TEMA DE PORTADA

El submarino, su trayectoria centenaria y su vigencia en el siglo XXI

El submarino, su trayectoria centenaria y su vigencia en el siglo XXI

Desde sus inicios los submarinos han demostrado ser formidables, cambiando para siempre la guerra en el mar como se conocía. Su participación en las guerras mundiales, actuando contra las unidades navales, como contra las líneas de comunicaciones marítimas. Durante la Guerra Fría, fueron mejorando la tecnología y empleados como elementos disuasivos en el control del mar, y con la aparición del submarino nuclear, ayudó a poner paños fríos en los momentos de mayor tensión. Sin embargo, hay algo que poco se menciona, y es el personal que tripula estos buques.

Medio siglo de desafío submarino

La mayor dificultad que enfrentan los países que no cuentan con una industria que diseñe ni construya sus propios buques de combate, es tener unidades de diferentes orígenes, con tecnologías y sistemas disímiles. Analizaremos cómo, durante su siglo de existencia, la fuerza de submarinos ha logrado superar...

La Plataforma Continental Extendida o Ampliada

Chile adhirió a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), y 10 años mas tarde se crea el Comité Nacional de la Plataforma Continental. En 2008 se presentó a la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC) el informe preliminar de la Plataforma Continental ampliada.

Las operaciones navales ayer y hoy

El bicentenario de la Armada de Chile marca un hito importante a nivel nacional, ya que la institución ha participado activamente en el desarrollo del país desde los albores de la patria. Las operaciones navales en esencia siguen siendo las mismas; no obstante, han cambiado de acuerdo a las nuevas tecnologías y a los cambios organizacionales. También ha influido en las operaciones navales, la nueva forma de relacionarse de los Estados, lo que ha permitido una mayor participación en operaciones combinadas y conjuntas.

ASMAR: el apoyo industrial de la flota

La capacidad de reparar y mantener el material naval ha variado desde las modestas fraguas y talleres de herrería que sostuvieron la flota chilena hace casi dos siglos, hasta los modernos talleres y laboratorios de nuestros arsenales y astilleros.