¿Es tiempo de modernizar las especialidades de cubierta?

VERSIÓN PDF

El presente ensayo describe, a través de la historia de la Armada, la creación y cambios que han sufrido las especialidades del escalafón Ejecutivo de Cubierta, específicamente las de artillería y misiles, torpedos, armas A/S y minaje, telecomunicaciones, navegación e ingeniería naval electrónica, con...

Debes iniciar sesión para ver este contenido

Artículos relacionados...

2 Respuestas

  1. ROMERO IRAGUEN FRANCISCO VICENTE dijo:

    Estimado autor:

    Me parece muy interesante la discusión que este artículo propone y me permito hacer solo un comentario.
    Como aporte al debate quisiera mencionar que en el caso del oficial submarinista, su preparación durante el curso de especialidad es integral en relación al submarino, debiendo conocer y dominar a cabalidad la plataforma y los sistemas de armas que en este tipo de unidades conviven.
    De esta forma, al término de su preparación como especialista, posee conocimientos de todas las áreas de desempeño a bordo, inclusive del área de ingeniería mecánica y eléctrica (en el caso del oficial ejecutivo de cubierta) y de las áreas de operaciones y armamentos (en el caso del oficial ingeniero naval, que opta por la especialidad complementada en submarinos), permitiendo con ello que posteriormente en los puestos operativos, un oficial de cubierta pueda cubrir como oficial de estiba o que un oficial ingeniero sea el oficial de guardia al periscopio.

    Atte.

    CF Francisco Romero Iragüen
    Comandante
    SS-22 “General Carrera”
    fcoromeroi@gmail.com

  2. COVARRUBIAS CASTRO ANTHONY dijo:

    Estimado Teniente
    Interesante artículo, un tema de permanente debate. Al respecto quisiera aportarle con algunos comentarios:
    En relación a su cita “La nueva realidad sugiere que, para que el servidor de la Armada sea eficiente y eficaz en su puesto operativo o cargo administrativo, requiere de una mayor capacidad de adaptación al nuevo conocimiento, de una comprensión profunda de los procesos y de tener una capacidad humana para responder satisfactoriamente en varios escenarios a la vez, casi en tiempo real”. Si esto se hubiese escrito en 1950, producto de la llegada de los cruceros tipo Brookling o en 1985 con la llegada de los submarinos U209 que incorporaban en su sistema de combate uno de los computadores más modernos de Chile, creo que tendría exactamente la misma validez, ya que es una buena descripción de lo que el oficial de marina debe auto exigirse en forma permanente a lo largo de toda su carrera, no sólo en su desempeño como especialista.

    Respecto a lo que usted menciona: “En el caso de torpedos, armas A/S y minaje estos estudian en la Escuela de Submarinos”. Al respecto debo aclarar que la Escuela de Submarinos, precisamente cambió su nombre a Escuela de Submarinos y Armas A/S entre otras cosas para que los oficiales que cursan Armas A/S fueran 100% incorporados y se sintieran identificados con su Escuela.

    Como experiencia, me tocó ser parte de la generación en la cual se dispuso que todos debieran ser ingenieros en el año 1994, lo cual me demandó tres años de estudios académicos, además de un cuarto año práctico a bordo de un submarino antes de ser especialista. Lo bueno, me aportó conocimientos y capacidad de resolución de problemas que hasta hoy ocupo en mi trabajo y que estando en servicio me permitieron participar en proyectos complejos con mejores herramientas para comprender y tomar decisiones en el ámbito técnico operacional. Lo malo, me quitó tiempo de embarco como teniente, periodo en el cual en teoría el oficial logra un gran aporte como especialista y obtiene mayor experiencia operativa. En paralelo me tocó ver el fracaso académico de algunos compañeros de curso que eran excelente marinos, pero malos para el ramo de análisis numérico (por mencionar alguno). Finalmente todo volvió al modelo anterior (bajo la ley del péndulo).

    Comparar con otros sistemas, si bien es bueno, no es necesariamente la mejor opción, hay que partir por preguntarse qué necesitamos para seguir siendo eficientes y eficaces acorde con las demandas técnico-operacionales, debiendo ser siempre la prioridad el desempeño operativo.

    Una última reflexión es respecto a las áreas de desempeño, no hay que olvidar que a lo largo de la carrera los intereses van cambiando y por ende debe existir la flexibilidad necesaria para que aquel oficial que creía que su vida estaba en la CIC, en algún momento pueda pasar al ámbito científico tecnológico contribuyendo desde una Dirección Técnica, sin perder motivación y sin que la Armada pierda valiosos oficiales.
    Muchas gracias y le deseo éxito en su carrera.

Agregar un comentario