Infantes de Marina en Chipre: misión de paz en el Mediterráneo

VERSIÓN PDF

United Nations Forces in Cyprus (UNFICYP) es una de las operaciones de paz más antiguas desplegadas por Naciones Unidas manteniéndose activa hasta el día de hoy. Su inicio data del año 1964, según la resolución numero 186 del Consejo de Seguridad, la cual buscaba cesar los enfrentamientos intercomunales entre los grupos étnicos chipriotas con ascendencia griega y turca respectivamente. Sin embargo, la crisis interna fue adoptando características cada vez mas violentas, lo que tuvo como consecuencia la intervención de Turquía mediante la operación Atila el año 1974, cuyo concepto y ejecución se basó en un masivo despliegue de fuerzas desde el vector marítimo y aéreo; generando una división geográfica y demográfica total en la isla, la cual se ha mantenido hasta el día de hoy, pese a reiterados intentos de reunificación.

Las consecuencias de la operación Atila, obligaron a Naciones Unidas a redistribuir sus fuerzas, estableciendo una línea de amortiguación o Buffer Zone, la cual se estableció como línea limítrofe entre ambas partes en conflicto, generando un Status Quo, el cual paulatinamente fue aminorando hostilidades entre las fuerzas en oposición.

En el marco de estas condiciones, desde el año 2001, Chile ha desplegado tropas de Infantería de Marina y Ejercito, las cuales realizan diariamente tareas de observación y vigilancia en la zona de amortiguación, contribuyendo al mantenimiento de la paz en el área de operaciones; y a los intereses internacionales de nuestro país.

Este trabajo tiene por objetivo describir la génesis del conflicto y las tareas que el personal de Infantería de Marina realiza diariamente durante periodos de despliegue de 6 meses a 13.388 km de puerto base, en uno de los enclaves estratégicos mas importantes del Mediterráneo.

Antecedentes generales

Los antecedentes históricos nos llevan a casi 30 siglos de antigüedad, desde que la primera civilización se asentó en la isla. Al constituirse Chipre un enclave estratégico en el Mediterráneo, la convierte inmediatamente en blanco de sucesivas ocupaciones. A modo de ejemplo, algunas de las civilizaciones que destacaron en la isla fueron: hititas, fenicios, griegos, sirios, persas, egipcios, romanos, lusitanos, venecianos, árabes y turcos.

A pesar de que durante las constantes invasiones los más fuertes impusieron el liderazgo en la isla, la continua mezcla de etnias dio forma a una fusión de culturas que hasta nuestros días prevalece.

En 1878, en el marco del congreso de Berlín, la isla fue puesta bajo la administración del Reino Unido, para brindar protección al Imperio turco otomano, en ese entonces poseedor de la isla, con el fin de evitar que los afanes expansionistas de la Rusia zarista llegasen al Mediterráneo.

Sin embargo, al comenzar la Primera Guerra Mundial, el Reino Unido anexa permanentemente la isla como parte de su territorio, debido a la alianza germano-otomana, pasando a ser oficialmente colonia británica.

Pese a todas las culturas que continuaban sus asentamientos en la isla, fueron las comunidades turcas y griegas las que se establecieron de manera permanente. Estas comunidades además mantuvieron lazos con sus respectivos países, tras lo cual, se puede asumir que desde tiempos remotos ambas naciones buscaron poblar la isla de forma sistemática hasta alcanzar cierta superioridad poblacional.

En el año 1931 se desarrollaron los primeros movimientos populares por parte de los griegos para anexar la isla a su nación de origen (fenómeno denominado Enosis, en griego anexión). Estas intenciones fueron encabezadas y conducidas por la Iglesia ortodoxa griega, bajo el mando de sus líderes locales. Sin embargo, el Reino Unido se percata rápidamente de esta situación y con el fin de evitar una escalada de crisis, decide desterrar al los lideres religiosos participantes del movimiento.

Paralelamente, a esta situación los grupos turcos en la isla también desarrollaban ideas de cambio. La comunidad turca al ser minoría se inclinaba por un gobierno compartido antes que ser gobernados por griegos. Esta ideología se denomino taksin o participación.

En 1945, terminada la Segunda Guerra Mundial, emerge la figura del arzobispo ortodoxo Makarios III quien, desde el exilio impuesto por los británicos, lideró el movimiento independista chipriota. A contar de ese momento se empieza a evidenciar en la isla un ambiente de tensión entre ambas comunidades, llegando en ocasiones a la violencia armada. Nuevamente el Reino Unido, al percatarse de la situación, interviene entre ambas comunidades, celebrando el año 1959 el acuerdo de paz de Londres. Tanto británicos; turcos y griego chipriotas, aprobaron un plan para crear en Chipre una república independiente que otorgara garantías constitucionales a la minoría turca, efectuando una equitativa repartición de cargos públicos, manteniendo, como condición, dos bases soberanas británicas sobre la isla, debido a las circunstancias de la Guerra Fría (Akrotiri y Dhekelia, operadas hasta la fecha por la Royal Air Force).

Bastaron pocos años para que la relativa paz interna se viese quebrantada por diversas acciones nacionalistas, las cuales tuvieron por consecuencia masivos desplazamientos de ambas comunidades. Es durante este proceso que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 4 de marzo de 1964, decide establecer UNFICYP con el propósito de disminuir la escalada del conflicto interno. Si bien esta intervención aminoró por un tiempo la crisis, no fue suficiente para detener el proceso de Enosis a Grecia, lo que tuvo por consecuencia la intervención militar de Turquía mediante la ejecución de la operación Atila. Esta operación, pese a los reiterados altos al fuego negociados por Naciones Unidas, logró la consolidación de un tercio de la isla estableciendo en el sector norte la República turca del norte de Chipre, nación solo reconocida por Turquía, siendo calificada por la comunidad internacional como un territorio invadido.

