Chile, Historia de un Inconcluso Camino Hacia el Desarrollo*

VERSIÓN PDF

Es difícil señalar qué hace que un país sea
más exitoso que otro. Existen creencias de
que algunos países estarían condenados al
subdesarrollo por factores tales como la religión,
la geografía, la raza, la meteorología o el tipo
de colonialismo experimentado. Por poner dos
ejemplos, se señala que los países tropicales
son de tendencia facilista y proclives a la flojera,
mientras que los países fríos poseen poblaciones
más aguerridas y acostumbradas al esfuerzo; otras
teorías señalan que la religión católica no fomenta
el emprendimiento y condena la riqueza terrenal
mientras otras religiones la animan. Sin embargo,
ninguna de estas variadas teorías explica la falta
de desarrollo por si sola. Así, según los autores del
libro Por qué fracasan los países, los economistas
James Robinson y Daron Acemoglu, el motivo
principal de que algunos países prosperen y otros
simplemente no lo logren nunca, es que aquellos
países exitosos lograron implantar instituciones
sólidas y confiables. Estas hacen que la sociedad
incluya a todas las personas sin dejar a nadie
fuera ni sometiendo a unos bajo otros, siendo así,
en conceptos de ambos autores, una sociedad
inclusiva en contraste a una extractiva, en donde
un grupo obtiene beneficios desproporcionados
a costa de otros.
Este ensayo intenta mostrar aspectos de la historia
política, social y económica de Chile que permitan
dilucidar cómo estas condicionantes lo han puesto
a la delantera de otros países, así como también
le han impedido alcanzar el esquivo desarrollo.
Es importante destacar que una sociedad exitosa
no se entiende como aquella en donde todos son
iguales, sino que es aquella en la que todos pueden
disfrutar de los frutos de su esfuerzo y habilidades,
en un ambiente de paz social.
Antecedentes del Chile colonial y
pre-colonial
Antes de la llegada de los españoles a Chile,
nuestra tierra, al menos del Maule al Sur, no se
caracterizaba por un grado de desarrollo notable
en comparación a otros pueblos contemporáneos
de América;1
Incas y Mayas demostraban tener una
organización política y económica muy superior
a los pueblos al sur del Desierto de Atacama. Los
Incas se organizaban en un imperio estructurado
jerárquicamente, con un acabado dominio de
la arquitectura, astronomía y aritmética. Si bien
no habían descubierto el uso de la moneda
ni el mercado, practicaban un complejo pero
eficiente sistema de trabajo regido por rituales
inter o intra clanes familiares, lo que provocaba
que las personas con menos familiares fueran
económicamente más pobres. Los habitantes
originarios del Chile actual eran pueblos que
* Ensayo presentado por el autor al Programa Educativo Integral (PEI ) Universidad Finis Terrae / Armada de Chile. ** Teniente 1º. (ramirezcalvo@gmail.com).
1. Para los Incas fue imposible extender su dominio de forma permanente en los territorios al Sur del Rio Cachapoal.
2. En 1536 existían aproximadamente 1.050.000 indígenas. Unos 200 mil en el norte; otros 200 mil en la zona central; en el centro sur (Araucanía) unos 450.000,
y en el extremo sur, los 200.000 restantes. tanto Atacameños, Diaguitas, Picúnches, Huiliches y Araucanos se encontraban en una etapa de desarrollo formativa
mientras que los Changos y Pehuenches apenas alcanzaban una etapa arcaica.
Este ensayo intenta mostrar aspectos de la historia política, social y económica de Chile que
permitan dilucidar cómo estas condicionantes lo han puesto a la delantera de otros países,
así como también le han impedido alcanzar el esquivo desarrollo. Es importante destacar
que una sociedad exitosa no se entiende como aquella en donde todos son iguales, sino que
es aquella en la que todos pueden disfrutar de los frutos de su esfuerzo y habilidades, en un
ambiente de paz social.
REVISMAR 6 /2016 27
se encontraban en etapas formativas o arcaicas,
más bien independientes, bastante belicosos
y sin mucho desarrollo intelectual ni social.2
Fue en 1536, cuando Diego de Almagro llega a
Chile, encuentra un territorio que difería bastante
de lo que esperaba: no existían grandes tesoros
y los pueblos del Sur eran indómitos y bastante
más retrasados que lo que había presenciado
en Perú. Al poco tiempo volvería decepcionado
sobre sus pasos.
