Revista de Marina
Última edición
Última edición
  • Received at: 01/07/2021
  • Published at: 31/10/2021. Visto 291 veces.
  • Abstract (spanish):

    Las telecomunicaciones navales con la base naval Antártica “Arturo Prat,” desde su fundación hasta el año 1996, eran realizadas a través de equipos de radio de High Frequency (HF), tanto para voz como para el tráfico de mensajería. Con motivo de la celebración de los 50 años de la base, surgió una situación no prevista, que permitió dar un salto tecnológico empleando un sistema satelital, estableciéndose un nuevo enlace que modernizó la conectividad con la Antártica chilena.

  • Keywords (spanish): Antártica, Base Naval, Teléfono, Satélite.
  • Abstract:

    Since its foundation, until 1996, naval telecommunications in “Arturo Prat” Antarctic Naval Base were executed via High-Frequency (HF) radio, both for voice and messaging traffic. On the base´s 50th anniversary, an unforeseen circumstance arose that enabled a technological leap using a satellite communication system, establishing a new link that revamped connectivity with the Chilean Antarctic.

  • Keywords: Antarctic Naval Base, telephone, satellite.

El 6 de febrero de 1947 se realizó en tierras antárticas, la fundación de la estación meteorológica y radiotelegráfica chilena “Soberanía,” la cual al año siguiente y con la presencia del presidente Gabriel González Videla y otras autoridades nacionales fue denominada base naval Antártica “Capitán Arturo Prat.”

La presente historia se remonta al año 1996, cuando me desempeñaba como jefe del Servicio de Telecomunicaciones de la Armada (S.Tc.A) y tiene relación con las comunicaciones de la base naval Arturo Prat en la Antártica chilena.

En esa época, en la Armada existía un moderno sistema para el intercambio de mensajería entre los mandos en tierra, sobre la base de una red de datos (Sistema Naval de Transferencia de Documentos y Mensajes, SNTDM), recién inaugurado en dependencias del S.Tc.A, el 15 de marzo de ese año, por el Comandante en Jefe de la Armada, almirante Jorge Martinez Bush, ocasión en que mediante un mensaje naval Prioridad, comunicó simultáneamente, en tiempo real, a todas las reparticiones y unidades conectadas a la red, tanto en el país como en el extranjero, la puesta en marcha del sistema, reemplazó y dio de baja, definitivamente, al antiguo y noble sistema telegráfico de los años 70, del siglo XX, el Marconi Automatic Relay System (MARS).

Cabe mencionar, que a pocos meses de inaugurado el Sistema, el tráfico de mensajería había aumentado en un 300%, debido a la expedición, flexibilidad, certeza, seguridad  y rapidez del SNTDM, reemplazando en parte a los memorándums y oficios que circulaban vía correo naval, especialmente con las zonas extremas del Norte y Sur del país, pero aún se mantenían vigentes algunos problemas de enlaces con unidades y reparticiones que empleaban comunicaciones inalámbricas de HF (3 a 30 Mhz) para sus comunicaciones de voz y mensajería, entre ellas, la base Prat en la Antártica.

El nuevo sistema no sólo trajo adelantos en tecnología digital, sino también el empleo de otros servicios, como por ejemplo, el satelital geoestacionario para dar respaldo a la red terrestre en caso de falla de esta última, contando los usuarios con antenas del tipo VSAT (Very Small Aperture Terminal), provistos por una empresa nacional de telecomunicaciones, en distintos puntos del país, de Norte a Sur.

En aquellos años, existía para la comunicación del personal, destinado en la Antártica, con sus familiares, lo que se denominaba fonía familia, que consistía en dotar a ciertas instalaciones, con un equipo de radio en el rango de HF (tipo radioaficionado), para que de acuerdo a un horario predeterminado, la esposa, hijos o familiares de la dotación antártica acudieran a conversar con su ser querido que hacía soberanía en el continente helado, o con una técnica denominada phone patch, la cual permitía efectuar una llamada radiotelefónicamente desde un teléfono fijo a través de un equipo de HF, donde además intervenía un radio operador que escuchaba toda la conversación.

