Un frío y oscuro día en Haití

Durante los seis días que estuve custodiando su cuerpo, esa afinidad se transformó en un lazo difícil de romper, un lazo que se mantendrá hasta el día en que nos volvamos a encontrar navegando por los mares de la eternidad.