Tras una cerveza

VERSIÓN PDF

e encontraba junto a mi señora acompañándola “voluntariamente” a una tarde de shopping, mientras me flagelaba el calor, la muchedumbre y el escaso aire acondicionado imperante; en tanto que mi mirada recorría infructuosamente algún lugar para sentarme y descansar los ya 40K recorridos entre...

Debes iniciar sesión para ver este contenido

Agregar un comentario