio.

Es la historia paralela de dos familias, una china y otra británica que, aunque prácticamente nunca se tocan, les corresponde vivir esa época llena de intrigas, pasiones, combates, comercio y política que rigieron las relaciones entre las potencias coloniales y el imperio chino.

Que los chinos obligaran a pagar con oro el té al cual se habían acostumbrado los británicos y cuyas plantas estuviera prohibido sacar de las tierras de oriente, llevó a que los comerciantes británicos usaran el opio, obtenido de las amapolas de las colonias, para vendérselos a los mismos chinos que ellos habían enviciado, obviamente que pidiendo oro a cambio. Ello conllevó a que no se empleara oro en este intercambio sino simplemente té por opio. Y con ello comenzaran las guerras del opio que terminaran involucrando a los gobiernos del Imperio Británico y Chino en una de las vergonzosas etapas de la era imperial.

La historia nos llevará de la India a Hong Kong y Escocia y de una aldea perdida en Cantón hasta el Palacio Imperial en ciudad prohibida en Pekín. Los emperadores y los grandes generales y almirantes serán vistos a través de personajes secundarios como comerciantes, burócratas del gobierno, eunucos y amantes, que muchas veces serán los que realmente mueven los acontecimientos tras bambalinas.

La épica guerra de los Boxer será el final de la tragedia y dará inicios a una relación mas equilibrada, pero no por ello menos favorables a los interés británicos. Es la época de imperialismo puro, de la diplomacia de las cañoneras y donde el león británico rugía en todo el mundo.

El estilo ameno de Rutherford invita a la lectura y se avanza rápido. Es de los libros que, pese a su extensión, da pena cuando se está terminando. Recomiendo atreverse a leerlo y si les gusta ojalá continuar con las otras obras del autor.


Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar.-

Comentarios