No me ayude tanto…

VERSIÓN PDF

He sido un fiel usuario de los productos Apple por 10 años, período en el cual he llegado a conocerlos bastante bien. No tengo quejas en cuanto a su desempeño, que nunca me ha dado problemas, pero no puedo decir lo mismo de lo que podríamos llamar intromisiones de sus sistemas operativos.

En su afán de hacer productos que nos faciliten la vida, terminan incorporando cosas que no queremos y que, en lugar de ayudar, hacen los procesos más difíciles. Uno de esos casos es el de la administración de imágenes entre dispositivos. Veamos:

Tengo un iPhone con el que suelo tomar fotos casuales si no tengo mi cámara réflex a mano. Si quiero descargar dichas fotos, lo usual es conectar el cable lightning al celular y al puerto USB del viejo Macbook, esperar que se abra la aplicación Photos e importar las que desee, para luego exportarlas a un disco duro externo. El proceso toma sus buenos minutos y, para complicar las cosas, en ocasiones no todas las fotos bajan completas, quedando algunas cortadas en distintos porcentajes del proceso de descarga. Y volvemos a empezar con la exportación de las que salieron mal. Es mucho tiempo perdido en algo que debiera ser fácil.

La alternativa B tampoco me satisface: aumentar la capacidad de mi cuenta en iCloud para tener la posibilidad de descargarlas nuevamente al computador y de ahí al disco. Tengo 50 GB de cuenta y siempre están copados. Pagar más no es opción.

En vista de eso, me entusiasmó mucho la posibilidad de comprar una memoria externa que tiene un puerto USB en un extremo y un conector lightning en el otro. Según la publicidad de este aparato, se puede descargar todos los archivos de un celular y transferirlos mediante el puerto USB al disco duro que se quiera. Excelente solución para este inconveniente.

Figura 1: Pendrive HooToo de 128 GB.

Después de una investigación, compré en Amazon el HooToo Phone Flash Drive 128GB. Fue un salto de fe para un dispositivo que vale US$ 54 en internet. Una vez que recibí el envío, al insertarlo en el conector del iPhone, automáticamente el sistema me pidió descargar la app Iplugmate, cosa que se demoró 30 segundos, a cuyo término puse a prueba esta maravilla. Funcionó perfecto: mediante una interfaz intuitiva, demoré 5 minutos más o menos en descargar 16 GB de fotos y videos a este pendrive, mucho menos que la descarga habitual a través de la app Photos que es parte del sistema operativo de los computadores Macbook. Otra ventaja de este pendrive es que se puede usar en sentido inverso, vale decir, se puede grabar una película y verla en la pantalla del iPhone o iPad, por ejemplo, a bordo de un avión o de un buque.

HooToo tiene versiones de 32 y 64 GB para quienes no requieran tanto espacio de almacenamiento. Obviamente, estos dispositivos también pueden transferir los archivos de un iPhone a un PC usando el mismo procedimiento.

Hasta que Apple volvió a entrometerse.

Feliz con el resultado de la prueba, el siguiente paso fue traspasar las fotos desde el pendrive al disco duro externo. En ese momento noté que algunas de mis fotos tenían una extensión HEIC, a diferencia de la JPG a la que nos hemos habituado. Lo que es peor, ninguno de mis programas podía abrirlas. Nuevamente quedé en un punto muerto. Tuve que investigar el significado de HEIC, que terminó siendo la designación que le da Apple a un nuevo formato de compresión de imágenes que reemplazará en algún momento al viejo JPG. El problema es que Apple se adelantó mucho en su búsqueda de mejorar la compresión para optimizar el uso de memoria en sus aparatos y ni siquiera Photoshop es capaz de abrir un archivo HEIC.

Solución: Por suerte para nosotros, una empresa se propuso hacer la conversión en línea y gratis, al menos por ahora.

Si hasta ahora todavía hay quien quiera seguir mis pasos en este procedimiento para descargar sus fotos desde un iPhone y llegó hasta aquí, tiene que ingresar a https://heictojpg.com/

Este sitio hace el proceso de convertir los archivos HEIC a JPG gratis, sin pérdida de calidad y además, al ser JPG son compatibles con Mac y PC. Finalmente, después de varios días buscando una solución a mis descargas de fotos, puedo decir que, a pesar de todos los inconvenientes del cambio de formato, he ganado en velocidad de transferencia entre mi celular y el disco duro donde quedan almacenadas.

Algo más acerca de HEIC

HEIC es la designación que Apple eligió para el nuevo estándar de fotografía llamado HEIF, que significa Formato de Imagen de Alta Eficiencia, por su nombre en inglés. Este, como su nombre lo indica, es una forma más eficiente de almacenar archivos de imagen. Para esto se emplean métodos modernos de compresión que permiten que las fotografías digitales sean archivos de menor tamaño, mientras al mismo tiempo ofrecen mejor calidad de imagen que la alternativa tradicional JPG.

HEIF está basado en el formato de video HEVC (High Efficiency Video Compression) que ya se emplea en los iPhones más nuevos. HEIC, como vemos, no es un invento de Apple, sino que fue desarrollado por los laboratorios del grupo MPEG. Técnicamente, HEIC ni siquiera es un formato, sino un contenedor de imágenes y audio; Apple lo usa para almacenar imágenes codificadas con el formato de video HVEC, lo que lo hace particularmente útil con las fotos Live, ya que múltiples fotos pueden ser almacenadas en un mismo contenedor.

Desafortunadamente, este avance en eficiencia y calidad hace que el compartir las fotos tomadas con un iPhone sea incompatible con otros sistemas operativos e incluso con computadores Mac que no tengan instalado el sistema operativo OS High Sierra. Todas las versiones anteriores son incompatibles. Y si, como en mi caso, mi Macbook no puede recibir más actualizaciones, queda la opción de reducir la calidad de fotos en el celular mediante Ajustes>Cámara>Formatos y seleccionar el más compatible. De otro modo, tendremos que seguir usando el sitio web que ya mencioné, o la descarga mediante cable para pasar del computador al disco externo.

Agregar un comentario