LSDH Sargento Aldea

VERSIÓN PDF

C on el marco solemne y emotivo que impone el Ceremonial Naval, fue izado el Pabellón
Nacional de Chile en la LSDH “Sargento Aldea”, concretándose así el traspaso a nuestra
Armada del ex TCD “Foudre”, buque Anfi bio de Transporte de Lanchas de Desembarco
y Porta Helicópteros de la Marina Francesa, el cual pasó a integrar nuestra Lista Naval en
reemplazo de la LST “Valdivia”, que fue dada de baja luego de cumplir más de quince años al
servicio de nuestro país.
La nueva unidad registra una eslora de 168 mts., una manga de 23,50 mts., un calado
de 5,2 mts., y un desplazamiento de 12.000 toneladas. Fue comisionada en la Marina Francesa
en 1990 y su actual dotación asciende a 224 hombres. Su máximo andar es de 20 nudos
y su autonomía alcanza a 11.000 millas a una velocidad de 15 nudos. Cuenta con hangar y
puede operar simultáneamente tres helicópteros pesados y hasta siete helicópteros ligeros.
Como buque para misiones humanitarias, puede transportar hasta 1.600 pasajeros en casos de
emergencia, y con el fi n de poder desempeñar funciones de este tipo cuenta con equipamiento
hospitalario para misiones médicas a gran escala y misiones de evacuación. En este sentido,
el hospital que tiene a bordo cuenta con una superfi cie de 500 metros cuadrados, y está
implementado con 51 camas, 2 salas de operaciones, una clínica dental, sala de rayos X,
laboratorio y sala de tratamiento para quemados.
Por las características señaladas, la ceremonia de traspaso que se desarrolló en la Base
Naval de Toulon y que contó con la presencia de autoridades civiles y militares de ambos países,
constituye un hito relevante que marca la recuperación de la capacidad anfi bia perdida tras el
retiro de la Barcaza “Valdivia”, y que complementariamente suple capacidades operativas que
la Armada de Chile no tenía cubiertas, como son las que otorga un navío que es capaz de poder
embarcar en un solo viaje a una población dimensionalmente equivalente a la de Chaitén o de
la Isla de Juan Fernández, si ocurriera una catástrofe de la naturaleza como las que el país ha
tenido que enfrentar en el pasado reciente.
Sin duda, las características mencionadas le otorgan a la LSDH “Sargento Aldea” la
condición de buque multipropósito de proyección estratégica, ya que cuenta con diferentes
capacidades que pueden ser aplicadas en distintos roles. En este sentido, la nueva unidad
constituye un elemento imprescindible frente a la eventual necesidad de proyección del poder
militar nacional desde el mar hacia un territorio a gran distancia. Lo anterior, que constituye su
misión más importante en situaciones de confl icto, es factible de materializar gracias a la gran
capacidad de transporte que posee, ya que puede llevar en un dique interno embarcaciones
del tipo barcaza, una gran cantidad de vehículos y helicópteros, así como también un gran
número de soldados, gracias a los amplios sectores de transporte y habitabilidad disponibles.
Otra capacidad diferenciadora son las instalaciones permanentes que conforman el hospital
anteriormente mencionado, el cual facilita la atención de heridos o accidentados y el apoyo
médico necesario durante la materialización de una operación anfi bia.
A partir del rol de mayor complejidad, como sería el caso de una operación anfi bia
en el marco de un confl icto armado con otro país, las características del buque le permiten
materializar un gran espectro de tareas y operaciones decrecientes en cuanto al grado de
exigencia operativa, como por ejemplo la participación en misiones de paz o en tareas de ayuda
humanitaria a la población civil ante catástrofes naturales, tanto en nuestro país como en el
extranjero.
LSDH “Sargento Aldea”
Editorial
6 REVISMAR 1/2012
Sin duda, la tarea que involucra la mayor preparación, tanto por el tiempo como por
los recursos necesarios para alcanzar un nivel de entrenamiento adecuado y la coordinación
requerida entre los múltiples actores involucrados, es la operación anfi bia, la cual a su vez
es la de menor probabilidad de ocurrencia. Sin embargo, el hecho de alcanzar los niveles de
efi ciencia en el rol más complejo, sin duda que afi anza la capacidad para el cumplimiento efi caz
de otros tipos de misión que, si bien demandan cierta preparación, claramente es menor a
la de una operación anfi bia, aun cuando su probabilidad de ocurrencia sea bastante más alta.
Sin ir más lejos, en los dos últimos años el país ha experimentado diferentes situaciones de
catástrofe, como por ejemplo el terremoto del 27 de febrero del 2010 o el accidente aéreo
ocurrido recientemente en la Isla Juan Fernández, en donde fue necesaria la participación de
diversas unidades navales en el marco de tareas de ayuda humanitaria y en las cuales esta
Unidad, dadas sus capacidades descritas, habría sido de gran utilidad.
Al describir las capacidades y posibles ámbitos de acción de esta nueva Unidad,
salta a la vista la potencialidad que otorga el hecho de contar con un hospital móvil, como
asimismo, la posibilidad de transporte y habitabilidad que ésta posee, lo cual constituye una
importante disponibilidad para que la Armada de Chile continúe actuando, pero con medios más
adecuados, en distintas tareas relacionadas con apoyo a la población civil frente a emergencias
específi cas. Al respecto, debe cuidarse que las mencionadas actuaciones, lejos de interferir la
preparación permanente para el cumplimiento del ya comentado rol principal, constituyan un
complemento que fortalezca la capacidad general de la unidad, lo cual incide en la efi ciencia
para el cumplimiento de cualquier tarea que se le asigne.
En síntesis, la incorporación a nuestra Lista Naval de la LSDH “Sargento Aldea” le permite
a la Armada de Chile contar con un buque que, junto al cumplimiento de su rol principal, cual
es el de la eventual materialización de Operaciones Anfi bias con fuerzas de desembarco y
aeronavales, también podría constituirse como Unidad de Mando y Control en la ejecución
de Operaciones alejadas de los centros poblados del país; y, materializar Transporte Marítimo
Estratégico, entendiendo como tal el traslado de elementos militares entre diversos teatros de
operaciones, ya sea dentro o fuera del país. Asimismo, como roles complementarios puede
materializar un amplio espectro de Operaciones distintas de la guerra, como por ejemplo Apoyo
a misiones de paz o Ayuda humanitaria.
La adquisición de la LSDH “Sargento Aldea” le permite a la Institución concretar un
avance signifi cativo en relación a sus capacidades de proyección anfi bia, sus posibilidades de
ayuda a la población civil frente a situaciones de emergencia y en el cumplimiento de tareas
orientadas al apoyo de la política exterior chilena y al desarrollo nacional. Asimismo, su nombre
rinde un homenaje de recuerdo al Sargento de la Infantería de Marina Juan de Dios Aldea,
quien acompañó al Comandante Prat en su salto a la gloria el 21 de mayo de 1879, legando la
tradición de lealtad que hoy caracteriza a nuestros Soldados del Mar.
Revista de Marina, consciente que la incorporación de la LSDH “Sargento Aldea” a la
Armada de Chile constituye un hito de relevancia especial, saluda a través de este editorial
a la tripulación de ese buque, instándolos a continuar por la senda inmaculada de tradición y
profesionalismo que caracteriza a nuestros buques de guerra.
Director de la Revista de Marina.

Agregar un comentario