COMPRENSIÓN LECTORA DE UN SUBTENIENTE

VERSIÓN PDF
El joven oficial rápidamente toma demarcación con el pelorus y comienza a planificar mentalmente el procedimiento tantas veces antes practicado. Voltea, mira a los ojos al jefe de guardia y certeramente le dice: “hay que establecer comunicaciones mi teniente, el contacto se encuentra demasiado pegado a costa.”

Navegando los canales australes, el joven oficial de guardia planificó su navegación con la información que creía necesaria del derrotero, dibujó su track a navegar, estudió los peligros y situaciones básicas, cuidando de cualquier detalle que el jefe de guardia le pudiera preguntar para sorprenderlo, sería su primer pilotaje de precisión y el paso Shoal su prueba, para después finalizar la guardia con lo que restara del canal Smyth.

Analizando el dibujo del track a navegar (digno de un diseñador gráfico), el jefe de guardia, consulta al joven oficial si este leyó el derrotero, a lo que contesta con un sólido “sí, mi teniente.”

Se reciben de guardia y se desarrolla la navegación sin novedad, hasta un punto en el que el jefe del departamento de operaciones sube al puente, llevándose al jefe de guardia al alerón para  posteriormente pedirle novedades al oficial de guardia.

Minutos después, el vigía de estribor indica avistamiento de superficie, señalando en el reporte su demarcación. El joven oficial rápidamente toma demarcación con el pelorus y comienza a planificar mentalmente el procedimiento tantas veces antes practicado. Voltea, mira a los ojos al Jefe de Guardia y certeramente le dice: “hay que establecer comunicaciones mi teniente, el contacto se encuentra  demasiado pegado a costa.”
El jefe de guardia arquea las cejas y le pregunta si está seguro, a lo que el joven oficial responde con
un certero “sí, mi teniente”. El oficial de operaciones indica que el procedimiento lo haga el oficial de
guardia, entregando la navegación al jefe de guardia, para evaluar si el joven oficial lo domina.

Dos veces efectuó el procedimiento sin respuesta, hasta que por el canal 16, surge una fuerte voz identificándose como el transporte “Leonidas” e indicando situación de incendio, pérdida de control de la embarcación y varamiento en la zona.

Nuestro joven oficial tímidamente mira al oficial de operaciones con un ¿qué hago ahora? en los ojos, éste le devuelve la mirada y le responde enérgicamente: “bien subte, ahora llame al comandante e infórmele, esto puede ser grave.”

El oficial toma el teléfono y llama escuchando por el auricular el característico “Síiiiiii” del comandante. “Mi comandante tenemos una situación de emergencia y auxilio al exterior, un buque varado y con incendio a bordo”. Tras un breve silencio en la línea, se escucha en el auricular: “¿nombre de la embarcación?” a lo que el oficial responde: “transporte ‘Leonidas’ mi comandante.” Nuevamente silencio en la línea, segundos que se le hicieron eternos al subteniente. ¿Qué propone usted hacer? consulta el comandante, a lo que el oficial responde enérgicamente: “podríamos bajar la viada, formar una partida de auxilio al exterior y desembarcar para ayudar al buque,” exclamó. Nuevamente silencio en la línea para terminar con un “bien, ejecútelo, subo al puente.”

Nuestro joven oficial con una mirada llena de orgullo y satisfacción toma el 1 Mc, mientras repasa
mentalmente las palabras que se propone dar, aprieta el PTT y cuando está listo para hablar, el oficial de operaciones que se encuentra al otro extremo del puente lo detiene con un gesto y le ordena volver a la carta. Nuestro joven oficial rápidamente piensa -algún dato me debe faltar- acercándose a la carta. El oficial de operaciones lo mira a los ojos y le dice: “bien subteniente, ¿usted está seguro que se leyó el derrotero?” a lo que el oficial replica: “sí mi teniente”, extrañado de que se lo pregunten tantas veces. Entonces, replica el oficial de operaciones, dígame ¿por qué quiere salvar un buque que ha estado
varado hace años, que aparece en el derrotero como peligro y que usted hasta dibujó en su croquis como un peligro, además… ¿Cómo no reconoce la voz del estradio en el equipo de comunicaciones motecón?”

NOTA: El derrotero del canal Smyth define como escollos próximos a la derrota al “casco náufrago” del ex “Santa Leonor”, Canal Smyth Carta Náutica Nº 11112, Casco náufrago. Varado en la costa E de uno de los islotes Adelaide, al 142º y 6,1 cables de la baliza luminosa Punta George y en el lado S del paso Shoal. Es el ex “Santa Leonor”, el cual está hundido de proa y recostado sobre su banda de estribor, mostrando media eslora fuera del agua.

 

Agregar un comentario