Mata Ui

Una cosa lleva a la otra y fue así que, entre risas, historias y buen trago, terminamos en una playa cerca de Anakena, sintiendo el perfume de guayabas y bajo un moai con ojos almendrados y blancos que resplandecían de manera excepcional ante la...

Debes iniciar sesión para ver este contenido

Agregar un comentario