Posteriormente, un decidido Pedro de Valdivia
llegaría al actual Santiago en 1541 y con más
convicción que su antecesor, organizaría de
inmediato políticamente sus nuevas tierras.3
Si bien en 1536 sería el primer contacto entre
las civilizaciones que darían origen al pueblo
chileno; es en 1541 cuando se inician las bases
que relacionarían durante casi 300 años a culturas
que eran muy diferentes en todo sentido.
En este nuevo territorio para la corona, los
españoles aplicaron, en aras de la evangelización,
el sistema de encomienda, el cual resultó ser
también un sistema de dura imposición religiosa
y organización social. A través de este sistema
un español recibiría un número determinado de
tierras y de indígenas, a los cuales cobraría tributos
a cambio de protección y de evangelizarlos en
la fe católica. En el caso chileno, los nativos no
tenían recursos suficientes para tributar, por
lo que eran obligados a trabajar en un sistema
que se denominó la encomienda de servicios.4
Al principio los trabajos encomendados a los
nativos eran relacionados a la minería, pero
durante el siglo XVII la producción agronómica
fue tomando fuerza con el fin de abastecer
a las colonias del norte, lo cual hizo que la
encomienda diera un giro y naciera la hacienda,
lugar donde el trabajo indígena se centraba en la
producción agrícola. Al poco tiempo esta mano
de obra no dio abasto y nace la figura del peón,
generalmente un mestizo que a cambio de un
salario y alimento cumplía labores productivas.
Estas haciendas también tenían una jerarquía
interna en donde patrones, capataces, peones,
inquilinos y nativos convivían en una estructura
social que perduraría en el campo chileno, incluso
después de la independencia, y que sería uno
de los rasgos distintivos de la sociedad chilena;
quizás el único cambio de importancia sería la
derogación formal de la encomienda en 17895
y
la abolición definitiva de la esclavitud en 1823.6
La conformación económica y social colonial
perduraría y definiría la identidad nacional. Es así
como el modelo que, en general, los colonizadores
europeos establecieron, consistía en un régimen
extractivo que se centraba en la explotación de
recursos para transferirlos desde los colonizados a
los colonizadores. Sin embargo, algunas excepciones
sucedían en las colonias cuyos colonos intentaron
rápidamente replicar las instituciones europeas,7
dando gran importancia a la propiedad privada
y al emprendimiento. De esta manera, el modelo
de colonia impuesto en países sudamericanos
dominado por españoles que practicaban la
encomienda, tendría menos posibilidades de
avance que el de los norteamericanos colonizados
por ingleses que aplicaban un modelo más
comercial de ocupación.8
Ordenamiento institucional y primera
expansión económica
Chile fue relativamente más hostil y pobre que
muchas otras colonias españolas, y después de
su independencia seguía siendo un territorio sin
grandes riquezas y adverso al sur del Biobío. Sin
embargo, la visión de sus primeros gobernantes
y las características propias de la sociedad
chilena, lo fueron diferenciando positivamente
de los otros países. Algunos autores como el
economista James Robinson9
señalan que “En
Chile era mucho más fácil encontrar a la elite.
Estaba fusionada y concentrada en un área
geográfica, además de conectada por los mismos
intereses”, lo cual permitió la formación precoz
3. Un par de semanas después de su llegada ya había instalado un cabildo (municipalidad de la época), nombrado un alguacil, un jefe de policía, un alcaide y otros
tantos funcionarios, por otra parte, y siguiendo las instrucciones reales iniciaba la instauración del sistema de encomienda.
4. En la cual los indígenas pagaban tributo mediante sus servicios.
5. Ambrosio O´Higgins.
6. Cabe destacar que Chile sería el cuarto país en abolir la esclavitud totalmente poniendo al país a la vanguardia de disminuir las diferencias sociales propias de
la época, hecho que quedaría también de manifiesto en la constitución de 1823.
7. Modelos de administración representativos que promovían la libertad y la posibilidad de enriquecerse por medio del comercio, por ejemplo, Australia, Nueva
Zelanda, Estados Unidos.
8. Cabe destacar que no fue necesariamente altruismo lo que produjo las diferencias de colonización, situación que es explicada en el texto citado.
9. Autor del éxito en ventas “Por qué fracasan los países.”
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Chile, historia de un inconcluso camino hacia …
28
de un estado, cosa que no aconteció en países
como Argentina o Colombia.
