Protejamos nuestra privacidad

En el artículo anterior vimos que las redes inalámbricas públicas y privadas adolecen de una falla de seguridad que permitiría a quien tenga los conocimientos, acceder al tráfico de información de los usuarios para fines ilícitos...