Que no se olviden del postre

abía entregado la guardia al mediodía y me dirigí al camarote que se ubicaba en una de las cubiertas inferiores. En mi desplazamiento, escuche gritos tenues de auxilio, que provenían del frigorífico. Luego de poner atención, comprobé su procedencia y procedí a abrir la...

Debes iniciar sesión para ver este contenido

Agregar un comentario