Ya en la existencia independiente de la patria,
podría señalarse que entre el fin de los ensayos
constitucionales en la década de 1820 y la Guerra
Civil de 1891, el país tuvo un notorio despegue
político y económico, pero generando vicios
que eran corregidos muy lentamente o que
simplemente no se tomaban en serio. Al comienzo
existió un régimen claramente presidencialista
mezclado con un sistema electoral y social que
permitía una evidente intervención electoral que
incluso llevó a que cuatro presidentes ejercieran
durante 40 años,10 ordenando el país en gran
medida, pero sin mucha oposición que controlara
sus errores o ambiciones personales.
Es dentro del periodo comprendido entre la
iniciación del régimen Portaliano en 1830 y 1870,
que suceden los primeros grandes cambios del
país. Así, acompañando al importante crecimiento
demográfico11 se vivió un proceso de reorganización
y consolidación de la aún joven institucionalidad;
se integraron nuevos territorios mediante nuevos
métodos de comunicación y transporte,12 y se
generó una floreciente relación comercial con el
exterior, basada principalmente en la producción
de materias primas. Todo lo anterior trajo consigo
un avance en lo económico, social y cultural de
parte de la población pero no tuvo grandes
efectos en la masa de la sociedad, situación que
generó un fuerte contraste entre los habitantes
del país. Muy pocos tenían un efectivo derecho a
la propiedad privada, educación y acceso al capital
o crédito, lo que a mediano plazo se traduciría en
que los mismos grupos se rotaban en los puestos
de mayor trascendencia política.
Por otra parte, los ciclos de producción propios
de los productos de mayor comercialización,
provocaban serias crisis que desencadenaban
en un mayor descontento y que, no pocas veces,
terminaban de manera violenta.
El año 1871, un cambio constitucional evitaría
la reelección, pero no la intervención electoral,
que a largo plazo generaría un subyacente
malestar que originaría una guerra civil en 1891,
a pocos años de haberse ganado la segunda
guerra contra peruanos y bolivianos.
Según señala James Robinson, “Las
circunstancias que permitieron esta formación
de Estado precoz, simultáneamente bloquearon
lo que hace falta para ser una sociedad inclusiva.
Porque la elite, que permitió construir el Estado,
bloqueó el pluralismo.” Este fenómeno provocaría
en Chile la aparición de una oligarquía que,
salvo excepciones, no velaron lo suficiente por
el bien común.
En lo político, posterior a la guerra civil de
1891, se inició el régimen parlamentario que
restó poder al presidente, situación que trajo
más caos que paz y que se sumó a la clara e
histórica tendencia de actuar en beneficio
propio. Se generó un desorden generalizado
que hacía difícil o casi imposible conducir el
país y en donde los gobernantes se sucedían
sin mayor injerencia.
Salitre y los grandes cambios sociales
Posterior a la Guerra del Pacifico, Chile contaba
con una situación que le era novedosa ya que
poseía un recurso de gran demanda y lo poseía de
manera casi exclusiva e ilimitada en los terrenos
disputados en el conflicto. Este pudo haber sido
el factor que lanzara al país al desarrollo, pero
no lo fue. La poca visión de empresarios (en su
mayoría ingleses) y gobernantes que asumían
que el “oro blanco” estaría ahí para siempre, hizo
que Chile perdiera su primera gran oportunidad.
Después de la guerra, el país era financieramente
incapaz de controlar y operar las salitreras,
por lo que fueron privatizadas y grabadas con
un alto impuesto; la mayoría de ellas fueron
compradas por ingleses que generaron un
modelo de extracción que no fue modernizado
hasta principios de la década de 1920. La Primera
Guerra Mundial generó un notable aumento de
producción salitrera (tres millones de toneladas)
pero la invención del salitre sintético empezaría
a hundir rápidamente la industria salitrera,13
10.José Joaquín Prieto Vial, Manuel Bulnes Prieto, Manuel Montt Torres y José Joaquín Pérez gobernaron el país desde 1831 a 1871 por periodos de 10 años cada
uno (mediante reelección).
11.En los primeros 100 años se pasó de menos de 500.000 habitantes a cerca de 4.000.000.
12.Ferrocarriles, caminos, nuevas rutas de cabotaje y telégrafo, por mencionar algunos ejemplos.
13.Disminuyó a 1,5 toneladas anuales entre 1920 y 1927, experimentando un aumento temporal entre 1928 y 1929 y caer violentamente en los años 30 como
efecto de la gran depresión.