Es en ese momento donde UNFICYP reconfigura su organización y establece una línea de cese al fuego entre ambas facciones en conflicto a lo largo de todo el territorio de la isla. Esta denominada Buffer Zone ha constituido hasta el día de hoy un muro artificial que ha permitido por un lado detener los enfrentamientos entre las fuerzas en oposición y por otro, establecer un ambiente de diálogo entre las partes para en un futuro resolver el problema divisorio de Chipre que hasta nuestros días constituye su capital, Nicosia, como la última cuidad dividida en el mundo.

Los infantes de marina chilenos

A contar de la operación Atila, Naciones Unidas dividió la Buffer Zone en áreas de responsabilidad, siendo en la actualidad el sector 1 comandado por el contingente argentino; sector 2 por el británico y el sector 4 por el eslovaco. Todos los contingentes anteriormente mencionados integran además fuerzas menores de otros países contribuyentes, de las que destacan Chile, Hungría, Serbia, Bosnia, Ucrania, entre otros.

Desde la implementación de la Buffer Zone, diversos contingentes han integrado el componente militar integrante de UNFICYP. Particularmente Argentina ha prestado servicios en esta misión por más de 25 años integrando a contar del año 2001 a personal de infantería de marina y ejército de Chile, dentro de sus unidades de observación y vigilancia.

Los infantes de marina, se organizan con un oficial subalterno y seis personal de gente de mar. Se han desempeñado históricamente en una de las tres Extended Patrol con que cuenta el sector. Estas unidades se organizan en equipos, los cuales se despliegan desde bases de patrulla, efectuando al menos cuatro patrullajes diarios en vehículos 4 x 4 equipados con sistemas de comunicaciones capaces de mantener un enlace permanente con el centro de operaciones tácticas del sector, donde se reportan los incidentes civiles o militares dentro de la Buffer Zone o en zonas limítrofes a esta. Cabe destacar que toda la información se reporta mediante los sistemas de comunicación ya sea por fonía o data, siendo transmitidos en inglés, haciendo imprescindible el dominio del idioma por parte de todos los operadores.

La base de patrulla que alberga al personal chileno corresponde al cuartel General Roca, el cual es de las pocas instalaciones de Naciones Unidas que se encuentran en el sector turco-chipriota de la isla. Esta instalación brinda a la unidad todo el soporte logístico necesario para operar por seis meses en la isla, proveyendo materias de abastecimiento, sanidad, transporte e instalaciones principalmente.

Para el caso particular del contingente IM nacional, el área de responsabilidad corresponde al sector 30, el cual tiene una extensión aproximada de 30 km. Este sector se caracteriza particularmente por estar dentro de uno de los cordones montañosos costeros mas importantes de la isla, que lo constituye en un espacio geográfico de difícil acceso y conducción. Por otro lado, al presentar alturas predominantes, ambos límites de la Buffer Zone están ocupados por posiciones turco y greco chipriotas respectivamente, lo que obliga a la unidad a realizar constantes tareas de observación sobre las posiciones, identificando cualquier violación a los acuerdos previamente adscritos al posicionamiento de fuerzas.

Cabe destacar que en Chipre el transito vehicular es según la normativa británica, lo cual obliga al personal a rendir pruebas de conducción teóricas y practicas ante personal militar del Reino Unido, previo a desarrollar cualquier tipo de operación en medios motorizados.

Las tareas de patrullaje son sostenidas y efectuadas en condiciones diurnas y nocturnas, mostrando en la zona una permanente presencia de Naciones Unidas, contribuyendo a generar un clima de seguridad y estabilidad en el área convulsionada. Paralelamente, se solicita constante apoyo del elemento aéreo de UNFICYP con el propósito de realizar patrullas helitransportadas, obteniendo imágenes completas del área de responsabilidad, permitiendo la obtención de información que desde el vector terrestre sería imposible de percibir.

El personal IM realiza diversos entrenamientos específicos y cursos, impartidos por el equipo de entrenamiento de la misión, tales como actividades de polígono, navegación terrestre, ejercicios de evacuación medica, procedimientos de telecomunicaciones; y cursos, entre los que destacan , oficial de control aéreo, analista de zonas de accidentes, prevención de explotación y abuso sexual, entre otros, los que contribuyen al desarrollo táctico de la misión, como también a prevenir cualquier incidente reñido con la moral y los valores trazados por Naciones Unidas.

Los infantes de marina desplegados en UNFICYP correspondientes al contingente número 31, desarrollaron todas sus actividades operativas en forma oportuna y eficiente, característica doctrinal del Cuerpo de Infantería de Marina, habiendo sido su labor reconocida en distintas ocasiones por los escalones de mando de la misión. Se prevé que al termino de su despliegue la unidad habrán recorrido 21.900 km en 730 tareas de patrullaje de largo alcance, contribuyendo al mantenimiento de paz y estabilidad en Chipre, esperando en un futuro próximo la obtención de un acuerdo definitivo al conflicto, en quizás el enclave estratégico mas importante del Mediterráneo.

Agregar un comentario