Las Señoras Navales

Segundo lugar categoría Gajes del Oficio en 200 palabras del concurso de ensayos “Bicentenario de la Armada de Chile”

El terrorismo había golpeado a EE.UU. aquel 11 de septiembre del 2001. Esa mañana nos encontrábamos con la Esmeralda en Pearl Harbor y la base nos indicó que debíamos zarpar a la brevedad, puesto que nuestra estadía ya no era segura. Todos nos recogimos, dejando en tierra autos arrendados, faenas y correspondencia pendiente. Varias esposas nos habían acompañado en ese puerto, quienes en el muelle esperaban nerviosas los preparativos para el zarpe. Pasaban las horas y nadie venía a retirar la pasarela y menos aquellos hombres destinados a largar las espías. Por radio nos indicaron que todo el personal estaba involucrado en la defensa de la base, así que debíamos zarpar por medios propios. En el puente de mando nos miramos algunos oficiales y resolvimos apoyarnos por nuestras damas que estaban en tierra. Así, gritos iban y venían para alivianar las espías, pero grande fue nuestra sorpresa cuando nuestras propias señoras nos dijeron:

Pónganse de acuerdo, ¿les largamos las de proa o las de popa primero? Luego entregaron los autos arrendados, recogieron la correspondencia y algunas atendieron urgentemente su manicure…

Nuestras señoras navales nos acompañan durante toda una carrera y conocen más de lo que nosotros creemos…

Artículos relacionados...

Agregar un comentario