REVISMAR 6 /2016 29
causando su desaparición, lo que produjo una gran
cesantía, inflación y descontento, especialmente
en el norte. Sin embargo, el valor oculto de la
explotación del salitre sería lo que constituyó
el catalizador de los cambios sociales que se
producirían a principios del siglo XX. La masiva
migración de chilenos al norte generó nuevos
poblados y puertos, además de un incremento
en el comercio de la agricultura y el tamaño del
Estado. Por otra parte, apareció una naciente
clase media y una amplia población industrial
acompañada de un gran descontento debido a
las condiciones que les eran impuestas por los
controladores de las empresas.
Fue así como en los treinta años de
parlamentarismo, posteriores a la revolución
de 1891, oculto en la aparentemente eterna
prosperidad salitrera, se fue acrecentando un gran
descontento social que daría su primera señal en
lo político cuando los chilenos, acostumbrados
a una sucesión de gobernantes de un mismo
origen, vieron con extrañeza la aparición de Arturo
Alessandri Palma. Alessandri Palma, descendiente
de inmigrantes italianos, de provincia y con
una clara orientación social, causó sorpresa al
convertirse en presidente en 1920 con un claro
discurso popular y con numerosas promesas
para sectores medios y bajos. No podría cumplir
muchas de estas, debido a la férrea oposición
que tenía en el congreso y a que no logró
reactivar la economía. Posteriormente abandonó
la presidencia en forma temporal presionado
por la aparición de una junta militar y por otro
personaje que marcaría el futuro de la nación,
el Mayor Carlos Ibáñez del Campo.
Alessandri retomaría su puesto en marzo de 1925,
promulgando la Constitución de 1925, acabando
con el régimen parlamentarista y dando inicio a la
denominada República Presidencial. No obstante,
el poder volvería a ser tomado por los militares
con Carlos Ibáñez a la cabeza el año 1927.
Ibáñez fue el gestor del fin de la República
Parlamentaria, era un oficial del ejército reformado
posterior a 1891,14 que nada tenía que ver con
la clase alta que venía gobernando antes de
Alessandri. De estilo autoritario y decidido, su
primer gobierno generó grandes avances15 y
notables modificaciones sociales, pero a su errado
manejo fiscal se le sumó la gran dependencia
del comercio de materias primas que no pudo
resistir la crisis mundial de 192916 y terminó su
gobierno renunciando en 1931. A pesar de lo
anterior, igualmente continuaría siendo un activo
agente político por muchos años.
Posterior a Ibáñez sobrevinieron una serie de
gobiernos en un periodo más anárquico de lo
acostumbrado, pero en 1932 vuelve Alessandri a
poner fin al caudillismo y devolver a las Fuerzas
Armadas a los cuarteles. Durante su segundo
periodo estabilizó el país, pero sobre todo las
finanzas, gracias a su Ministro de Hacienda
Gustavo Ross Correa.17
En lo social Chile había variado bastante; los
aspectos coloniales se mantenían más que nada
en los sectores relacionados a la agronomía,
pues si bien existía aún una escasa movilidad
social, se había generado una clase media
que empezaba a participar activamente en
el quehacer político y cuyo accionar estaba
exigiendo cambios sustanciales a una rapidez
que llevaba a generar periodos de franca
incertidumbre y desorden.
Las políticas de sustitución de
importaciones
De esta manera, Chile viviría desde la década
de 1930 en adelante grandes cambios generados
tanto por eventos externos, tales como la Segunda
Guerra Mundial, la Guerra Fría, los variantes ciclos
del cobre y los experimentos de los modelos
capitalista y comunista, así como también por
actores internos como fueron el rápido ascenso
a posiciones de poder de la clase media y baja.
La gran dependencia de la economía en sus
exportaciones mineras que, posterior a la Gran
Depresión, había causado estragos en la sociedad
con el aumento de la pobreza y la falta de trabajo,
llevaron a los gobernantes a tomar la decisión
de que Chile debía diversificarse para evitar esta
14.Posterior a la revolución de 1891 el ejército fue germanizado, se hizo más transversal socialmente y la clase alta fue alejándose de sus filas.
15.Se destacan, la creación de contraloría, Carabineros y Fuerza Aérea; así como su legado en obras públicas y fomento a la producción.
16.Chile fue el país más afectado del mundo, su alta dependencia del cobre y salitre hicieron que incluso se dejara de pagar la deuda externa por primera vez en
su historia.
17.Apodado el “Mago Ross” por su habilidad en manejo de economía de Estado.
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Chile, historia de un inconcluso camino hacia …
30
dependencia y poder garantizar algún grado de
paz social en el tiempo.
