NADADORES DE RESCATE, ARRIESGANDO LA VIDA POR LA DE OTROS

VERSIÓN PDF

¿Qué es un Nadador de Rescate?
Apesar de lo que se podría pensar, pasan
gran parte del día en tierra, pero su finalidad
es trabajar desde las alturas, siendo la última
esperanza de aquellos que han encontrado la
desgracia en el mar. No son buzos, sino “Nadadores
de Rescate” entrenados para salvar vidas tanto
en mar, ríos o lagos. Son un grupo selecto de 38
marinos, oficiales y gente de mar de todas las
especialidades y escalafones, que conforman
una pieza más de un equipo, las dotaciones SAR
con que cuenta la Armada, el cual debe estar en
constante alerta durante los 365 días del año.
Como parte de una dotación de vuelo, cada uno
sabe qué debe hacer, teniendo una función bien
definida, ninguno interfiere en la tarea del otro.
Con esta confianza se eliminan los errores al
momento de acudir al auxilio en una situación
de peligro en el entorno acuático.
Son personas con un gran estado físico y
control mental, capaces de dar la vida por la de
otros. Para un Nadador de Rescate son parte de
su rutina los ejercicios de natación y resistencia
aeróbica, entrenamiento que debe realizar como
* Teniente 1º. Jefe de Sección Nadadores de Rescate.
Un Nadador de Rescate sabe que cuando se activa una emergencia puede terminar en
tragedia; es entonces cuando saca fuerzas y va al encuentro de su pasión, la misma que en
cualquier momento le puede jugar una mala pasada.
REVISMAR 6 /2014 547
parte de su jornada laboral y, a
veces, aún más allá del horario
de trabajo. Es esta preparación
la que le dará la confianza
y fortaleza para actuar con
tranquilidad y sangre fría en
los lugares donde hay vidas
en peligro.
Nace un nuevo nadador
La Armada necesita de un
profesional que pueda realizar
un trabajo efectivo y con un
alto grado de supervivencia. La
especialización comienza con
un período de entrenamiento
de tres meses en Chile. Por
medio de una postulación y pruebas de ingreso
se elige al personal más apto, tanto física como
psicológicamente. Es en este proceso donde se da
la más alta tasa de deserción, siendo cercana al 70%,
debido a los extensos horarios de entrenamiento, en
los cuales como promedio, se nada semanalmente
25 horas. La fuerte preparación psicológica a la
que son sometidos los alumnos es otro factor que
influye en el transcurso de esta preparación. Por
esto, es muy importante y agotador el trabajo del
Instructor, ya que debe ser capaz de decidir quién
es apto o no para ejercer esta gratificante labor,
y debe “producir” en 12 semanas a una persona
que no tenga miedo de actuar ante cualquier
emergencia, y sin dudarlo siquiera por un momento
entrar voluntariamente a un sector en donde hay
gente que justamente busca lo contrario, salir.
Otro factor influyente y que es motivo de sana
competencia, es el hecho de que los postulantes
saben que solo los mejores serán seleccionados
para viajar al otro lado de la cordillera.
Luego del período de preparación física en
Chile, comienza la especialización en Argentina,
siendo la ENSS (Escuela Nacional Superior de
Salvamento y Buceo), perteneciente a la Prefectura
Naval ubicada en la ciudad de Buenos Aires, la
que cuenta con años de experiencia en el proceso
de formación de rescatistas y buzos.
En Argentina, deben completar un
entrenamiento de tres meses en que deben
vivir y compartir con personal de las distintas
ramas de la defensa y seguridad argentina,
como los Comandos de la Fuerza Aérea, personal
Prefectura, Bomberos y Fuerzas Especiales, y el
grupo “Albatros”, siendo ésta la oportunidad en
donde se forjan grandes amistades que perduran
en el tiempo.
En este período se ejecuta un curso intensivo
y extenuante, con un horario que comienza a las
07:00 horas con actividad física, para luego, a las
08:30 horas dar inicio al entrenamiento en el agua.
Las primeras semanas se desarrollan ejercicios en
un pozo o “cuba” para que los alumnos tomen
confianza y se ambienten al frío. Las semanas
que siguen son de natación en las aguas del Río
de la Plata. En este lugar se desarrolla un 90% del
curso, nadando en aguas turbias, entre escombros,
basura, animales muertos, roedores y reptiles; se
realizan nataciones de largo aliento, nataciones de
circuito y velocidad, técnicas básicas y prácticas de
salvamento, saltos desde cascos oxidados y semi
hundidos y saltos de 15 metros de altura desde
los alerones de las patrulleras de la Prefectura.
Es en este período en donde los alumnos tienen
su primera aproximación e instrucción de salto
desde helicópteros. Además, como la tarea de un
rescatista no es solo la evacuación de víctimas
desde el mar, los alumnos reciben conocimientos
sobre anatomía, fisiología y primeros auxilios,
con el objeto de hacer una evaluación rápida y
asesorar cuando sea necesario. La jornada tiene su
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Nadadores de rescate, arriesgando la vida por la de otros
n Evacuación de tripulante realizada por Nadador de
Rescate.
548
término a las 13:00 horas
aproximadamente. Eso sí,
siempre con unos lapsos
de descanso en donde se
comparte al calor de un
buen mate cocido.
Todas estas nataciones
son la preparación para