Para los que no conocen de propagación de las ondas de radio de HF, les explico que este tipo de comunicaciones no siempre se logran con la claridad y continuidad que uno desearía para expresar los sentimientos hacia ese ser lejano en la distancia, ya que ellas dependen de la hora, potencia de transmisión, tipo de antena, manchas solares, estación del año, entre otras, existiendo muchas repeticiones y cambios para hacerse entender correctamente (Ej: “te quiero mucho, cambio”, “no te entiendo, repite, cambio”, “dije que te quiero mucho, cambio”, “yo también, cambio”, etcétera).

Lo anterior nos llevó a pensar en el S.Tc.A que, teniendo sistemas de última tecnología, ya era tiempo de mejorar también las comunicaciones con la Antártica, por lo que contacté con el gerente de la empresa que nos daba el servicio satelital VSAT, de nuestra flamante red, proponiéndole que estudiara la factibilidad de colocar un terminal en la base Prat, lo que aceptó con mucho agrado, ya que para ellos era un desafío ser la primera empresa nacional en dar un servicio de ese tipo en esa zona, considerando que el satélite está posicionado geoestacionariamente sobre el Ecuador y la huella satelital debería llegar hasta la latitud 62° 30´ Sur.

Hecho el estudio por la empresa, efectivamente se podía, entregándome la documentación con el proyecto de instalación y también el presupuesto de los recursos necesarios para desarrollarlo, y estos debía obtenerlos en la Dirección General de los Servicios de la Armada (D.G.S.A).

Como los directores técnicos y jefes de servicios dependientes de dicha dirección, nos reuníamos semanalmente, preparé los antecedentes para exponerlos en ese alto comité, lo que efectué un martes en el mes de noviembre de 1996.

Lamentablemente, mi propuesta no fue aceptada, aduciendo problemas financieros y un par de aseveraciones que me sorprendieron: “se perdería el romanticismo de la fonía Antártica” y otra “con un watt doy la vuelta al mundo.” Sería todo con el proyecto, regresé a mi oficina y guardé los antecedentes en un cajón del escritorio, ya tendría otra oportunidad para presentarlo.

A mediados de diciembre, inicié el feriado anual y con mi familia nos fuimos rumbo al Sur, a las cabañas de Puyehue. Allí estaba descansando, cuando recibo un llamado en el teléfono celular (ya existían) del subjefe del S.Tc.A., que me subrogaba, se notaba un poco ansioso en su voz, ¿Qué pasa segundo? ¿Alguna novedad? pregunté. Tenemos un problema mi comandante, fue su respuesta. ¿Cómo que tenemos? tienes un problema, tú estás de Jefe, bromas aparte, ¿qué pasa? Respuesta: Me llamó el ayudante de órdenes del Comandante en Jefe de la Armada, para que asistiera a una reunión con el almirante, ya que el 6 de febrero del próximo año, se cumplen 50 años de la inauguración de la Base Prat, asistiendo con el ministro de Defensa a la ceremonia conmemorativa y quiere teléfono en la Antártica. ¿Cómo lo podemos hacer?

¡Maravillosa noticia! Segundo, vaya a mi oficina, en el escritorio, cajón derecho, abajo, tome los antecedentes que están allí, estúdielos, presénteselos al almirante y solicítele los recursos, el proyecto está listo.

Y así lo hizo, de aquí en adelante se lució mi buen segundo capitán de fragata  Jorge Fuentes, le dio a conocer el proyecto, hizo presente la falta de recursos monetarios, ante lo cual el almirante le expresó que él dispondría el financiamiento. Acto seguido fue a la ODM, redactó y le presentó para la firma los mensajes navales, en que se disponían las órdenes pertinentes, para la pronta asignación de fondos y transporte a la base Prat de los materiales del sistema satelital, tanto a la D.G.S.A, como al Estado Mayor, I y III Zona Naval.