En ese contexto, en 1938 asume como
presidente Pedro Aguirre Cerda y por primera vez
en Latinoamérica un representante del llamado
Frente Popular18 llegaba al poder. Los radicales
estarían 14 años al mando de la nación llevando
adelante la política económica de sustitución de
importaciones que pretendía evitar que el país
siguiera dependiendo casi exclusivamente de
los vaivenes del precio del cobre.
Aguirre Cerda inició su gobierno dando un gran
impulso a la generación de industrias y de empleo,19
lo cual redujo la cesantía y mejoró sustancialmente
el nivel de vida de la clase obrera. Por otra parte,
puso especial énfasis en la educación20 creando
más de mil escuelas y formando a cerca de tres mil
profesores, lo que llevaría la educación a sectores
de la sociedad que no tenían acceso a ella. Luego
de su muerte en ejercicio, en 1941, Juan Antonio
Ríos tomaría el bastón radical y continuaría con el
impulso de las reformas. Intentando aumentar la
productividad y fortalecer el Estado,21 caería en el
error de acceder continuamente a las solicitudes
de alza de salarios, lo cual acabaría trayendo una
gran inflación, la que perseguiría a su gobierno
y al siguiente.
Al igual que su antecesor, Ríos muere en el cargo
en 1946 y es sucedido por Gabriel González Videla,
quien continuó con las medidas de sustitución22
pero ahora en medio de un ajetreado panorama
político que lo llevó incluso a prohibir a sus antiguos
aliados y a cambiarse de bando. La gran inflación,
los problemas políticos y el gran descontento que
tuvo que enfrentar dieron término al ciclo radical,
dando paso en 1952, a un conocido, pero ya no tan
joven, Carlos Ibáñez del Campo, quién ofreciendo
barrer con los vicios de la política y la administración
fiscal ganó con una abrumadora mayoría.
Primeros pasos del neoliberalismo en Chile
Si bien el modelo económico de industrialización
por sustitución de importaciones implementado
por los radicales, fue un gran salto adelante
que diferenció al país de otras naciones mono
productoras, el país no lograría nunca alcanzar
la segunda etapa que comprendía desarrollar
una industria de producción de bienes de
capital y tecnología, que permitiera lograr una
independencia de mercados extranjeros. Sin
embargo, esta etapa de la historia de Chile daría
las bases para el Chile industrializado de hoy,
transformándolo en una economía productora
diversificada.
Ibáñez, consciente de que no debía seguir
las políticas de sus antecesores y enfrentado
nuevamente al demonio de la inflación, da un
giro radical y contrata la asesoría de la misión
estadounidense Klein-Saks. Si bien en un principio
la idea era que propusieran medidas para el control
de la inflación y política monetaria, la conclusión
de esta comisión fue que “Chile estaba sufriendo
las consecuencias de consumir más de lo que
producía”, para lo cual se debía “reducir el déficit
fiscal y limitar el crédito bancario al sector privado
(para reducir la inflación); eliminar los reajustes
automáticos de sueldos y decretar la libertad de
negociación de remuneraciones; eliminar el sistema
que fijaba múltiples tipos de cambio; aumentar
las importaciones y diversificar las exportaciones;
atraer capitales extranjeros; eliminar los controles
de precios; y reformar el sistema tributario.”
Si bien no todas las medidas sugeridas fueron
aplicadas, el legado de la misión norteamericana
fue generar un movimiento que en lo económico
promovía una mirada neoliberal de los caminos
que debía seguir el país.
En lo político, la escoba barredora de Ibáñez
limpió un antiguo vicio electoral al establecer el
sufragio único que era impreso y repartido por el
Registro Electoral, además limitó que las alianzas
partidarias fueran de carácter nacional y trasformó
en delito, penado con cárcel, el cohecho.
A Ibáñez le sucedió el hijo de otro conocido,
Jorge Alessandri Rodríguez, quién gobernaría el
país entre 1958 y 1964, logrando transitoriamente
llevar la inflación a niveles normales (5,4 %
18.Radicales, socialistas y comunistas.
19.Se destaca la creación de la CORFO y de ENDESA.
20.Forjando el lema que marcaría su gobierno de “gobernar es educar.”
21.Destacada es la creación de ENAP, fomento de la agricultura moderna y la construcción de varias hidroeléctricas, en lo administrativo modificó la constitución
de 1925 dando rango constitucional a la contraloría.