el ejercicio final, el cual
consiste en realizar una
natación de 15 kilómetros
por el río, sin detenerse
y dándole ánimo a los
rezagados. El promedio
de tiempo en que los
cursos chilenos han
completado esta prueba
es de 3 horas 20 minutos,
todo un récord que no ha podido ser superado
a lo largo de los años.
Luego de este período de fuerte entrenamiento,
los alumnos vuelven a Chile para terminar su
especialización con la “navalización” que se
realiza en la Escuela de Aviación Naval, en donde
se efectúan saltos y procedimientos desde
helicópteros navales nacionales.
Después de su egreso, los nuevos Nadadores
de Rescate son “probados en combate” de forma
inmediata, siendo comisionados a cubrir guardias
de playa como dotaciones de helicópteros
durante el período estival. Es en este período, y
después de salvar a su primera persona, cuando
es reconocido como uno más del grupo por sus
pares, dando una mística especial a este grupo.
Hoy, la institución cuenta con cinco
promociones de especialistas que se han
graduado en Argentina, completando así un
total de 38 rescatistas que se distribuyen a lo largo
de las cinco zonas navales como dotación de los
distintos destacamentos y grupos aeronavales.
Estos especialistas continúan perfeccionándose
con distintos cursos como son el C4 y el “Swift
Water Rescue” nivel IV, el cual se realiza con la
empresa norteamericana TANDEM, en los meses
de mayor deshielo del río Maipo; la empresa
cuenta con reconocimiento y certificación
internacional, siendo la misma que instruye a
otros grupos como el GOPE, habilitando a los
nadadores para realizar rescates con un grado de
complejidad mayor y operar en ríos y sectores
inundados de difícil acceso.
Más allá del período estival
Dado que durante todo el año puede ocurrir una
emergencia marítima, un especialista se entrena
los 365 días, objeto estar preparado para enfrentar
cualquier situación. Ninguna operación de rescate
o salvamento es igual a otra. Una operación puede
llegar a durar 50 minutos o más. Para nombrar
alguna de éstas; el caso del “Rosita V”al sur de
Chiloé, la varada de la motonave “Ocean Breeze”,
en donde hubo que evacuar a 23 personas en las
costas de Llo-Lleo y la rebusca del cuerpo de un
oficial de Ejército, acaecida en la desembocadura
del Lago Rupanco, Osorno.
Es por eso que para este grupo de élite, las
operaciones demandan una gran fortaleza
física y emocional, y es gracias a su intenso
entrenamiento y a los conocimientos adquiridos
que actúan en forma profesional y siempre
con una finalidad y convicción, la cual es el
cumplimiento del deber.
Los entrenamientos son más intensos en los
últimos meses del año, pensando en llegar en
óptimas condiciones para el período estival. Estos
se realizan en distintos escenarios, tanto en tierra
como en mar, así se puede lograr la perfección,
dado a que en un rescate, cada segundo es
importante y no hay margen de error.
n Rescate aéreo en naufragio.
REVISMAR 6 /2014 549
Además, los nadadores deben cumplir con
un plan de entrenamiento, debido a que son
calificados mensual y semestralmente por la
Dirección de Operaciones y Seguridad Marítima,
DIRSOMAR, la cual debe velar por el nivel
operativo y equipamiento de cada especialista,
calificándolos por medio de pruebas físicas y de
conocimientos teóricos. La finalidad de estos
controles es que el rescatista se mantenga
siempre actualizado tanto en materia de primeros
auxilios como en lo que a entrenamiento y
equipamiento se refiere.
¿Por qué arriesgar la vida?
Al estar en medio de un salvamento y ver a
la persona en peligro, un especialista nunca se
cuestiona si es o no correcto lo que está haciendo,
en su mente pasan distintas emociones, visualiza a
su padre, a su madre o a un hijo, actúa y reacciona
con rapidez y seguridad. Sabe que esa vida depende
de su destreza y está en sus manos el éxito de
esa misión. La tranquilidad de lograr que una
persona pueda encontrarse con los suyos, incluso
cuando no se recuperan con vida, es impagable
y reconfortante.
Un nadador sabe que cuando se activa una
emergencia, ésta puede terminar en tragedia, es
entonces cuando saca fuerzas y va al encuentro de
su pasión, la misma que en cualquier momento le
puede jugar una mala pasada y que puede llegar
a ser víctima de su propio destino. Es justamente
esto lo que lo mueve, desafiarlo, salvar una vida,
recuperar un cuerpo, darle la tranquilidad a alguien
que no conoce, sin esperar un “gracias” ni una
felicitación, volver al helicóptero y continuar con
su trabajo. Ese es el motor que lo mantiene vivo, tal
y como dice la oración del Nadador de Rescate:
“Señor, en las aguas turbulentas protégeme y en
medio del frío cobíjame…
Al momento de la fatíga aliméntame, calma mi
sed y dame confianza…
Cuando sienta miedo, dame el valor suficiente de
seguir adelante y nunca rendirme…
Dame tanta fuerza que pueda ignorar el dolor y
la fatiga, pero sobre todo, Dios Todopoderoso, te
imploro que me guíes por buen camino para ser
un buen Nadador de Rescate, sentir la dicha de
robarle una víctima a la muerte y la gloria de ser
un total y absoluto desconocido.”

 

Artículos relacionados...

Agregar un comentario