Percepciones de mi Permanencia en la Escuela Naval

Han cambiado muchas cosas, antes la mayoría de nuestros alumnos ingresaban, a nuestra Escuela, sin ser mayores de edad, ahora se ingresa mayoritariamente con cuarto medio aprobado y algunos con experiencia de estudios superiores en otros establecimientos. Han cambiado las autoridades, las generaciones, los años de estudio, las mallas, los programas, los profesores, aunque aún permanecemos tres , este año cumplimos 30 años en la docencia de la Escuela Naval.

Corría el año 1988, fue mi llegada a la Escuela Naval, venía de un entorno universitario a una institución militar, un mundo muy diferente, poco conocido para una civil que venía de un ambiente de docencia académica universitaria. Todo era diferente, un mundo de hombres, en el cual se usaban términos marineros, militares, y la jerga propia de los cadetes navales.

Empecé a escuchar y a conocer términos de uso cotidiano  en la vida del cadete, entre los que recuerdo,  plantón 10, sambolo, cuchitril,  estar tuli, estar maquineado, amantillao, soyeco, mote, peneca, el olimpo,  recacha, carreta, fondo, iban a los jardines, solapa,  lumami. los cosacos, los pulpos, soyla, cogote y otros.

También me enteré de apodos asociados a cadetes, oficiales y profesores, que retrataban fielmente alguna característica específica de los personajes. Puedo mencionar algunos de ellos, “el Cocho”, “el Chango”, “el  Mono”, “el Goyo”, “el Chongo”, “la Bruja”,” Canito”, “el Pescao”, “el choclo”, “ Cinco coma Cinco”, los “Osos”, “el Canalla”, “el Guatón”, “ Manraca”, “el Cicuta”, “el Nazi”, “el Zorro Plateado”, “el Coipo”, “el Palta”, “el sensey”, “el Ganso”, “el Lalo”, “Muslo , Pierna ,Pie” , “el Tío Pedro”, ”C. Crulo”,  “Mancuerna Gómez”, “ el soldado ”, los “Tiranos”, “Perfilazo”, “el Pirulo “ y “el Almirante”.

El lenguaje creado por el cadete, usado en su vida cotidiana en su mundo naval, también ha sufrido modificaciones, por ejemplo el término “cogote” para referirse a un profesor “paleteado “ ya no lo conocen, estar “tuli” ha sido cambiado por estar “check”, estar “Sandrico” derivó a “sandro “, el Tala cambió a la “patachera.”

El tiempo ha pasado muy rápido, son 30 años al servicio de la docencia en la Escuela Naval, desempeñándome como profesor en la asignatura de Química Aplicada, durante estos años he sido testigo  de numerosas tradiciones que aún se conservan, como las presentaciones de los cadetes menos antiguos a cadetes más antiguos, cuya primera impresión me parecían situaciones de castigo, sin embargo a través del tiempo, me di cuenta que la mayoría de las veces tenían el objetivo de contribuir a la formación militar y al conocimiento de la historia y tradiciones de la Armada de Chile.

En las tradiciones institucionales como las actividades deportivas, el Caupolicán, las ínter escuelas; la fiesta de aniversario con su tramoya, velada artística y la lucha con los brigadieres, los cadetes ponen en juego todas sus habilidades, capacidades físicas y técnicas para representar bien a la Escuela Naval.

Agregar un comentario