22.En lo relativo a la industrialización, crea la CAP y fomentó el accionar de CORFO, en educación fundó la actual universidad de Santiago y en lo político dio acceso
al voto femenino.
REVISMAR 6 /2016 31
en 1960). Sin embargo, su gobierno se vería
seriamente afectado por el terremoto de 1960
que devastó al país, lo cual marcaría el resto de
su mandato. Es Alessandri quien comienza una
de las más polémicas medidas que ha tenido el
país, implementando tímidamente la Reforma
Agraria, que buscaba dar un nuevo uso a las
tierras no productivas de los grandes fundos del
país, una idea promovida por Estados Unidos (en
especial por el Presidente John F. Kennedy) pero
que debido a su mala aplicación, además de su
instrumentalización popular y propagandística en
los gobiernos sucesivos, resultaría ser un fracaso.
El gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964 –
1970) fue una administración marcada por una
fuerte implementación de reformas de índole
social, en donde se le dio más participación y
poder a la clase obrera. No obstante, el país se
encontraba radicalizado en sus posturas políticas
y muchas de las medidas tomadas por Frei, lejos
de apaciguar los ánimos, los encendieron aún
más. En su gobierno se expropiaron cerca de tres
millones de hectáreas de campos, entregándoselas
a cooperativas integradas por campesinos, y se
comenzó con la repatriación de la explotación
del cobre. Como era de esperarse, Frei terminó
su gobierno con una creciente inflación y con
un país crispado por los conflictos sociales y el
extremismo político.
La tierra estaba fértil para el triunfo de Salvador
Allende en 1970, su revolución “a la chilena” para
el socialismo parecía encantar a un espectro de
la población, muchos de ellos alentados por la
fomentada lucha de clases.
Chile había llegado con Allende a su propia
revolución francesa y pretendía poner un nuevo
orden. Los cambios que proponía el socialismo
fueron llevados a cabo más con el ímpetu de la
odiosidad que con prolijidad. Variados grupos
extremos fueron tomando las riendas de la
revolución, alejándola de Allende y llevándola
al extremo de preparar la aniquilación de los
contendores políticos. Con el tiempo, la historia
mundial del socialismo comprobaría que no
era el mejor sistema para lograr el desarrollo y
cuando se intentó instaurar en Chile, dio paso a
una profunda crisis económica23 y a un quiebre
institucional que divide hasta hoy a los chilenos.
El 11 de septiembre de 1973, luego de que el
22 de agosto el Congreso declarara que el poder
ejecutivo estaba actuando claramente fuera de
la Constitución, las fuerzas armadas toman el
control mediante un pronunciamiento militar.
Allende se suicida en La Moneda y una junta
militar asume un país económicamente en ruinas,
con una inflación galopante, un Estado quebrado
y una sociedad dividida en armas. El actuar de
este gobierno causa polémica hasta hoy, pero sin
duda su gran legado fue haber encaminado a la
nación por un camino de estabilidad económica,
aún sin ser los militares entendidos en la materia,
sacando al país de la quiebra.
A pesar de que claramente el gobierno de
Allende fue el con peor desempeño de la historia,
este no hubiese existido en un país que no lo
propiciara socialmente. Se puede inferir que
Allende es la válvula de presión que se rompe
después de una historia marcada por un sistema
más bien extractivo y de poca movilidad social,
herencia histórica que se arrastraba desde La
Colonia.
En paralelo, a principios de la década de 1970
comenzarían a dar frutos los discípulos de la
comisión Klein-Sacks que había contratado
Carlos Ibáñez, quienes durante años habían
mantenido una académica relación con la
universidad de Chicago y en especial con el
célebre economista Milton Friedman.24 Estos
jóvenes economistas denominados “Chicago
Boys” silenciosamente habían anticipado la
debacle económica y preparado el denominado
Programa de Recuperación Económica Nacional,
más conocido como “el ladrillo”, en donde se
detallaban las medidas urgentes para reparar
el estado económico del país.
La Junta Militar se debatía entre dos posturas,
la primera decía que debían volver a la situación
previa al gobierno de Allende, retomando la
política de sustitución, mientras que la segunda
era la que promocionaban los Chicago Boys. Así
fue como entre el keynesianismo económico de la
23.En 1972 la inflación llegó al 200 % y el déficit fiscal alcanzó el 13 % del PIB. El crédito interno al sector público creció en casi 300 % y las reservas internacionales
cayeron por debajo de los 77 millones de dólares. Los salarios reales cayeron un 25 % en 1972.