También, designó jefe de proyecto al teniente 1° Cristian Ramos,  para que iniciara de inmediato la adquisición de materiales y las coordinaciones con la empresa proveedora del servicio, donde un aspecto importante a considerar fue la elección de la antena satelital terrena VSAT a emplear, ya que esta debía soportar bajas temperaturas, ventiscas de alta velocidad, nevazones, lluvias y ambiente salino.

Desde ese momento, tanto el personal técnico de S.Tc.A como el de la empresa, trabajaron coordinadamente para que los elementos llegaran a Punta Arenas y su posterior despacho a la Antártica, todo fluyendo sin ningún inconveniente, iniciándose los trabajos de instalación de la antena, (sobre la base de concreto que había construido con antelación la brigada de reparaciones) y de equipos que no sólo darían teléfono Armada a la Base Prat, sino que también un terminal de mensajería del SNTDM, señal de un canal de televisión y de una radio FM.

Durante el proceso de instalación, regresé de mis vacaciones, reasumí mis funciones y concedí al subjefe sus merecidas vacaciones por el arduo trabajo que debió afrontar en mi ausencia.

Y fue así como el día 6 de febrero de 1997, a las 10:00 hrs, en la oficina del Jefe del Estado Mayor General de la Armada, en Valparaíso, contraalmirante Jorge Arancibia Reyes, se recibió el llamado del Comandante en Jefe de la Armada, desde la base Prat, a través del sistema telefónico naval (anexo extendido de la central telefónica del Subcentro de Telecomunicaciones Navales de Valparaíso), inaugurando de esa forma la conectividad satelital, conversación en la que también participó el ministro de Defensa Nacional.

El sistema descrito constituyó un hito en las telecomunicaciones navales y aparte de satisfacer necesidades del servicio, fue y es un gran apoyo a las familias del personal naval en dicha base, considerando, además, que los avances tecnológicos han permitido mejorar los servicios con los que cuenta en la actualidad la base. Ya no necesitaron salir de sus hogares para ir a otro lugar a hablar con su ser querido, basta tener acceso a un teléfono fijo o móvil, marcar 32 2509287, esperar unos segundos y ya le están respondiendo, o enviarle un WhatsApp al comandante al +56 97699 4XXX ¿Desea comprobarlo? Llame ya!!!!!!

Inicie sesión con su cuenta de suscriptor para comentar.-

Comentarios

Related Articles

The Extended Continental Shelf in Antarctica and Chile´s position
TEMA DE PORTADA

The Extended Continental Shelf in Antarctica and Chile´s position

Las presentaciones sobre Plataforma Continental Extendida (PCE) en la Antártica, es un tema que no ha estado exento de d...

Luis Pardo. Chile´s first official presence in the Antarctic
TEMA DE PORTADA

Luis Pardo. Chile´s first official presence in the Antarctic

El teniente 1° Luis Alberto Pardo Villalón, de la Armada de Chile, comandó la escampavía Yelcho, en cumplimiento de la m...

Joint Antarctic Command. Chile´s national interests in the Antarctica
TEMA DE PORTADA

Joint Antarctic Command. Chile´s national interests in the Antarctica

“Antártica es el único continente que no conoce una guerra. Cuando el hombre pone sus plantas en él, instintivamente deja de lado sus prejuicios y su orgullo y convive con esa humilde tolerancia y respeto por los demás…”

(Pinochet de la Barra, 1976)

Chilean Antarctic Statute Impact and Challenges defense sector
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD

Chilean Antarctic Statute Impact and Challenges defense sector

Chile, a tan solo 974 km de distancia, es el país más cercano al continente antártico. Desde su primera acción operativa...

Aspectos legales y políticos de la Antártica previo al Tratado Antártico
ACTUALIDAD

Aspectos legales y políticos de la Antártica previo al Tratado Antártico

 Los descubrimientos realizados por diversos exploradores en la Antártica en el siglo XIX, a diferentes partes del ...