24.Economista empírico, especialista en estadística y econometría, promotor de la economía de libre mercado y monetarismo como método para controlar la
inflación. Se oponía a la economía keynesiana de un estado más controlador y proponía una mayor libertad en el actuar de lo privado.
ESCENARIOS DE ACTUALIDAD: Chile, historia de un inconcluso camino hacia …
32
sustitución, y las medidas liberales monetaristas
de Milton Friedman, triunfaron estas últimas
y fueron adoptadas de lleno posterior a 1975
por la Junta Militar.25 Las primeras medidas
eran destinadas a restablecer la normalidad y
aplacar la inflación26 en una verdadera terapia
de choque. Esta en un principio hizo quebrar
muchas industrias poco competitivas y redujo
el tamaño del Estado, lo que generó un mayor
desempleo, pero ya en 1977, el apretón inicial
estaba dando resultados, la inflación retrocedió, el
PIB aumentó, sucedió un aumento generalizado
de las exportaciones, subieron los salarios reales
y se comenzó a disminuir la deuda externa.
A partir de 1979 Chile crecía a pasos agigantados
gracias a la inversión privada, en su mayoría
sostenida por deuda. Mientras en América
Latina se hablaba de la “década perdida”, Chile
crecía como nunca antes y, si bien se estancó
momentáneamente en la crisis de 1982, después
de 1984 retomó el tranco y siguió adelante. Luego
de 1985 se comenzó con reformas más de fondo
flexibilizándose un poco las medidas de política
económica.
Cabe señalar que las medidas tomadas
por el régimen militar se apartaban bastante
de lo esperado para una dictadura militar
latinoamericana, por ejemplo, la tradición
nacionalista que se les suponía, era contraria
a levantar las medidas proteccionistas que
falsamente protegían y a su vez retrasaban a la
empresa chilena, mucho menos se suponía que
aprobarían la privatización de las industrias. En
este sentido, Luis Larraín, ex asesor del Ministerio
del Trabajo de la Junta de Gobierno, señala que,
“fue importante que los militares fueran bichos
raros en la sociedad chilena, que no tuvieran
tantos lazos con el mundo privado como para
que siguieran a estos economistas.”
El año 1990 Pinochet entrega el poder a Patricio
Aylwin y con él se inician los gobiernos de la
Concertación, dando continuidad al periodo de
oro de la economía chilena en el cual se creció muy
sobre lo histórico, si consideramos que entre 1986
-1998 se promedió un 7% de crecimiento y que el
avance del PIB per cápita entre 1991 y 2005 fue de
4,1%, en comparación al mediocre crecimiento
promedio de apenas 1,5% registrado desde la
independencia nacional. Para hacer un contraste
aun mayor, Chile avanzó mucho más en las últimas
cuatro décadas que en las ocho anteriores.
Sin duda alguna, el gran logro histórico del
gobierno militar y los gobiernos de los años 90 fue
vencer al demonio de la inflación, que tumbaba
habitualmente a los gobiernos e impedía la
continuidad política, así este factor deja de ser la
amenaza principal dando paso actualmente a uno
de características más sociales. La desigualdad
comienza a tomar relevancia, ya que, si bien el
país creció y se hizo más rico, también se hizo
más desigual. Es verdad que la pobreza se redujo
enormemente, lo cual es para muchos un factor
más importante que la igualdad,27 sin embargo,
la desigualdad cala hondo en las personas, y
los políticos generalmente reaccionan a esas
presiones más que a la lógica económica. Quizás
por esa razón es que después de casi 40 años
de actuar en la línea de “el ladrillo”, Chile está
intentando girar a las políticas ya fracasadas de
los 40 años previos.
Conclusiones
Es común que la visión histórica de corto plazo
impida ver el origen de muchos de los fenómenos
que caracterizan el ahora, e impide analizar los
procesos que vivimos actualmente en contraste
a los vividos a lo largo de toda nuestra existencia
como nación. Por lo anterior, en el presente ensayo
se ha recorrido rápidamente la historia nacional
dando énfasis a los factores sociales, económicos
y políticos que marcaron al país, encontrando en
ellos varios antecedentes, tanto de problemáticas
que aquejan a la sociedad actual como de virtudes
que, con inconformismo, no son valoradas.
Factores como la forma extractiva en que
fuimos colonizados; la conformación inicial más
bien oligárquica de nuestra sociedad y no pocos
periodos de mal manejo político, son una carga aún
presente que han sido un lastre y que debemos
25.Sergio De Castro señala en una entrevista a revista Capital que el mayor gestor del ingreso de los Chicago Boys al gobierno fue el Almirante José Toribio Merino,
quien conocía de sobra el trabajo contenido en el ladrillo.
26.Liberar los precios, devaluar la moneda y bajar aranceles.
27.Para los neoliberales como Axel Kaiser, autor de “La tiranía de la Igualdad”, no por ser más iguales la situación de las personas es mejor, ya que si todos son más
ricos que antes, todos estarán mejor, aunque sean más desiguales.
REVISMAR 6 /2016 33
ir dejando atrás. Por otra parte, elementos tales
como la rápida conformación de un Estado efectivo,
la posterior aparición de una participativa clase
media y el acierto en algunas medidas económicas
(políticas económicas de los últimos 40 años),
son ejemplos de los caminos que deberíamos ir
perfeccionando como país para poder lograr ser
una nación de igualdad de oportunidades en un
ambiente de prosperidad, avanzando así hacia,
el hasta hoy, esquivo desarrollo.
BIBLIOGRAFÍA
1. Daron Acemoglu y James Robinson. (2012). Por qué fracasan los países. Barcelona: Deusto.
2. Daron Acemoglu, Simon Johnson, James Robinson. (2005). Los orígenes coloniales del desarrollo
comparativo. Revista de Economía Institucional, 7, 17 – 67.
3. James Robinson. (2016). La elite chilena según el autor de Por qué Fracasan los Países. 02-Ago-2016,
de La Tercera Sitio web: http://www.latercera.com/noticia/politica/2013/08/674-537153-9-la-elitechilena-segun-el-autor-de-por-que-fracasan-los-paises.shtml
4. Carmen Carriola Sutter y Osvaldo Sunkel. (1982). Un siglo de historia económica de Chile. Madrid,
España: Ediciones Cultura Hispánica del Instituto de Cooperación Iberoamericana.
5. Cecilia Comber. (2013). ¿Por qué fracasan las naciones? El caso de Chile y su falta de inclusión. 02 de
agosto de 2016, de El Pulso Sitio web: http://www.pulso.cl/noticia/economia/economia/2013/08/7-
27538-9-por-que-fracasan-las-naciones-el-caso-de-chile-y-su-falta-de-inclusion.shtml
6. BIBLIOTECA NACIONAL DE CHILE. La industria salitrera (1880-1930). Memoria Chilena. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3309.html . Accedido en 3/08/2016.
7. DK. (2012). El libro de la economía. Londres, Inglaterra: DK.
8. BIBLIOTECA NACIONAL DE CHILE. La industria salitrera (1880-1930). Memoria Chilena. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3309.html . Accedido en 01/08/2016.
9. Catalina Allendes. (2015). A 40 años de “El Ladrillo”. 01 de agosto de 2016, de Revista Capital On line
Sitio web: http://www.capital.cl/negocios/2015/04/02/000452-a-40-anos-de-el-ladrillo
10. Paula Molina. (2013). ¿Qué queda del modelo económico de Augusto Pinochet?. 02 de agosto de 2016, de
BBC Mundo Sitio web: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/09/130909_chile_pinochet_modelo_lp
11. Victor Petersen. (2013). La evolución macroeconómica de Chile de los últimos 40 años. 30 de julio de
2016, de El Pulso Sitio web: http://www.pulso.cl/noticia/economia/economia/2013/09/7-29445-9-laevolucion-macroeconomica-de-chile-de-los-ultimos-40-anos.shtml
12. Icarito. Diario la Tercera. Historia de Chile: Descubrimiento. Los comienzos de Chile. 03 de
agosto de 2016, de Biografía de Chile Sitio web: http://www.biografiadechile.cl/detalle.
php?IdContenido=443&IdCategoria=15&IdArea=72&TituloPagina=Historia%20de%20Chile
13. Sala de Historia. (2014). Pueblos originarios chilenos. 06 de agosto de 2016, de Educar Chile Sitio web:
http://www.saladehistoria.com/PSU/Preuniversitario/2014/14302GM.pdf
14. Educarchile. (2010). Historia de la cultura Inca. 05 de agosto de 2016, de Educarchile Sitio web: http://
www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?ID=205542
15. Wikipedia. Historia económica de Chile. 05 de agosto de 2016, de Wikipedia Sitio web: https://
es.wikipedia.org/wiki/Historia_econ%C3%B3mica_de_Chile

Agregar un comentario